El Hospital Infantil de Veracruz

2 marzo 2018 | 11:06 hrs | | Gilberto Haaz Diez

Por Gilberto Haaz Diez

 

*Del gran Carlos Fuentes: “No me etiquetes, léeme. Soy un escritor, no un género”.
Camelot.

Todas las ciudades importantes tienen el suyo. A Veracruz le faltaba. Un Hospital Infantil, ejemplo y necesidad para nuestros niños. Yunes gobernador acusó que de la lana que les quitó a los tentones, lo pudo terminar. Y ahí está. Listo y rechinando de limpio para ser usado en las necesidades urgentes de la niñez. Toda obra que se haga y se entregue, es obra aplaudida y reconocida. Allí estará por los años sirviendo a Veracruz y la región toda, porque seguro traerán niños de Poza Rica o de Coatzacoalcos o de todos los lugares necesarios. Fue un día de fiesta, como París cuando era una fiesta, con 1 mil 300 millones invertidos, bien invertidos. En ese acto, el choleño agradeció al mexiquense presidente Peña, porque de la lana recuperada ahí está esa obra magnifica. Seguro que en salud habrá un antes y un después. Y para finalizar, el gobernador Yunes Linares, como Raúl Velasco, dijo que ‘Aún hay mas’, y va con la PGR por mas lana recuperada. Venga.

EL KOJACK DANTE ENOJADO
Anoche mismo, en las filtraciones de la PGR del video donde Anaya y su tribu corifea, Dante Delgado Rannauro, Santiago Creel y el camorrero Diego Fernández de Cevallos, acudieron a la PGR a entregar un documento de la maldad que le acusan, de lavar cincuenta y tantos millones de pesos encubiertos, un gordito fiscal de la SIEDO llegó corriendo, agitado, parecía corredor de maratón, los enfrentó y logró invitar a Ricardo Anaya a que ampliara la declaración. Si tú chucha. Anaya no cayó en la trampa, si te metes, te aplican la aburridora y seguro te tienen 10 horas declarando, ya sin el tehuacanazo que se usaba antaño. La grabación seguía, cosa que todos los personajes ignoraban, violentando sus derechos humanos, porque no puedes ser grabado si no te avisan, mas si eres candidato presidencial y más si es una dependencia oficial. Diego lo enfrentó, no sin tanta camorra como es su costumbre bravuconera a la John Wayne, dijo que otro día mejor declaraba, que estuvieran mejor las ofertas, marchante, como las de Chedraui, regresarían a declarar y, lueguito dijeron que Anaya dijo al de la SIEDO: ¡hijo de puta!, que eso en lenguaje mexicano es algo horrible, suena horrible, diría Derbéz. Diego rectificó. “No fue él, fui yo”. O sea un fue te te, pégale, pégale que ella fue. “Soy majadero, pero no mentiroso”. Kojack Delgado Rannauro, fiel a su costumbre de enfrentar las cosas, buscó las cámaras y anunció un rompimiento con el presidente y su gobierno, como si fuera Valery Giscard D’estaing contra Francoise Mitterrand, lo que al presidente en verdad le valió gorro. Peña ya se va. Después, se fue sobre el pobre y oscuro secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, a quien acusó y señaló de ser el artífice del PRI para esta campaña sucia, Navarrete, cuando lo escuchó, despertó de la pestañita que se estaba echando en Bucareli. Poquito después filtró otro periodista que se vio a Dante y al exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, analizando la posibilidad de encontrar un relevo para Anaya, porque creen que este arroz ya se coció, y el Peje camina solo, aunque encontró en el camino al Nobel Mario Vargas Llosa, quien le recetó un antivenezolano de su tamaño. Aunque el Pejelovicht dice que es ‘buen escritor y mal político’. Brotaron los memes sobre eso, hay uno. Dice: “Si gana AMLO me voy a vivir a Venezuela. Va a ser lo mismo, nadamas que con viejas mas buenas”. Ándale.

AQUEL MORALES LECHUGA
Miguel Reyes Razo, periodista de la Organización de Mario Vázquez Raña (QEPD), es de los pocos reporteros que quedan que practican la crónica. Desde que la crónica troyana comenzó a escribirse en Burgos en 1490, cientos y cientos de escritores la aplican. Pocos saben escribir crónica. No es fácil, hay que mirar lo que se pueda ver y transportar a los lectores al mismo sitio que tus ojos ven. Foggs, antes de partir de Londres para su vuelta al mundo en 80 días, Verne decía que él no viajaba, sino que describía una circunferencia alrededor de la tierra. Crónicas la de Ulises, tramposo y astuto varón como lo llama Homero, el vagabundo por excelencia que naufraga, llora, ama, lucha contra cíclopes y monstruos marinos y provoca la ira de los dioses antes de regresar a su amada Ítaca. García Márquez era genial para sus crónicas. Quedan pocos escritores en el mundo, la crónica se va perdiendo poco a poco. A mi pobre entender, en México tuvo que haber habido crónica entre los aztecas, que eran excelentes entre el Popol Vu, Chilam Balam y demás. Bernal Díaz del Castillo nos relató los quebrantos de la Conquista. Pues bien, Miguel Reyes Razo entrevista al exprocurador de la República y del DF, Ignacio Rey Morales Lechuga (6 de enero de 1947 (edad 71), Poza Rica de Hidalgo), veracruzano, ex embajador en Francia, ex Rector de la afamada y prestigiada Escuela Libre de Derecho, Notario distinguido y un tiempo buscó ser gobernador de Veracruz. Nacho, como le llaman sus cuates, habla de los 25 años en que se nos apareció la violencia en México y ni por dónde erradicarla. Toca la impunidad, madre de todos estos quebrantos. “Setentón en plenitud”, escribe Reyes Razo, “Morales Lechuga trabaja con la fibra de siempre. Fanático de la actividad. Enemigo del ocio y la cháchara vana”. Morales Lechuga: “Observé el súbito desgaste de Francisco Labastida Ochoa. Despegó con 20 puntos de ventaja y perdió. En veces la erosión de un partido. En ocasiones el increíble desmoronamiento de un candidato. Aquel debate Fox-Cuauhtémoc-Labastida. Fox exhibió brío, seguridad. Labastida se tornó quejumbroso.

www.gilbertohaazdiez.com

Esta es opinión personal del columnista.