El Gobernador ausente

28 agosto 2017 | 8:18 hrs | Gilberto Haaz Diez

*De Julio Cortázar. “Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”. Camelot

Parecería corrido de Cornelio Reyna, cuando en Veracruz se cantaba: ya llegó el que andaba ausente. El gobernador Yunes Linares se esfumó unos días. Ni andaba de parranda ni enfermo, según se filtró. Suele este hombre ser atlético, o al menos eso le intenta, desde hace años al levantarse de madrugada, en horario de lechero, se ejercita allí mismo al pie de donde despierta. Ahora no sé cómo le haga, porque debe vivir en un hotel, pues, a diferencia de otros gobernadores, no llegó a poner casa en Xalapa. Ni en Las Animas ni en ningún fraccionamiento perrón. Aunque tampoco vive en una buhardilla, ni en casa de pensionados. Tiene para pagar. Cuando un gobernador como él se ausenta del escenario, donde es visto un día sí y otro también en los Facebook o Periscope o herramientas de Internet, los rumores comienzan a saltar. Suelo enviarle de vez en cuando algún meme de su persona, si es de los que valen la pena. Corrió uno por las redes con la imaginativa de quién o quiénes los hacen, se me hizo gracioso y contemporáneo y se lo envié. Era una alerta Amber de su desaparición. Con su nombre y la fecha en que andaba desaparecido, y una leyenda: ‘Hace transmisiones en vivo’. A las pocas horas me devolvió el mensaje: ‘Borra tu alerta Amber, ya aparecí’, luego de enviar saludos. La misma mañana del domingo, su oficina desmintió eso de que andaba ponchado. La salud de los gobernantes suele ser un asunto de estado, también. Se supo que se acuarteló en México por el asunto de los dineros, y un garganta profunda me contó que le fue muy bien, ahora sí Peña Nieto no le aplicó la aburridora ni Mid (Meade) se hizo el desentendido, los bancos tendrán que entrar a una puja para sacar a Veracruz de la contingencia dónde está, que un día nos quedamos como Zedillo: Sin cash. Cuentan que correteaba a los banqueros, como un día dijo Groucho Marx de ellos: “Si ves a un banquero suizo saltar por una ventana, salta tras él, algo agarrarás”. Los banqueros son como el alma del demonio, no tienen cuerpo ni tienen corazón. Solo intereses. Supe que se reunió con Olegario Vázquez Aldir, de Multiva, y que el mismo Olegario hablaría con bancos y fantasmas para que, de una vez por todas, reestructuren y bajen intereses. Se han ensañado con Veracruz. Allí se estrenó a su lado, el secretario de Finanzas, el tal Guillermo Moreno Chazzarini. Iba asombrado viendo Bellas Artes y Palacio Nacional con su explanada remodelada en la plancha del Zócalo de Mancera. Lo bueno cuenta, y queremos que siga contando, diría el Preciso Mayor. Miguel Ángel Yunes, fiel a su costumbre, mandó un youtubazo o periscopazo donde explicó qué hizo y hacia dónde lleva a Veracruz. Y retomó la agenda que por tres días se esfumó, para venir a lo prioritario, combatir a la maluria. El domingo se acuartela con las tropas de Seguridad y el Fiscal de Hierro Winckler y en Córdoba hablará ante la prensa. En tiempos de luto, muy difíciles, donde la barbarie no cesa.

 UN FENÓMENO EN EL TWITTER

 Una de mis hijas, Marymar, me avisó que espiara y viera un fenómeno que se dio en Twiter. Un caricaturista español, llamado Manuel Bartual, que entró en los caracteres de las 140 palabras, a explicar una especie de novela o relato. Es humorista y caricaturista y tenía una revista que tronó por no tener 12 mil suscriptores, todo esto en España, bendita tierra. Sus tuis comenzaron a llamar la atención del mundo, un relato de un hotel: “Estaba en la habitación  de al lado…”, hizo que Piqué, el de Shakira, se sumara con sus millones de tuiteros, respondiendo: “Estaba en la habitación de al lado Manuel y te vi pasar”. Un fenómeno. Es la novela de misterio veraniega que asombra en las redes. Los tuiteros se sumaron a él. Acaparó 250 mil en una hora y cada hora entraban 10 mil nuevos following (seguidores), es un fenómeno en las redes., ahora deben de andar en los millones que le siguen. La compañía Netflix puso de limite una cantidad de seguidores, si la llegaban le harían una película en España. Se le abre al paraíso. Se le abren las cuentas grandes del dinero. Se le abre Hollywood y el Tuit le abrió un futuro muy promisorio. “Ando de vacaciones desde hace un par de días, en un hotel cerca de la playa. Iba todo bien hasta que han comenzado a suceder cosas raras”, así comienza ese fenómeno. Intrusos que entran en habitaciones de hotel hablando de forma rara, gente que te observa desde la playa, camisetas desaparecidas y hasta un doppelgänger. La novela del verano está siendo el hilo de Twitter en el que Manuel Bartual, está contando la sucesión de cosas raras que está pasándole en sus vacaciones en un hotel de playa. Podríamos descartarlas como coincidencias, pero para él está siendo una experiencia, cuanto menos, perturbadora. Síganlo. Vale la pena.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

*Esta columna es opinión personal del columnista