El PRI y Peña; sin virtú y con mal fario….

24 octubre 2016 | 20:13 hrs |

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Las cosas se hacen en tiempo y forma para sacar utilidad pública de todas las partes y así reacomodar los factores con los menores daños posibles. Se incorporan a todas las fuerzas, las reales a una variante de un juego bien estructurado con estímulos, para que sean verdaderamente útiles a la colectividad y al mismo tiempo sientan que son inclusivas, no excluyentes en el sistema de la toma de decisiones.

Eso es hacer política profesionalmente.

Y esa es la virtú elogiada por Maquiavelo entendiendo esta polisemia distinta a la virtud que se centra en los valores de la moral. Parafraseando al florentino, decimos que la virtú es un arte especializado en la operación razonada, sustentada en una estrategia para reproducir y mantener el poder.

Porque el poder necesita desarrollarse Un sistema de poder político no es estático. Decía David Easton que para desarrollar al sistema político se necesitan más y mayores capacidades, para procesar la demanda cada vez más variada y dar respuesta a la sociedad, en oportunidad; es decir en tiempo y forma.

Pero muchas veces en materia política, los aficionados con poder, con ínfulas de profesionales, van postergando esas decisiones por miedo o por ignorancia; o más bien por una combinación de ambas y en vez de que se gane tiempo, este se pierde, y con ello, se pierdan oportunidades y lo peor, se les complica el escenario y resulta adverso por donde se le mire.

De una arena política, se pasa a una arena movediza. Si no se mueven, malo, si se mueven, peor.

Así está la operación del PRI y de Peña Nieto, han actuado a espaldas de la virtú, por que se palpa. No tienen capacidad de análisis abstracto y no se dan a bien cuenta donde están parados. No tienen ideas ordenadas. Confunden las categorías de análisis y dan peso igual a lo diferente; en parte porque son ágrafos: y en parte porque abusan de la ingenuidad, a la que suman una especie de audacia que se desprende de la ignorancia, es decir se avientan a lo puritito borras….

Un lacerante ejemplo materializa la crítica. El Gobierno federal, si el Gobierno, no sólo Peña Nieto como persona, mantuvo su lealtad, y muchos dicen mantiene su lealtad con Duarte y ahora en el horizonte necesariamente, pagarán el error de haberlo hecho. El grave error de no entorpecer la bola de nieve que adquirirá proporciones monumentales cada día en su deslizamiento desde la cumbre.

Porque no pueden llamarse a sorprendidos. No hay justificación. Tuvieron todos los elementos de información e investigación de todos los órganos de la Segob, de todas las instancias de las fuerzas armadas, sobre todo de inteligencia, información hasta de disidentes y opositores; de fuentes periodísticas y columnas; empresarios y organizaciones de todo tipo; para enterarse de los desastres de este capo regional con alcances internacionales. Desestimaron a la realidad, la confundieron con una conspiración menor.

Veracruz, por diversas formas y canales se quejó hasta la saciedad y el centro, altivo e insolente, no contestó; sino con la ratificación y visita continua del presidente y sus colaboradores, casi sin pretexto a Veracruz, validando que la amistad está por encima de las responsabilidades. Al puro estilo de la cosa nostra.

El quebranto mayor está hecho, es palo dado.

Pero los que se negaban a tapar el pozo, reaccionan a toro pasado y quieren alcanzar los acontecimientos con una lógica infantil, que se aprende siendo domesticados en ese partido que siempre, de los siempres, niega la realidad, pase lo que pase; tres muestras de su reacción lenta y burda, nos dan pauta para pensar que se les fue el tren hace mucho:

1.- Ochoa Reza llega a Xalapa en un enorme avión jet, para acarrear comitiva, que no se vio; o para proteger la salida de sujetos pronto a ser evidenciados. Vino a percatarse que los priistas locales son zombies, líderes del siglo pasado, sin discurso, ni ideas; y ávidos de dinero. De hecho los del gobierno interino parte de los saqueadores, quieren once mil millones hasta para terminar proyectos personales.

2.- Luego sale un comercial muy acartonado con Héctor Yunes. Tuvieron que revivir al político perdedor, el que fue hecho senador por la decisión de Duarte y de su antecesor. En el anuncio pagado, Héctor, le hace un llamado comedido al que decía era su jefe político, para que se entregue a las autoridades, con un tono de respeto y hasta súplica. Al saberse criticado volvió a usar la misma versión con Gómez Leyva, habló de 100 sinvergüenzas sin mencionar el nombre de ninguno.

3.- El gabinete de seguridad en pleno, acompañando a la Procuradora Arely Gómez, todos desencajados, admitiendo que no estaban de acuerdo con la fuga de Duarte.

Aunque fuera cierto, lo que dijeron todos ellos, nadie les creyó.

Porque así como estaban enterados de los despilfarros y hurtos cuantiosos de Veracruz por doce años, tenían un ejército de informadores federales, estatales y municipales que no podían decir que no vieron, supieron u olieron la fuga….

Pero Maquiavelo también hablaba del factor fortuna, del que se dice es el efecto sin control de parte de las voluntades humanas. Y que a los del poder de hoy todo parece, se les ha convertido en mal fario.

Porque las pifias de la votación de México en la Unesco tienen hasta eso, un sabor de infortunio. Porque las torpezas tan amalgamadas y concatenadas, es mejor creerlas como resultado del mal fario, que de la ignorancia e incapacidad de la operación externa.

Para empezar los antecedentes de la Unesco nos llevan a entender el protagonismo de esa organización, que emula una anti ONU por sus resoluciones siempre de tipo radicalizado, que por su postura antisemita, es más bien un instrumento de una derecha europea disfrazada de justiciera.

Allí, un inflado embajador bon vivant: Andrés Roemer, se dio el lujo de usar su raciocinio personal, por cierto contradictorio, porque se dice ateo; al abstenerse de votar en contra de las tradiciones judaicas del Templo, del llamado tercer templo, a favor de la mezquita de la roca.

En desacuerdo, ¡oh, muy grave! de la burocracia de relaciones exteriores. Y los del PRD quieren saber si fue ofendida la influyente comunidad judía de México, por Miguel Ruiz Cabañas, funcionario de coincidencias ideológicas con los que manejan la Unesco. Ruiz fue el que cesó a Roemer.

Ya enredados en plena confusión la sobrina de Salinas va a ir a Israel a disculparse, no se de qué; y a magnificar su impericia, abonando a las quejas de la comunidad de Enlace Judío, donde el padre de Moisés, o Moshe Mansur el señalado como cerebro lavador de dineros de Duarte, es un ideólogo reconocido…

Mala virtú, mala fortuna, le van a pegar al tercer concepto: al poder…Aguas!!!