El Peje a Los Pinos

20 enero 2018 | 9:14 hrs |

Por Gilberto Haaz Diez

*Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo.
Camelot

Igual que en Veracruz, aseguran que nada arrebatará el triunfo a Chikiyunes, los expertos nacionales coinciden que Andrés Manuel López Obrador va rumbo a Los Pinos, con todo y la medicina, Amlodipino, que le recetó al presidente como doctor estilo Emilio Stadelmann, para que se serene, solo le faltó decirle: ‘Sereno, moreno’, por llevarlo a Morena. Leamos al politólogo Leo Zuckerman: “De aquí hasta abril la lucha de la elección va a ser quién se posiciona en segundo lugar. Es muy claro que el candidato a vencer es López Obrador. Andrés Manuel ya pasó a la final. La pregunta es contra quién va a jugar”. Algunos ya no se espantan de crear la república bolivariana-mexicana, o que al Peje le digan Amlovsky, por aquello de que Putin, que no es putín aunque parece, ama al Peje. Y como el ruso pone presidentes, ya ven ustedes que puso a Donald Trump, pues quiere un cachito de este México lindo y qué herido, donde anoche con Carlos Marín, en la tele de Milenio, el secretario Osorio Chong no sabía por dónde escurrir el bulto, defendiendo lo indefendible y apostando que mejoramos, cuando llevamos 26 mil y pico de muertes en este año, sin contar diciembre, que me gustó pa’ que te vayas. En fin.

ECHEVERRÍA HÁGANMELA BUENA
Al presidente Luis Echeverría Álvarez, a sus 90 y tantos años, las redes sociales lo mataron y lo revieron en un rato. Su hijo aseguró que se puso malito por una neumonía no grave. Es uno de los presidentes vivos de México, el más veterano, aquel que firmaba con su Arriba y Adelante, lema de su campaña y gobierno, aunque salió apabullado por la historia, siempre se le reconoció que, gracias a él, el destino paradisiaco de Cancún se volvió una maravilla, al crear el Estado de Quintana Roo, en su tiempo. El turismo lo es todo, ahora México con todo y sus problemas de delincuencia y crímenes, tuvo en 2017 la entrada de 39 millones de turistas, que han dejado muchísimo dinero al país, tres millones más que el año pasado. Echeverría es el más veterano de los expresidentes sobrevivientes: Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón. Y la cita de háganmela buena es porque, en sus tiempos de poder, le dijeron un día que tenía una amante rubia, les respondió: Háganmela buena. Fue un presidente que jamás olió a leña de otro hogar, la compañera María Esther era su todo. Siempre fiel.

LAS RIVALIDADES (NETFLIX)
Uno es esclavo de Netflix. Leo menos ahora porque las cintas televisivas lo son todo. Vi una de tenis, Borg vs Mc Enroe, los dos mas grandes tenistas de los 80 cuando se enfrascan en un duelo en el Abierto de Londres, en Wimbledon. Aquella vez cuando Borg ya vivía atormentado por los triunfos y por esperar el día que llega uno mejor que tú a vencerte. Esa vieja rivalidad que se da entre los grandes y que, quien esto escribe, que en esos años me fui a Flushing Meadow en Nueva York a ver la caída de Borg, cuando Mc Enroe le ganó el Abierto de Estados Unidos. Era una delicia verlos jugar. Le llamaron el partido de tenis del siglo en las canchas inglesas. Se fueron a cinco sets y varias muertes súbitas, La gente enloquecía. Mac Enroe se comportó bien ante los ingleses, pues era el enfant terrible del tenis. Niño mimado, había nacido haciendo berrinches en las canchas y era odiado y querido, ambas cosas. Uno representaba la técnica, la disciplina, el cálculo milimétrico. El otro, la visceralidad, la pasión, el talento innato, la rebeldía. Lo apolíneo frente a lo dionisíaco. En una época en la que los tenistas eran como estrellas del rock, la final de Wimbledon de 1980 enfrentó a dos de las figuras más icónicas del deporte, el sueco Björn Borg y el estadounidense John McEnroe, en un partido sufrido, épico y antológico que condensaba en cada uno de sus sets la esencia de la revolución contracultural. Véanla. Recomendada.

LA DE MESSI-CRISTIANO
Y si hay y existen rivalidades en los deportes, sin duda en la vida y en la política también. Hay otra que con el tiempo se convirtió en suprema, el gran Leo Messi y Cristiano Ronaldo, que ambos dos (Fox dixit) se relevan año con año ser los mejores jugadores del planeta. Donde la mayoría de los títulos de botines de oro y jugadores del año, se lo entrelazan ellos. Alguna vez en Suiza, donde entregan esos premios, el hijo pequeño de Cristiano Ronaldo le dijo al papá que quería conocer a Messi. Messi pasaba, todos en smoking como dicta el protocolo, Cristiano le dijo: “Mi hijo quiere conocerte, y saludarte”. El argentino se acercó, le tendió la mano y le dijo tienes buen gusto. Y desde allí han formado una rivalidad pero también una amistad, como la de Borg y Mac Enroe, que tiempo después, cuando se casó el americano Borg fue su padrino de boda, y siguieron siendo amigos de por vida. Igual pasó en el boxeo, donde el gran Joe Louis, el Bombardero de Detroit y el alemán Max Schmelling, en 1936 cuando la raza aria comenzaba con el hitlerismo, se enfrentaron en un junio de 1936, presente lo tengo yo, en el Madison Square Garden de Nueva York, ante 60 mil fanáticos que metieron 1.6 millones de dólares de aquel tiempo. El alemán venció en el combate del siglo al más grande de todos los tiempos. El ojais Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda de Hitler, echó las campanas al viento con la superioridad aria, pero Schmelling nunca fue Nazi, los aborrecía. Poco después, Joe Louis lo derrotó, dos años después en el primer round lo despachó al Rhin, de donde venía, pero allí forjaron una amistad eterna que, al paso de los años, cuando Louis se volvió pobre, atosigado por los gobiernos americanos, Max llegó a su muerte (1981) y se hizo cargo de todos los gastos hospitalarios y funerarios y dejó dinero a la viuda y a los hijos, pues el tipo, en sus tiempos había tomado la representación de un refresco llamado Coca Cola y se volvió millonario. Fue a llorarle a su cadáver, fue uno de los cuatro que cargaron su ataúd, para entender el valor de la amistad, cuando esa amistad los hizo ser más grandes, a ambos, más al alemán. Después de este breviario deportivo de mi coco, que algo recuerda, toqué el tema porque Messi ayer le puso un twiter felicitando a Cristiano, lo puso en inglés, y le reconocía que el diario Marca lo hubiera halagado como el mejor jugador de diciembre. Nobleza obliga.

www.gilbertohaazdiez.com

*Esta es opinión personal del columnista.