El reciclaje político

7 septiembre 2017 | 22:13 hrs | Javier Roldán Dávila

Parajoda antidemocrática: en política, el reciclaje contamina

En nuestro país, buena parte de los actores políticos carecen de un elemento fundamental que les resta autoridad ante el ciudadano: ética. En este sentido, a últimos tiempos, sobre todo a partir de que se rompió la hegemonía del PRI, hemos sido testigos de un fenómeno que resquebraja la cultura democrática: el cambio de ‘camiseta’.

Así pues, panistas de abolengo se han convertido en ‘convencidos’ promotores del programa priista o perredista. También, connotados miembros de la ‘familia revolucionaria’ se ‘reinventan’, para abrazar las causas del blanquiazul o de la lucha de clases.

Por lo general, el ‘cambio’ se da producto de un berrinche, al no serles concedida una candidatura o una posición administrativa, la ofuscación, los hace virar, como un caprichoso huracán, a las antípodas.

En Veracruz, hay un par de casos que destacan: el de la señora Ana Miriam Ferráez y el del señor Ricardo Ahued.

Apenas en junio pasado, Ana Miriam buscó la alcaldía de Xalapa por la alianza PAN-PRD y perdió. Ahora, por iluminación divina, ‘descubrió’ que el proyecto de Morena es lo que el país necesita. Lo mismo ocurre con Ahued: fue postulado por Duarte a una diputación local y aunque mantuvo posturas críticas no renunció, en su momento, a la bancada tricolor.

Andrés Manuel López Obrador tiene alrededor de 18 años manifestando sus ideales sin pausa. Preguntamos: en todo ese tiempo, los dos personajes señalados ¿no tuvieron la capacidad de discernir acerca de la viabilidad de las propuestas del tabasqueño?

Ni hablar, puro ‘retazo’ que busca ‘hueso’ bajo la tutela del efecto ‘peje’.

Posdata: por favor, no salgan con que se trata de un ‘bloque histórico’.

*Esta es opinión personal del columnista