El nuevo rostro legal de Veracruz

9 diciembre 2015 | 9:50 hrs |

Creo que una pregunta fundamental que debemos hacernos muchos veracruzanos, no solo abogados, sino todos los veracruzanos, cual es el rostro que queremos para Veracruz en este próximo 2016, porque algunas indiferencias legales y políticas, afectan a todos.

Cual es el nuestro rostro legal que vamos a delinear para Veracruz.
Lo tenemos que delinear entre todos, todos debemos estar involucrados, todos debemos ser incluidos en sus propuestas; ese será el gran reto de quienes aspiran a gobernar este estado. La inclusión, el saber oír, el saber respetar los disensos. Elevar el nivel de debate político.

Veracruz ha sido cuna de grandes abogados penalistas, de grandes ideólogos.

De unos años para acá la política en Veracruz da pena, se ha ridiculizado, se ha bajado al nivel más bajo.

Pero hay esperanza. 2016 es el inicio, no el final; inicio de la reforma penal, en todo el país; inicio de un nuevo gobierno, inicio de un nuevo Congreso; y Veracruz, mas allá de la versión oficial, vamos muy retrasados, en el tema de la implementación de la reforma penal; pero peor aún, oficialmente quienes están al frente de las dependencias directamente involucradas creen que esos datos altos oficiales que manejan en que en infraestructura y capacitación son lo correcto, eso es lo peor; porque con leyes que se desconocen y con la capacitación deficiente, imagínense el escenario para quien tenga la desdicha de acudir a tales órganos de justicia a que solicitar justicia.

Quiero que explicarles que uno de los estados que nos llevan delantera, porque tiene años ya aplicando el sistema adversarial, aunque no aplique el Código Nacional de Procedimientos Penales, es el Estado de Chihuahua; sin embargo, por esa ignorancia, y pretender que todo está bien, que la capacitación estaba al cien por ciento, quien no recuerda el emblemático caso Rubí.
Donde como casi siempre, el ejecutivo estatal metió las manos en decisiones jurisdiccionales, esto es, criticó duramente el quehacer de los jueces, de poder judicial, por una sentencia absolutoria que dictó el tribunal de juicio, y fue precisamente porque la fiscalía no hizo correctamente su trabajo. La fiscalía no aportó la acusación mas allá de duda razonable, que es lo que exige a las fiscalías el nuevo sistema, y de quien depende realmente el fiscal, del gobernador.

Legalmente hay independencia, realmente no; es como el libro de Robert Louis Stevenson: “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde”
Uno es lo formal y otro es lo real.
Es más, en un afán mediático, el gobernador Duarte instruyó al Congreso del Estado a iniciar juicio político en contra de los tres jueces que absolvieron; y acertó usted: el congreso estatal inició juicio político.

Posteriormente se desistieron, pero la violación reiterada al estado derecho quedó mas que plasmada por quien debe obedecerla.

Eso no queremos que pase en Veracruz, debemos tener un congreso que sepa de las necesidades de los veracruzanos y legisle acorde con esos tiempos.
Necesitamos un gobernador que cumple con el mandato del artículo 26 de la Carta Magna, esto es, que diseñe y lleve a cabo políticas públicas en beneficio de los veracruzanos, que efectivamente sepa y entienda lo que es un contrato social, que sepa llevar las riendas para que todos podamos coexistir armónicamente.

Que quien transgreda la ley pague por ello, pero no solo que tenga una fiscalía que solo obedezca a los intereses grupales; una fiscalía que sepa y entienda cual es su actuar y cual su responsabilidad.
Una fiscalía que vaya acorde con los tiempos modernos que exige el derecho penal garantista, que entienda que garantismo es sinónimo de trabajo extra que tiene que realizar sus fiscales para demostrarle al juez mas allá de duda razonable cuando vaya a juicio.

Y que tenga el profesionalismo suficiente para cuando alguien vaya a pedir la intervención de la fiscalía y no haya delito que perseguir así lo sostenga.

Jueces que conozcan el nuevo sistema de justicia.

Sabiendo un poco de esto, creo que así podremos decidir como veracruzanos cual es el rostro que debemos darle a Veracruz.

Hoy, Veracruz tiene varios rostros, hoy los vemos al leer la prensa, al ver la televisión, varios rostros: el de la insensibilidad, el de la impunidad, el de la corrupción.

Pero también hay uno, oculto, poco claro, que apenas y se asoma, el de la esperanza.

Ese rostro, es el que muchos queremos, pero para pintarle ese rostro a Veracruz, todos necesitamos de todos.

En muchas manos de nosotros está si queremos cambiar, si queremos cambiarle el rostro a Veracruz

Si se puede, en nuestras manos está: RESCATEMOS A VERACRUZ.