El niño llorón

6 marzo 2018 | 9:41 hrs |

Por Gilberto Haaz Diez

 

*Si haces lo que no debes, deberás sufrir lo que no mereces.
Camelot

Un viejo priísta, de esos que nacieron cuando el Parque Jurásico florecía, me dijo del caso de Ricardo Anaya que, como la zarzamora, llora que llora por los rincones, y le pide a Peña Nieto que saque las manos de la campaña. Lo raro de este mensaje, que circuló cuando el Oscar se ennoblecía y México con Guillermo Del Toro y la película Coco estaban en los cuernos de la luna. lo raro, decía, es que al lado de Anaya llorón y quejumbroso, estaba el hijo del sacrificado Luis Donaldo Colosio, y éste jovencito, víctima del crimen proditorio a su padre en Lomas Taurinas, un marzo de cuya fecha no quiero ni acordarme, no debían ni Anaya ni Dante usarlo como carnada cuando están dirimiendo sus trastupijes y lavados de dinero. Ya solo falta que Dante lo ponga a bailar el ‘movimiento naranja’. El niño Colosio debe ser alejado de las malas artimañas, debe hacérsele a un lado de estos quebrantos, su padre fue reverenciado y sacrificado y él sus razones habrá tenido para no ir con los priístas. El horno no está para bollos, y si el mensaje era, como dijo Diego, que solo muerto retirarían a Anaya de las boletas, pues estos si ya la fregaron con sus malas ideas. Ese priísta me decía que ya olvidaron cuando en el pasado Diego Fernández de Cevallos operó lo de Almada, y cuando Santiago Creel le pedía a López Obrador que fuera hombrecito con lo del desafuero. Bien decía Minga: “Ay mijito, quien las hace no las consiente’. Mientras eso sucede, el ruso camina plácidamente rumbo a la victoria.

CUITLÁHUAC Y LA NUEVA IMAGEN
Cuando llega su jefe y Mesías, el ruso Amlovicht, su candidato, Cuitláhuac García se le ve con nuevo look. Se nota que fue con el peluquero del barrio y le pidió sacarse punta y que le dejara ‘totalmente palacio’, con un look a la John Travolta, cuando era delgado Travolta y bailaba en “Fiebre de sábado por la noche”, con la inolvidable, Olivia Newton John, que novia fue un tiempo del gran Luis Miguel. Andrés Manuel llegó no hace mucho tumbando caña y tirando clinchs propios del boxeo en contra del Góber. El preciso esta vez ni lo oyó ni lo vio, mucho menos le respondió. A ratos es mejor no enfrascarse en luchas estériles. Decía el maestro Julio Scherer, que ‘mata más el anonimato’. En ocasiones hay que voltear al otro ring y concentrase en lo que se hace, que ahora es el programa carretero que tanta falta hacía en Veracruz. Sé que en los cuarteles de Miguel Ángel Yunes (Chikiyunes) Márquez, no desmayan y apuntan en su Situation Room a implementar lo que viene de la campaña que, seguro, piensan los panistas ganará la contienda de gobernador de Veracruz. Pepe Yunes, el otro Yunes, va en lo suyo, hace reuniones privadas con amigos y simpatizantes. Y deshoja la margarita para crear su equipo de campaña, cara a las elecciones del primero de julio de este año electoral.

LOS TIBURONES (EL TIBU YA SE VA)
Los conocedores aseguran que el Tibu ya se fue. Así como brotó la campaña de que El Tibu no se iba, parece que como la pelota sacada del parque: se va, se va, y se fueeeee, gritaría el Mago Septién. Los puntos que necesita son muchos. La BUAP está a 10 puntos de salvarse. Querétaro a 13. Atlas a 14 y Tiburones Rojos a 21. Casi imposible. Hay una ventanita abierta. Si se corona un club no certificado en la liga de ascenso, como aquí Alebrijes, que tiene medio boleto, entonces la Federación mafiosa acepta que por 120 millones de pesos, una ganga, el equipo que desee puede ocupar esa plaza vacante, que el caso sería para Los Tiburones Rojos de Veracruz. Algunas plazas no cubren los requisitos del cuaderno de la Femexfut. Fidel Kuri Grajales entonces sacaría la chequera y se pondría a mano. Esperemos, aún faltan 7 jornadas y 21 puntos por disputarse. Los que necesita el Veracruz.

EL COLOFÓN DEL OSCAR
¿Qué le pasó a Televisa, que ahora no tuvo ni los derechos ni la señal para transmitir el Oscar?, que dura casi tres horas y donde México vibró con el Gordo (así le llama el Negro Iñarritu) Guillermo Del Toro, con sus 150 kilos de rock y monstruos y genio, se levantó de ese asiento privilegiado para demostrarle al racista Trump que ningún muro detiene al talento, que los jóvenes dreamers que allá estudian y hacen su vida son gente como este talentoso director y productor y guionista y todo lo que se les ocurra florearlo. Ya tenemos esa fila de grandes: Cuarón, Iñarritu y Del Toro. Bien por México. Guillermo Del Toro definió a su ‘Forma del agua’ como un ‘antídoto contra el trumpismo’. Buena ceremonia que vi alternando al canal TNT en español y el de Azteca, que tuvo no solo los derechos, envió a cinco o seis conductores de su staff a mostrarnos a México que en el Oscar, a veces también somos muy chingones.

www.gilbertohaazdiez.com

Esta es opinión personal del columnista.