Empresa de seguridad en Venezuela ofrece caja de huevos como parte del salario

A lo aspirantes se les ofrece un salario de 1.000.000 de bolívares quincenales

17 febrero 2018 | 19:10 hrs | Sipse

La crisis económica que vive Venezuela ha generado que las empresas privadas traten de sobrevivir ante los embates de los problemas sociales, que se derivan de esta problemática que afecta al país con las mayores reservas petroleras del mundo, pero que hoy en día se encuentra sumergido en un drama económico que ha obligado a muchos a tener que abandonar la nación.

Justamente en el estado petrolero y fronterizo del Zulia, una empresa de seguridad está en búsqueda de personal para el área de seguridad, ofreciendo a sus aspirantes al cargo un salario de 1.000.000 de bolívares quincenales (cerca de 17.500 pesos colombianos) y con la novedad de ofrecer una “bonificación” especial por puntualidad y buena presencia.

De acuerdo con la oferta, estas cualidades serán “premiadas” con una bonificación de una caja de huevos semanal, para así mitigar la situación de desabastecimiento que atraviesa la sociedad venezolana.

Actualmente en Venezuela una caja de huevos tiene un costo superior a los 200.000 bolívares, una cuarta parte de lo que constituye el salario mínimo mensual vigente en el país, con lo cual se evidencia la difícil situación económica que ha motivado a que las pocas empresas privadas que quedan en Venezuela, recurran a este tipo de “bonificaciones” para poder hacer atractivos los paquetes salariales a los aspirantes a ingresar a alguna actividad laboral.

Dentro de la crisis alimentaria que vive Venezuela, ahora los empresarios inician la búsqueda de personal y ofrecen como incentivo artículos de la canasta familiar, que generalmente estaban en la mesa de los venezolanos y que han desaparecido debido a la fuerte escasez que existe en el país.

De hecho con un millón de bolívares un venezolano promedio podría comprar 5 cartones de huevos, que sería el equivalente a casi un salario mínimo. Pero con los niveles de hiperinflacion existentes en el país, el devaluado millón de bolivares solo alcanza para adquirir pocas cosas como por ejemplo un kilo de queso (300.000 bolivares) o un kilo de carne (800.000 bolivares).

La devaluación de la moneda venezolana ha hecho que las personas solo compren lo necesario del día a día y en pequeñas proporciones para poder “estirar y rendir” las quincenas salariales

Cabe señalar que hechos similares se han presentado en otras parte de Venezuela, como el caso de los taxistas que se han ofrecido a realizar carreras a sus clientes, a cambio de huevos, pan o papas.