EL TURISMO

2 septiembre 2016 | 16:18 hrs | Columna

Por Mario Noriega Villanueva

Cierto que el turismo es una gran oportunidad para Veracruz como estado y para Poza Rica como región. Cuántas y tantas veces por acá se sostuvo y se sigue sosteniendo como la posibilidad más idónea para lograr mejorar la economía y anteayer, a nivel estatal, el propio gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares, lo señala así y es aquí donde a lo mejor sí, la industria sin chimeneas si pudiera tener impulso pues seguramente que el mandatario por dos años, contemplará entre sus acciones inmediatas, el mejoramiento de la red carretera estatal que principalmente para los lugares turísticos, está en no solo pésimas sino infames condiciones y solo se puede acceder transitando a vuelta de rueda y exponiéndose a riesgos por la inseguridad.

Tenemos la certeza de que MIYULI tiene muy en mente y la convertirá en una prioridad de sus acciones, ese importantísimo, vital aspecto para poder explotar el turismo y que se convierta en un detonante de la economía de toda la entidad y de regiones como Poza Rica, cuyos alrededores tiene mucho qué ofrecer, pero que los visitantes ya no se animan a venir, se han ausentado muchísimos, precisamente por el deprimente estado de las “carreteras” y no vamos muy lejos, el tramo de la 180 que conduce a la zona arqueológica El Tajín, en la cual año con año, excepto el anterior se destinaba un recurso para que actuaran “los gatos” a solamente cubrir sus defecaciones que duraban los cinco días del festival cumbre que este año no fue ni el remedo de los anteriores, supuestamente por falta de recursos.

Por doquier que los automovilistas transiten hacia El Tajín, Papantla y su zona de playas, Cazones, Tuxpan –bueno, ahora con la “súper” carretera y dando un pequeño rodeo, se puede lograr la odisea de un tránsito más o menos normal–, Tamiahua, los rápidos de Filobobos, en fin, encontrarán caminos ara llorar que desalientan al más osado de los conductores, porque es exponerse a accidentes o a asaltos, como ya ha sucedido, por eso, si el futuro gobernador del bienio 2017-2018 ha abordado este importantísimo tema, es porque ya tiene el panorama total y completo del estado actual de esas dizque carreteras cuyas “reconstrucciones”, solo ha servido para abultar el bolsillo de funcionarios corruptos.

Si ese aspecto fundamental se deja a un lado, por más promoción que le hagan al turismo, nunca lograrán objetivos como los que urgen para reactivar  la economía del estado y sus regiones más importantes, pero si se convierte en una acción inmediata, verán que los resultados pueden ser satisfactorios porque en ele aspecto turístico, Veracruz tiene para dar y prestar, solo que ha faltado visión y más que nada responsabilidad para cumplir con los veracruzanos, a los que mejor les irá, si aunado a esto, se le agregan acciones severas y efectivas para detener un tanto la inseguridad pública.

Es un buen reto, sin embargo, el que se acaba de echar a cuestas, el próximo gobernante de esta entidad que ya merece mejor suerte y que sus recursos sean responsablemente explotados, pero sobre todo, que reflejen beneficios para todos sus habitantes. Está obligado a cumplirlo y a cumplir con todos sus ofrecimientos, incluyendo el de ser un buen gobernador que llegue él y sus colaboradores hechos en campaña, incluyendo el refundir en prisión al responsable del saqueo inmisericorde de que fue objeto Veracruz, por lo que no debe olvidar que él y su equipo, deben llegar con las uñas bien cortaditas para evitar tentaciones, porque además, de su trabajo depende que Miguel o Fernando, puedan ser quienes le sucedan para el sexenio 2018-2024.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com