Empleados de Banorte, vinculados con robos

Cuentahabientes señalan a trabajadores de despojarlos de su dinero afuera de las sucursales

Foto: web.
8 junio 2018 | 7:48 hrs | Roberto Valerde

Poza Rica, Ver.- Pese a estar obligados a ser muy selectivos en la contratación de su personal debido a que manejan valores, lo cierto es que Banorte ha tenido, tiene y posiblemente seguirá teniendo empleados de dudosa reputación que son señalados de estar vinculados a diversos delitos como robos, asaltos, fraudes y robos de identidad. Hace apenas unos días una mujer de la Ciudad de México descubrió que un empleado de Banorte fue el mismo sujeto que luego de salir de una sucursal en Álvaro Obregón, la interceptó y le arrebató un bolso con 119 mil pesos en efectivo que acababa de retirar en ventanilla.

Una vez con el botín, el sujeto corrió varios metros adelante a donde ya lo esperaba una motocicleta con otro sujeto a bordo y en la cual huyeron con rumbo desconocido, pero la mujer logró identificar al sujeto y declaró ante las autoridades ministeriales que cuando fue a realizar el retiro el individuo estaba en uno de los escritorios del propio banco.

Hace unas semanas en esta ciudad de Poza Rica, con un modus operandi similar, un cuentahabiente fue despojado de más de 200 mil pesos en efectivo producto del cobro de varios cheques, pero lo que quedó asentado ante la Fiscalía Regional, fue que mientras esperaban la “autorización” para que les hicieran válidos los cheques, una de las ejecutivas de cuenta de la sucursal Ruiz Cortines se levantó de su lugar y salió a la zona del estacionamiento por algunos minutos, entró, los entretuvo otro poco, les autorizaron, les entregaron el dinero y justo al salir, a la hora de abordar su vehículo, un sujeto con pistola en mano los asaltó y se llevó el dinero. Escasos 10 metros adelante ya lo esperaba otro sujeto en una motocicleta que les sirvió para darse a la fuga.

Foto: web.

¿Coincidencia?, ¿mera casualidad?, ¿modelo de asalto plenamente instaurado por empleados de Banorte? Son preguntas que las autoridades ministeriales deben investigar y responder, aunque otro de los graves problemas que se padecen es la lentitud y torpeza por parte de los investigadores.

Pero el problema es el tipo de personas que se contratan, cuyos antecedentes no son investigados a fondo por parte de los directivos del banco y contratan a hombres y mujeres que podrían estar vinculados con la delincuencia organizada como ya ha quedado establecido con los asaltos antes mencionados.

Por el caso no para ahí, pues a través de comunicados propios Banorte ha llegado a reconocer de fraudes cometidos por su personal, por ejemplo, en la casa de bolsa Banorte-Ixe y sin ahondar en datos, ha reconocido la comisión de este delito a través de la entrega de “supuestos” contratos de inversión que los ejecutivos le dan a firmar a sus clientes, pero que resulta ser papelería apócrifa al igual que las supuestas cuentas que abren.

Cabe mencionar que tanto funcionarios de la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República (PGR), como de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), han coincidido en señalar que ante este tipo de ilícitos Banorte debe hacerse responsable porque se trata de sus clientes, pero principalmente son sus empleados y los cambios al Código Nacional de Procedimientos Penales contemplan responsabilidad para las personas morales cuyos empleados sean acusados de fraude, aún con documentación falsa; asimismo de comprobarse que su personal utiliza información confidencial de los cuentahabientes para hacerlos víctimas de asaltos y robos.