El Fiscal Winckler

27 enero 2018 | 10:09 hrs | | Gilberto Haaz Diez

Por Gilberto Haaz Diez

 

*Como dijo un romano de otro: “Sólo el jefe tiene sentido, los demás son sombras que vuelan”.
Camelot

Circuló por la tarde y mañana de este día lluvioso -que son como el día que llegaron las lluvias, aquella vieja y hermosa canción francesa: “Le jour ou la pluie viendra”-, una noticia de la Fiscalía de Jorge Winckler Ortiz. Sucede que en esta zona de las altas montañas, una peligrosa banda de delincuentes había secuestrado y quitado la vida a algunas personas. El caso cimbró la estructura criminal de estos delincuentes. En Orizaba hubo tres casos, uno de ellos de una jovencita que, en un 29 de noviembre del año pasado, salió de su casa para nunca mas volver, a sus 17 años fue separada de los suyos, aún la buscan. He sabido que cuando la autoridad tiene la confianza de la ciudadanía, los casos se aclaran. Si el delito se denuncia de inmediato, salen adelante. Es cierto que los criminales intimidan, pero no hay que hacerles caso, el daño ya está hecho con la sola amenaza de tener un familiar secuestrado. Hubo dos casos resueltos rápido, uno de una empresaria joyera en Veracruz Puerto, y el famoso del Ahued jalapeño. La población debe tener confianza. Los secuestros se deben rápido denunciar en la Unidad Especializada del Combate al Secuestro (UECS), ellos tienen policías capaces, honestos investigadores que dan mañanas y tardes y muchas veces noches, para atrapar a los delincuentes. Con esta detención han salido casos, creen que saldrán más. Bien por el Fiscal y su equipo de trabajo, que el lunes comparece ante el Congreso de los Diputados, invitado por el bigotón diputado, José Luis Enríquez Ambell, Presidente de la Comisión de Procuración de Justicia. Seguro ahí responderá todo lo que inquieta al estado, en una audiencia que será pública.

AGARRENSE DE LAS MANOS
En plena campaña electoral pasada, cuando los dos Yunes se enfrentaban y el ChikiCuitláhuac merodeaba, sin sospechar que se llevaba votos y más votos del Peje, hubo un hombre que fue nombrado por el PRI como delegado especial para las elecciones en Veracruz, Manuel Cavazos Lerma, exgobernador de Tamaulipas, un tipo que con su sombrero texano y sus botines de lechero repartidor, llegaba a todos lados. Me lo contó alguien que por allí andaba husmeando. Llegó a Orizaba al restaurante San José, por el Pivo, fiel a su costumbre de priísta, los organizadores locales pidieron fiado y no pagaron. El dueño aún los está esperando. Lo curioso del caso es que, cuando Cavazos llegó, les pidió a los 40 que ahí estaban echando porras, que se ‘agarraran de las manos’. Se asombraron. ¿Y éste qué trae?, se preguntó uno. Alguien pensó que cantarían la rola de José Luis Rodríguez (El Puma), esa de ‘agárrense de las manos…’. No. Les pidió tomarse de las manos y entonces comenzó a recitar unos versículos de la Biblia: “El señor te protegerá. De todo mal protegerá tu vida”, junto a un retrato en grande de Héctor Yunes Landa, a quien le imploraba a los astros y a los dioses, creo que hasta a Odín, rey de los Vikingos, que ganara la elección. Creo que uno de ellos, quedito dijo: “Debe rezarle por embarazar urnas y hacer carruseles”. No la ganó. Luego, después de unos tacos, habló del aura, de Lobsang Rampa, del Tercer Ojo, de quién sabe cuántas cosas más, donde invocaba como Manny Vidente, la futurista, que con Lobsang el triunfo estaba a la mano, el esoterismo y el ocultismo no surtieron efecto de triunfo. Llegó la derrota. Su candidato quedó en tercer lugar. Pero quedó como anécdota de vida, lo menciono porque hace unos días, al pie del avión donde llegaba José Antonio Meade, se le vio dándole la bienvenida. Se ignora si le dijo a los asistentes tamaulipecos: “Agárrense de las manos”.

EL ENOJADO DIPUTADO (BASILIO PICAZO)
Suelen los políticos molestarse cuando algún periodista les pregunta algo que no les agrada. En la historia de la humanidad los ha habido. Vicente Fox un día se levantó del asiento cuando era entrevistado por Telemundo, se paró más enojado que Florentino Pérez, por su Real Madrid fracasado. Alguna pregunta sobre Marta Sahagún lo enchiló. Como demonio, le dijo al entrevistador: “Eres un mal entrevistador”. En Veracruz ya ocurrió otro. Un diputado local del PAN, Basilio Picazo Pérez, le dijo a una reportera de la fuente de la legislatura, textual: “La verdad, te lo digo en tu cara; hablas puras tonterías. Haz cosas (escribe) de lo que hago, no preguntes estupideces”. Estaba tan enojado el tipo, que el coordinador de Comunicación de su bancada fue por él, no fuera que se quiera convertir en un Púas Olivares. Todo porque a su sobrino, alcalde de Coyutla, algo no le gustó que le dijeron. La reportera lo irritó, sin duda. Algunos políticos se sienten paridos por los dioses, y no toleran preguntas incómodas. Por las redes sociales lo atizaron. El huevo y quien lo puso, en las redes de periodistas circuló una y otra vez. Hay días así.

www.gilbertohaazdiez.com

*Esta es opinión personal del columnista.