El Hospital General adjudicado a un constructor favorito del Miyurreinato

20 junio 2017 | 9:48 hrs |

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

El 11 de enero de 2017 el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares (MAYL) prometió -una vez más- que se haría la reparación de hospitales y unidades médicas de Veracruz con el dinero recuperado de los saqueadores del estado de Veracruz. Ese día anunció que a finales del mismo mes se iniciarían las reparaciones en el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz con 175 millones de pesos y la Torre Pediátrica con 200 millones de pesos e igualmente refirió que se invertirían 45 millones de pesos en el Centro Estatal de Cancerología “Doctor Miguel Dorantes Mesa” para la rehabilitación del equipo de radioterapia, pero esto último aún no se hace.
El gobierno del estado de Veracruz hará en todo el año cuatro obras: el libramiento de Cardel; concreto hidráulico en el puente inferior de la central de Abasto de Xalapa; 30 metros de encarpetado asfáltico a un costado de la caseta de policía de Las Trancas, también Xalapa; y las obras para el Hospital General y la Torre Pediátrica de Veracruz.
Pues bien, el Hospital General y la Torre Pediátrica se entregaron a uno de los constructores favoritos del miyurreintato, Ricardo Bonoso del Río Santiesteban, a través de una de sus empresas, Ingeniería y Desarrollo Arquitectónico (IDA).
La Secretaría de Salud de Veracruz no tuvo el menor empacho en darle las dos obras al mismo constructor, en lugar de diversificar.
El contrato por el cual se entregó la obra tiene diversas irregularidades; para comenzar, la copia entregada mediante solicitud de acceso a la información, carece de firmas y sellos, que la validen.
Aún así se anota que se hace una adjudicación directa, a pesar de que por el monto debió hacerse una licitación nacional.
La obra debió iniciarse el 2 de marzo de 2017, para que se concluya el 31 de octubre de 2018, justo antes de que termine el periodo bianual del miyurreinato.
Así pues, los daños que sufrieron los trabajos que se hacían en la Torre Pediátrica por el norte del 4 de mayo, ya fueron bajo su responsabilidad de la constructora IDA.
De esos hechos, nada se ha informado de que se cubrieran los daños o afectaciones que hubo.
Pero además hay discordancia entre los montos que se manejan por el costo de la obra.
En el “Dictamen técnico por excepción de ley para la contratación por adjudicación directa No. SESVER-DIS-OED-2017-001-AD-EXC.”, se menciona que el monto para la “rehabilitación integral del hospital regional de Veracruz y terminación del Hospital del Niño Veracruzano en el municipio de Veracruz, Ver.”, es de 279 millones de pesos, cerrados.
En cambio en el oficio firmado por María Alicia Gómez Cruz, encargada del despacho de la unidad de acceso a la información de la Secretaría de Salud, se habla de 375 millones de pesos. Una diferencia de 96 millones de pesos.
¡Una buena cantidad de dinero!.
¿Qué destino pensarán darle a ese dinero?.
Ricardo Bonoso es un constructor que tenía casi 10 años sin hacer un trabajo de remodelación en un hospital, conforme al curriculum entregado por él mismo para demostrar la experiencia de la constructora en obras de éste tipo.
Lo último que hicieron de este tipo fueron los “trabajos de conservación y mantenimiento en la CMF San Andrés Tuxtla, CMF Minatitlán y CH Coatzacoalcos”, por parte del ISSSTE, los cuales terminaron el 20 de diciembre de 2007, cuando Miguel Ángel Yunes era el director de esa institución… casualmente.
Cuando MAYL todavía era priista, y diputado, durante el gobierno de Miguel Alemán, a Ricardo Bonoso le dieron dos obras en el mismo Hospital General de Veracruz, que sumaron casi 78 millones de entonces, incluyendo el helipuerto que ahora deberá derruir, porque está mal construido. Casualmente.
Tuvo otras obras distribuidas por el estado.
Y quiso el destino que cuando Yunes Linares se fue al gobierno de Vicente Fox, le comenzarán a llegar contratos para trabajos con el gobierno federal, con el IMSS, primero y con el ISSSTE, después.
Pero todo fue una casualidad.
Y hoy que MAYL es gobernador le llega ésta obra por adjudicación directa.
Pero esta no es la única relación que tiene Del Río Santiesteban con los Yunes azules, pues antes ha realizado diversas obras para el ayuntamiento de Boca del Río, donde el presidente municipal es Miguel Ángel Yunes Márquez, Miguel chico, como le dicen los panistas.
En el 2016 le dieron la construcción de la Comandancia de Policía de Boca del Río”, por 3.5 millones de pesos, entre otras obras.
El contrato lo firmó por parte del municipio Guillermo Moreno Chazarini, entonces sindico del ayuntamiento, hoy Contralor del gobierno del estado.
Una casualidad más.
Pero sobre todo, la constructora IDA, es la que está realizando el llamado Foro Boca, que es la gran obra que piensa dejar Miguel chico, el cual tiene un presupuesto inicial de 150 millones de pesos, y que lleva ya más de seis meses de atraso, pues se había planteado su entrega para diciembre del 2016.
Así, el gobierno del estado hoy tiene sólo dos obras en ejecución (porque de las otras dos una ya está terminada y la otra abandonada) y se la entregaron sin licitación a un constructor allegado a la familia Yunes azul.
Buen record.

¿Y LOS BRAZOS DEL PUENTE DE LA CENTRAL DE ABASTOS? Por cierto, hablando de obras del gobierno del estado, la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP) dejo sin concluir los trabajos de concreto hidráulico en el “Puente Inferior Vehicular” (PIV) “Central de Abasto” de Xalapa, aún cuando ofrecieron que para fines de mayo terminarían la obra.
Sí, terminaron los trabajos, pero no la obra, porque los brazos que comunican el paso a desnivel del puente, los 4, están dañados terriblemente.
¿No les alcanzó el presupuesto para terminar una obrita así?.
Tal vez si le dicen al presidente municipal de Xalapa, Américo Zúñiga, les pueda echar la mano, porque este lunes anunció que se pavimentará con concreto hidráulico el bulevar que comunica la carretera federal con la Central de Abastos, la cual también está más que destruida y que tiene por nombre Porfirio Díaz.
Américo Zúñiga dijo que van a poner 13 mil metros cuadrados de este concreto hidráulico. A lo mejor si le dicen les puede ayudar con cerca de 300 metros cuadrados que se necesitarían para que este transitable el brazo que sube hacia la Central de Abastos, precisamente.
Aunque a lo mejor podrían dejar que la constructora que va a hacer el trabajo del bulevar haga los brazos del paso a desnivel del puente, porque Julen se gastó 7 millones para la plancha de concreto que puso y en cambio para todo el bulevar el presupuesto que se contempla es de 6.2 millones de pesos.
Julen Rementería solo tiene una obra en proceso en estos momentos, con la cual justifica su trabajo como titular de la SIOP: el libramiento de Cardel. Ojalá que ahí no deje partes sin terminar.
O mejor todavía, que agarre un segundo aire y que concluya el paso a desnivel del puente de la Central de Abastos.
Digo, son cuatro obras las que van a hacer en todo el año, ¿porqué dejar una inconclusa?.