El millonario programa de pago a ‘soplones’ que Estados Unidos utiliza contra narcos mexicanos

Así es como operan

Foto: Web
5 diciembre 2018 | 16:25 hrs | infobae | Redacción

Estados Unidos.- En octubre pasado, el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Session, anunció que el gobierno de su país aumentaba al doble la recompensa por uno de los más buscados criminales mexicanos: Nemesio Oseguera, “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Por información que ayude a la detención del “Mencho”, Estados Unidos subió de 5 a 10 millones de dólares su oferta para lograr la aprehensión del líder criminal.

La recompensa forma parte de los recursos que tiene a su disposición el Programa de Recompensas Antinarcóticos (NRP, por sus siglas en inglés).

Se trata de un programa poco conocido del Departamento de Estado estadounidense, que lleva tres décadas repartiendo millones de dólares a delatores, informantes o “chivatos”, según una investigación recientemente publicada por Bloomberg y reproducida por el diario mexicano El Financiero.

Foto: Web

En los últimos 5 años el NRP –según la investigación– ha entregado 32 millones de dólares (mdd) a 33 personas, algunas de las cuales recibieron hasta 5 mdd, según la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado.

El programa –de acuerdo con información oficial citada por Bloomberg– ha dado como resultado el arresto de 70 importantes narcos extranjeros.

El NRP se creó un año después de que Enrique “Kiki” Camarena, agente de la DEA, fue asesinado por el Cártel de Guadalajara en México, en 1985. Desde entonces, el total de su recompensas suma 108 millones de dólares.

Esas recompensas, ofrecidas bajo los auspicios del programa, han ayudado a atrapar capos, comandantes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), traficantes venezolanos e incluso un “zar de la heroína” afgano, según el gobierno estadounidense y el International Justice Resource Center.

Pero a medida que han aumentado las recompensas, el programa atizaba la preocupación entre expertos en justicia penal, sobre todo sobre por la falta de transparencia del NRP, que lo hace susceptible a la corrupción entre los oficiales de la fuerza pública.

Foto: Web

Los críticos del programa además advierten que las enormes recompensas aumentan la violencia de los cárteles.

“Si entregas dinero en efectivo a personas que delatan a narcotraficantes, es muy posible que lo único que estés haciendo es financiar al próximo gran narcotraficante”, dijo a Bloomberg William Cowden, ex fiscal federal.

Cómo opera

Según la investigación, el NRP “es el más oscuro de varios programas de recompensas del Departamento de Estado”.

Los informantes del NRP son manejados solo por agentes en el terreno y los funcionarios del Departamento de Estado y la DEA no tienen ningún contacto directo con ellos, pues dependen exclusivamente de los agentes que actúan como intermediarios, anota el texto.

La DEA dijo a Bloomberg que “la política de la DEA con respecto a las fuentes confidenciales está en constante evolución en función del liderazgo, las inspecciones, las recomendaciones [de la Oficina del Inspector General], la tecnología y muchos otros factores”, comentó un portavoz.

Foto: Web

Mike Vigil, quien fue director de operaciones internacionales de la DEA antes de retirarse en 2004, defiende el secretismo del NRP y el uso de dinero. Afirma que los informantes suelen ser delincuentes y saben bien que traicionar a un cártel puede costarles la vida.

El gobierno “no puede usar monaguillos”, dice. “Desafortunadamente tienes que lidiar con personajes indeseables”.