Empresarios, listos para regresar empleos a EU si el TLCAN fracasa

En caso de que la renegociación del acuerdo comercial no llegue ‘a buen puerto’, compañías como Polaris o Fiat Chrysler, ya tienen un ‘plan B’.

26 febrero 2018 | 11:17 hrs | El Financiero | Economía

Al describir cómo sería la vida sin el Tratado de Libre Comercio de América de Norte (TLCAN), a algunos grupos empresariales solo les ha faltado predecir una plaga de langostas.

Sin embargo, al escuchar a los máximos ejecutivos estadounidenses, el posible colapso del marco comercial del continente no suena tan aterrador.

En momentos en que las negociaciones sobre una remodelación del pacto se extienden a su séptimo mes, a los ejecutivos se les pregunta en conferencias telefónicas sobre resultados y en encuentros cómo les iría a sus empresas en caso de un colapso. Palabras como “bien posicionado” y “manejable” siguen apareciendo en sus respuestas.

Fiat Chrysler ya ha dicho que trasladará la producción de camionetas Ram de carga pesada de México, y no a una nación asiática de bajo costo, sino a Michigan.

La medida ha sido interpretada como una protección contra el retiro de Estados Unidos del TLCAN. También es el tipo de resultado que el Gobierno del presidente Donald Trump ha estado pidiendo, en su intento por traer las fábricas de vuelta a casa.

Compañías desde el fabricante de vehículos todoterreno Polaris hasta el proveedor de autopartes Lear han sugerido que podrían hacer lo mismo, mencionando a menudo los recortes tributarios de Trump como un incentivo adicional.

“Muchos de los negocios que existen hoy en México existieron mucho antes en Estados Unidos”, detalló el máximo ejecutivo de Lear, Matthew Simoncini, el 26 de enero.

“Tenemos una presencia en Estados Unidos que podría absorber esos negocios si tuviera lógica”. Desde luego, los ejecutivos podrían estar minimizando los riesgos, para calmar a los inversionistas, o para ponerse del lado correcto de Trump: el presidente tiene un historial de reprender a los jefes por los trabajos en el extranjero.

Los economistas advierten que, a más largo plazo, las empresas estadounidenses aún podrían elegir países de bajo costo para la producción posterior al TLCAN, frustrando el objetivo del presidente de reequilibrar el comercio.

“Tendremos que obtener algunos de estos productos en Asia, lo que simplemente desplaza el déficit comercial”, mencionó Benn Steil, director de economía internacional en el Consejo de Relaciones Exteriores.

Aun así, algunos datos poco conocidos de las profundidades del libro de contabilidad del acuerdo comercial ayudan a explicar por qué los máximos ejecutivos suenan optimistas.

Un número creciente de empresas en Canadá y México ni siquiera se molestan en completar la documentación que les daría derecho a utilizar los aranceles preferenciales del TLCAN cuando envían bienes.

El año pasado, solo el 43 por ciento de las importaciones de Canadá ingresaron a Estados Unidos según las normas del pacto comercial. La cifra para México fue más alta, con un 58 por ciento, pero aún lejos de una abrumadora mayoría. El porcentaje de uso varía mucho entre las industrias: alrededor del 95 por ciento en vehículos y repuestos, menos del 1 por ciento en productos farmacéuticos.

Cuando las empresas eluden el acuerdo, deben pagar aranceles que oscilan entre el 2.5 por ciento para automóviles y el 12 por ciento para vestuario. Pero en el caso de los vehículos, por ejemplo, existen ventajas compensatorias.

Omite la documentación, paga un poco más y no tendrás que cumplir con las normas de contenido regional del TLCAN. Esas normas son fundamentales para las conversaciones en curso, cuya última ronda comenzará la próxima semana en Ciudad de México.

Hacer más estrictos los requisitos de contenido local es una de las demandas de Trump, y en repetidas ocasiones ha amenazado con retirar a su país del acuerdo si no se cumplen. México y Canadá dicen que las propuestas de Estados Unidos son inviables.

Si el punto muerto termina por hacer colapsar el TLCAN, los grupos de cabildeo corporativos han advertido que la recuperación económica estadounidense podría estar en riesgo. En un artículo de opinión del Wall Street Journal, el presidente de la Cámara de Comercio, Thomas Donohue, describió la perspectiva como una “calamidad” que mataría empleos, aumentaría los precios y dejaría “cosechas en el interior” pudriéndose en los campos.

Placeholder block

Fuente: Bloomberg

La visión desde las recientes conferencia telefónica sobre resultados es menos apocalíptica.

“Si hubiera un impacto significativo del TLCAN, sentimos que estaríamos bien posicionados con nuestras tres plantas sólidas en Estados Unidos”, declaró ante analistas Ginger Jones, director de finanzas de Cooper Tire and Rubber, el 17 de enero.

El máximo ejecutivo de Polaris, Scott Wine, planteó la posibilidad de ampliar la capacidad en la planta de la compañía en Huntsville, Alabama, aunque dijo que no existen planes de contingencia.