EL FRAUDE

17 agosto 2016 | 16:45 hrs | Columna | Virgina Durán Campollo

Por Virginia Durán Campollo

“No solaparé actos de corrupción. No meteré las manos al fuego por ningún gobernador, que haya sido señalado por incurrir en observaciones que representen un daño patrimonial, en sus respectivas entidades federativas. Cada gobernante es responsable de sus actos y tiene que rendir cuentas claras sobre la responsabilidad que asumió en cualquier tarea. En el caso de Veracruz y otros que  eventualmente están señalados, cada gobernante es responsable. Hoy están en curso distintas investigaciones. Cada gobernador tendrá que enfrentar, los señalamientos de los que son sujetos. Soy categórico en el tema porque es el compromiso que tiene mi gobierno de no solapar, no permitir que haya actos de corrupción. Si eventualmente alguien incurrió en un acto de estos, pues que enfrente todo el peso de la ley” afirmó   el presidente Enrique Peña Nieto. *** Al parecer Javier Duarte perdió a su amigo.  Sus corifeos que insisten en su defensa, de una manera u otra, deberán poner sus barbas a remojar. Lo dijo EPN en vivo y a todo color, en un noticiario que tiene la mayor audiencia del país. Va en serio. ***Un gran fraude comercial, se ha convertido la zona comercial de Indeco Ánimas.  La corrupción de algunos funcionarios del Municipio de Xalapa y de los pasados  presidentes de la Asociación de Vecinos del lugar- Ángel Lara Platas y Javier Vázquez- permitieron dejar crecer el comercio exponencialmente. Construida como una zona habitacional, se convirtió la Avenida Araucarias – desde  Lázaro Cárdenas hasta Sebastián Bach – en una gran plaza comercial, que tiene desde un conflictivo mercado ambulante hasta bares, cantinas y todo tipo de giros incluso rojos. Sin control alguno de sanidad, se expenden alimentos callejeros como los elotes en el parque del Huarache (suciedad y tráfico vehicular desordenado) y los comerciantes establecidos actúan en la ilegalidad. Violan los usos del suelo.  Construyen grandes edificios, incluso en áreas verdes, para rentarlos como oficinas o negocios,  de los cuales algunos   funcionarios públicos son dueños. Esto permite la ilegalidad en cobros de rentas y servicios que se prestan.   Con firmas apócrifas, se dieron los supuestos permisos de los vecinos. La mayoría de locatarios, no cumplen con el principal requisito: cajones de estacionamiento. Los problemas viales son severos y riesgosos, pues ya ha habido conato de golpes entre vecinos y quienes se estacionan en doble fila.  ****  La problemática es muy grave. Gracias a la valiosa  intervención del diputado Ricardo Ahued, con el alcalde Américo Zúñiga, se logró que la directiva de la asociación presentará todos los acuerdos sustentados, para la solución de los mismos. El alcalde ha demostrado ser receptivo, incluso ha logrado mover al ambulantaje, y tiene la cercanía con la ciudadanía. Lo delicado es que mientras Zúñiga Martínez se compromete, sus cercanos colaboradores se empeñan   en hacerlo quedar mal.  Acciones de negligencia, contubernio y posible corrupción.  Raúl Mendoza Pérez, subdirector de Desarrollo Empresarial; Clorinda Ferral Ferrando, subdirección de Comercio y el director de Desarrollo Urbano, Ramón Hernández Salas son los señalados, como los más reacios en cumplir con los contribuyentes.  Trasciende su despotismo, prepotencia, soberbia como si ignoraran lo que está pasando en el estado. Creen que tendrán impunidad, pero eso se acabó. Los  mencionados, tienen  señalamientos  de ineptitud o de cohecho. Existen  los sostenes legales, presentados por los afectados.  Ramón Hernández Salas, en respuesta a un vecino, le informa que acordó el cambio del   uso de suelo habitacional a uno de uso mixto, cuando esto solo lo pueden hacer mediante un procedimiento específico en Revisión de Cabildo, según informan los denunciantes y presentan el documento. Lo que pretende es legalizar los comercios que ya suman 171, de los cuales el 81 por ciento no tienen estacionamientos, y  la mayoría de los negocios que se instalan, solo tienen de dos a tres meses de vida por los consabidos inconvenientes. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.