Elena Neme pinta con luz sus “Deseos y Temores”

Como fotógrafa, artista y mujer quiso “pintar con luz” “todas las dudas que genera el embarazo y sobre todo en estas circunstancias”

Foto: Ana Martina Ortiz
25 mayo 2017 | 23:10 hrs | Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver.- El bebé que en unos meses cumplirá tres años deletrea su nombre sin titubeos y con claridad: Sebastián, cobijado en los brazos de Elena Neme, una de sus madres, quien presentó su serie fotográfica “Deseos y Temores” en una de las jornadas que la Universidad Veracruzana (UV) organizó para conmemorar el Día Internacional contra la Homo-Lesbo Transfobia.

Foto: Ana Martina Ortiz
Foto: Ana Martina Ortiz

“Traje unas imágenes que tienen que ver con mi proceso de embarazo y de concebir a nuestro hijo como familia lesbo maternal y con ello mostrar que los lazos que importan en una familia son los amorosos más allá de la preferencia sexual de los integrantes de la familia”.

Foto: Ana Martina Ortiz
Foto: Ana Martina Ortiz

“¿Cómo llevarlo a cabo?”, “¿qué procedimiento será el adecuado?”, “¿nuestro hijo será discriminado?” fueron algunas de las interrogantes que Elena y su esposa se plantearon antes de tomar la decisión, la cual se retrasó, reconoce la académica en los Talleres Libres de Arte de Coatepec, por “los prejuicios que hay”.
El siempre sorprendente fenómeno de la maternidad ha transformado la vida de estas dos mujeres porque ahora la prioridad es el bienestar de Sebastián, que heredó los rizos castaños de Elena.

Foto: Ana Martina Ortiz
Foto: Ana Martina Ortiz

“Es algo muy lindo que en cualquier momento de tristeza viene y te dice ‘¿estás triste?’ Y te da un beso y ya se te quita, pero también plantea varios desafíos como amamantar que nunca alguien te dice cómo y a mí me resultó un proceso doloroso en los primeros meses pero ya después estuvo bien. Tal vez por la edad, pues acababa de cumplir 40 años, resulté al final con una hernia discal que me impidió caminar un par de meses; y cuando regresas a la vida laboral sientes culpa por dejar a tu hijo aunque sea con gente que tiene mucho amor”.

Foto: Ana Martina Ortiz
Foto: Ana Martina Ortiz

Como fotógrafa, artista y mujer quiso “pintar con luz” “todas las dudas que genera el embarazo y sobre todo en estas circunstancias”. En esta técnica, explica, se emplean linternas para iluminar un cuarto oscuro, con lo cual el fotógrafo sólo ve el movimiento, “pero lo que registra la cámara es todo el recorrido de la luz”.
“Me gusta mucho porque es una técnica que convoca mucho a lo inesperado y el claroscuro que se logra tiene que ver con el contraste emocional que una siente al estar embarazada o tener un hijo. También invoca a la sensualidad y la sexualidad de un cuerpo en una revolución hormonal constante”.

Foto: Ana Martina Ortiz
Foto: Ana Martina Ortiz

Presentar sus imágenes en las jornadas que realizó la Coordinación de la Unidad de Género de la Universidad Veracruzana fue muy importante para Elena porque “no se puede tapar el sol con un dedo. Las familias existimos, no le estamos pidiendo permiso a alguien, tenemos el deseo de tener hijos y los tenemos; por lo que sí tenemos que luchar es por tener los mismos derechos que los demás, pues para registrar a Sebastián tuvo que ser en la Ciudad de México, para casarnos también fue allá y es una forma de discriminación que no puedas hacerlo en tu propia entidad”.

Foto: Ana Martina Ortiz
Foto: Ana Martina Ortiz

Las manifestaciones culturales y artísticas, agrega –siempre con su bebé en brazos–, “aportan mucho, porque desde estas perspectivas se muestran otras formas, otras realidades, de tal manera que la sociedad no las percibe tan agresivas como cuando una se presenta como activista”.

Foto: Ana Martina Ortiz
Foto: Ana Martina Ortiz

En esta misma jornada, que se llevó a cabo en la explanada de la Facultad de Psicología de la UV, Paola Marisol Martínez, estudiante de la carrera de Biología, diseñó tarjetas alusivas a esta temática que vendió a precios accesibles, cuyos fondos entregó a jóvenes trans que deben comprar inyecciones como parte de su tratamiento hormonal.

Foto: Ana Martina Ortiz
Foto: Ana Martina Ortiz

“Todos somos hermanos, somos una comunidad unida y debemos apoyarnos entre todos sin discriminación”, dijo la universitaria de 22 años.