El periplo xalapeño

28 septiembre 2017 | 9:41 hrs | Gilberto Haaz Diez

*De Kamalucas: Lo mejor de los viajes es lo de antes y lo de después. Camelot.

s imposible salir de la ciudad, tomar la autopista mugre de Capufe, la del tramo Córdoba-Orizaba, que la tienen como ciudad bombardeada de Iraq, y no hablar de ellos. Pero entre otras cosas, aparte de lo caro y maltratado del camino, han resuelto a medias el problema que por aquí escribí hace poco, de que en los sitios de los nuevos baños los han tomado los choferes de tráileres doble caja, como su estacionamiento privado, y cuando uno quiere hacer pi-pi, no hay donde estacionar. Al parecer el gerente de la caseta de Fortín mandó a poner unas barreras naranjas, y medio se solucionó el problema. Quien esto escribe se quejó ante la misma Capufe, al parecer algo viene de solución. El temblor del 11-S nos cambió la vida a todo el país. No hubo día ni noche que no estuviéramos pegados a la tele. La de Azcárraga, Televisa, con su gran capacidad de cubrir todos los escenarios, se comió la audiencia, aunque luego quienes no los quieren intentaron lincharlos por la niña que no existió, Frida Sofía. Fue una culpa compartida, cuando el militar Almirante llegó todo sácale-punta a dar órdenes, cuando es un servidor público y debió de haberse sujetado a lo que era, informar a la gente y más a las familias que por allí aún sufrían, aunque luego resultó era una mujer trabajadora, el cuerpo que se encontró. Anda el recuento de los daños ahora todos se miran desconfiados, la población a todos los políticos, senadores, diputados, jefes delegacionales, gobernador Graco, todos han pasado al repudio generalizado, los congresistas porque ganan mucho y nada aportan, el góber, porque quería canalizar la ayuda nacional al DIF, donde solo sus chicharrones truenan, pero él argumentó que no era cierto. Lo bien cierto es que se buscan culpables de los derrumbes. Y lo de siempre, los permisos mal habidos del uso de suelo, y las construcciones donde les enciman dos o tres pisos más sin contar con la cimentación para soportarlos, fue la causa de que cayeran algunos, entre ellos el Rébsamen, donde la muerte de los niños nos marcó a todos. Buscan a las constructoras, cuando los principales culpables son las autoridades que dan los permisos, mediante una buena lana. Hace no mucho, antes de esto, vimos a las delegadas de la ciudad ir a tirar dos o tres pisos de construcciones que se estaban haciendo, pasándose por el arco del triunfo a la ley. Esos edificios luego se caen. Esas son las desgracias, las autoridades que se dejan corromper, no los constructores que corrompen. Y mientras en Japón o cualquier país estarían ahora mismo en la cárcel, aquí solo repartirán culpas y esperarán otro temblor, que ojalá nunca llegue, para conocer si eso se solucionó o nada. El país está inmerso en corrupción e impunidad.

 NUESTROS CAMINOS

 Uno tiene que bordear los baches, maldecir lo que se pueda maldecir y tomar el ejemplo del ínclito: Paciencia, prudencia, verbal continencia, y aguantar vara, como decía Fox. Casi llegando a Chichicaxtle, municipio de Puente Nacional, sitio donde las palomas anuncian los cambios de tiempo, y que la NASA debía usar como sitio de predicción meteorológica, según la leyenda había un gobernador que allí se iba y cuando veía volar las palomas, que venían del norte de Canadá, anunciaba que venía un huracán o viento fuerte, adelantándose a los sistemas, a puro pulso, a puro olor del aire, como lo hacían nuestros antepasados. En ese sitio bajé a comprar lo que Veracruz produce, al pie de la carretera las papayas maradol, ahora no hay mangos, los cocos, tamarindos, guanábanas, todo lo que nuestra tierra da para que Veracruz demuestre al mundo lo bueno de nuestra tierra. Llego a Xalapa y la encuentro tranquila, el centro tiene obra, Yunes o Zúñiga medio arreglan el paso hacia Palacio Xalapeño, ahora lo vi de reojo, al igual que a la Ceapp, la Comisión Estatal para la Atención y  Protección de los Periodistas, cuya sede visito cuando tenemos sesión y ahí trabajan al pie, codo con codo, muy responsables, la presidenta, Ana Laura Pérez Mendoza, y el secretario ejecutivo, Jorge Morales Vázquez, junto al afamado Diario de Xalapa. Termino mis encomiendas y como una arrachera en el Asadero Cien, con el médico Manuel Lila de Arce y el socialité Gonzalo Lara y Corichi; después de comprar tres kilos de Don Justo, café de la familia de Manolo Fernández, sigue mi tour culinaria y aterrizo en Rinconada, la capital mundial de la Garnacha. Compro unas 50 para el otro día, recalentadas saben mejor, mis amigas de Donaji me dejan usar el comal y le pongo manteca y me hago unas, para emular al Chef de chefs, Ferrán Adriá, el número uno del mundo. Luego llego a tiempo para ver algo de la liguilla suspendida, veo que los Tiburones Rojos de Veracruz y de Kuri, por fin ganaron, tienen buen entrenador, José Saturnino Cardoso, y ojalá nos aleje de ese horrible descenso.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com 

*Esta es opinión personal del columnista