El gigoló que hundió a una ex número uno del tenis

Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario protagonizaron una dramática historia de amor que dejó casi en la ruina a la ex deportista

23 febrero 2018 | 18:55 hrs | Infobae | Mundo

Arantxa Sánchez Vicario se casó con Josep Santacana el 12 de septiembre de 2008. Desde ese momento, la vida de la ex tenista española dio un vuelco dramático. Hoy está pasando por un duro proceso de divorcio, con una posible pérdida de la custodia de sus hijos y una petición de cárcel preventiva por una deuda millonaria.

Su familia se lo advirtió, pero ella, cegada por el amor, fue contra ellos y se aferró a quien pensaba que era el amor de su vida. Santacana se llevó todo, se fue a vivir con su nueva novia y se hizo de toda la fortuna de quien supo ser la mejor deportista de España

Todo comenzó antes del casamiento, en 2007. Sus padres, Emilio y Marisa, no veían con buenos ojos al empresario y le pidieron a un detective que lo investigue. El resultado fueron deudas y problemas judiciales para el español, sin embargo la ex deportista ya había tomado una decisión.

Como último intento para cuidarla, su familia le aconsejó firmar un acuerdo matrimonial en el que quedase establecido que sus ganancias estarían a salvo. Santacana no lo consideró apropiado y Arantxa apoyó la decisión de su amado.

Con el correr del tiempo la situación fue empeorando. Más se aferraba a su marido, más se alejaba de sus padres y hermanos, a tal punto que en 2012, bajo el consentimiento de Santacana, publicó un libro en el que denunció la mala gestión que habían hecho Emilio y Marisa con las ganancias obtenidas a lo largo de su carrera deportiva.