El heredero de Osama Bin Laden se casó con la hija del terrorista suicida más famoso del 11-S

Hamza Bin Laden, hijo del líder yihadista y su tercera esposa, se habría vinculado con una descendiente de Mohammed Atta

6 agosto 2018 | 10:19 hrs | Infobae

Hamza Bin Laden, uno de los hijos del fallecido líder terrorista Osama Bin Laden, se casó con la hija de Mohammed Atta, uno de los secuestradores que participó en el ataque a las Torres Gemelas en Nueva York en 2001, de acuerdo al periódico británicoThe Guardian.

El joven de 29 años es hijo del ex líder de Al Qaeda y su tercera esposa Khairiah Sabar, y en años posteriores a la muerte de su padre, en 2011, se ha convertido en un alto mando del grupo terrorista, sólo superado por el actual dirigente Ayman al Zawahiri.

Hamza ha incluso jurado vengar la muerte de su padre, y, también, ha lanzado llamados públicos a sus seguidores a atentar contra Washington, Londres, París y Tel Aviv.

Mohammed Atta, el terrorista egipcio miembro de Al Qaeda que piloteó el primer avión que estrelló contra las Torres Gemelas en 2001

Mohammed Atta, el terrorista egipcio miembro de Al Qaeda que piloteó el primer avión que estrelló contra las Torres Gemelas en 2001

“Escuchamos que se casó con la hija de Mohammed Atta”, dijo Ahmad al Attas, un medio hermano de Osama Bin Laden, a The Guardian. “No sabemos dónde está, podría ser Afganistan”, agregó.

El matrimonio, de alto nivel simbólico, podría apuntar a consolidar la figura de Hamza como próximo líder de Al Qaeda y sucesor de Al Zawahiri.

De hecho, se creía que el propio Bin Laden, hijo de una adinerada familia saudita, estaba preparando a Hamza para este rol antes de morir en el ataque de fuerzas especiales de Estados Unidos a su escondite en Abbotabad, Pakistán, en 2011.

Hamza Bin Laden ha jurado vengar la muerte de su padre

Hamza Bin Laden ha jurado vengar la muerte de su padre

Hamza había llegado a esta posición, a su vez, tras la muerte de su hermano mayor Saad Bin Laden en un ataque con drones en 2009. Otro hermano, Khalid, murió junto a su padre en el mismo operativo en Abbotabad.

Hasta el momento no se le conocían hijos a Mohammed Atta, miembro del grupo de 19 terroristas de Al Qaeda que secuestraron cuatro aviones de línea el 11 de septiembre de 2001 y los hicieron estrellar contra las Torres Gemelas, en Nueva York, y el edificio del Pentágono, en Virginia. Una cuarta aeronave cayó en Pensilvania luego de que los pasajeros resistieran el secuestro.

En total, murieron casi 3.000 personas en el más letal ataque terrorista sobre suelo estadounidense.

En el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 murieron casi 3.000 personas (AFP)

En el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 murieron casi 3.000 personas (AFP)

Atta, de nacionalidad egipcia, participó del secuestro del vuelo 11 de American Airlines, y piloteó él mismo el Boeing 767 hasta estrellarlo contra la torre norte del World Trade Center en Nueva York, dando inicio al ataque.

Incluso en su testamento, escrito cinco años antes del ataque, no se hace mención a ningún hijo o hija, aunque se especula que podría haber tenido descendencia durante su estadía en Afganistán en el año 2000, mientras el grupo planeaba y se preparaba para el ataque.

La vinculación de Hamza con su hija demuestra que el grupo terrorista sigue elevando a los 19 secuestradores del 11 de septiembre en un pedestal simbólico, y a su vez que Al Qaeda continúa montado alrededor del linaje de los Bin Laden, sostiene The Guardian.

Alia Ghanem, la madre de Osama Bin Laden (Gentileza The Guardian)

Alia Ghanem, la madre de Osama Bin Laden (Gentileza The Guardian)

En tanto las revelaciones llegan apenas tres días después de que Alia Ghanem, la madre de Osama y abuela de Hamza, hablara en público por primera vez desde Arabia Saudita, donde numerosos miembros de la familia Bin Laden fueron finalmente recibidos tras un derrotero que los llevó, luego de los ataques de 2001, a Irán, Siria y Afganistán.

“Era muy bueno, hasta que conoció algunas personas que le lavaron el cerebro. Puede decirse que era un culto”, sostuvo la mujer de 75 años. “La gente de la universidad lo cambió. Se volvió un hombre diferente”, agregó.

De acuerdo a sus declaraciones, la última vez que padres y hermanos tuvieron contacto con Osama fue en 1999, cuando lo visitaron en su escondite en Afganistán. Luego, aseguran no haber sabido nada más de él hasta su muerte en 2011.