El río más contaminado del mundo está en China

No debería sorprendernos que el río más contaminado del mundo se encuentre en China. Entre otras cosas, hasta el 95% de los contaminantes plásticos que se producen en los océanos del mundo llegan desde tan solo diez ríos, y ocho de ellos están en Asia. Aquí la concienciación medioambiental todavía es una asignatura pendiente.

29 diciembre 2017 | 10:30 hrs | Diario del Viajero

Sin embargo, el caso de Linfen, el río más contaminado que se conoce, alcanza cotas grotescas.

Linfen

Anteriormente conocida como Pingyang), en la provincia de Shanxi, Linfen es una de las ciudades más contaminadas de China. Por ejemplo, en los árboles es frecuente encontrar copos de nieve negra (ceniza) que brotan de las chimeneas.

No en vano, en China, una de las primeras que aprenden los niños es wuran(contaminación). De los 560 millones de personas que viven en ciudades chinas, solo el 1% respira un aire considerado seguro por la Unión Europea.

Ciertas ONG afirman que la contaminación en Linfen es muchísimo mayor que en Chernobyl, y el sol solo se ve aproximadamente unos 20 días anuales, pues la cantidad de polvo es tal que no se distinguen los edificios a más de 100 metros de distancia. La esperanza de vida de la población de Linfen es tan sólo de 60 años, comparada con los 75 que tiene el resto de China.

a

El problema del río de Linfen es que es ahí, carentes de regulaciones al respecto, es donde la zona industrial descarga todos sus desechos químicos y orgánicos, convirtiendo el río en una pasta densa imposible de usar para nada que no sea eliminar la vida humana: el simple contacto con la piel puede ser dañino.

Aunque el río más contaminado del mundo, si nos fijamos en el hecho de que podemos caminar sobre él como si estuviera congelado, es el Citarum, en Indonesia, que funciona como el vertedero público de nueve millones de personas y más de 500 fábricas.

Afortunadamente, puede que esta clase de ríos sean cada vez menos frecuentes gracias a la reunión sobre medio ambiente global más grande jamás celebrada, la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro. En ella se fraguó la llamada COP, la Convención de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, que en mayo de 2001 fue ratificada por 91 países. El tratado prohíbe una serie de productos químicos que son dañinos para el medio ambiente en general, ya sea porque su toxicidad se dispersa con rapidez por el aire o el agua, o porque se acumula en la grasa corporal o los aceites, y se transmite de madre a hijo.