El encabronamiento presidencial o las tentaciones del poder

8 septiembre 2019 | 10:30 hrs | José Sobrevilla | José Sobrevilla

En voz alta, el martes tres de septiembre, Porfirio Muñoz Ledo pensó y dijo “El Presidente está encabronado”, expresión que algunos diputados –quienes escucharon– recuerdan como “comentario al aire”, o bien, “no entendíamos a qué se refería”, aseguraron a la periodista Jesusa Cervantes en la entrevista para Proceso (No. 2236 del 08/Septiembre) sin embargo no era para menos. La presión contra el Presidente estaba a todo lo que daba: en los medios la disputa por la presidencia del senado donde Martí Batres movía los hilos para mantenerse y Ricardo Monreal para evitarlo. En Estados Unidos el belicoso Donald Trump, en plena campaña para su reelección, presionando a México para que acepte, dentro de la política migratoria, ser un tercer país seguro.

A esto agréguele el avispero alborotado por la diputada Dolores Padierna cuando propuso en la Comisión Permanente modificar el artículo 17 de la Ley Orgánica de la Cámara de Diputados para que el partido que tuviera mayoría relativa en la cámara se quedara tres años en la mesa directiva, o sea Morena, o sea Porfirio. Naturalmente que esta modificación iba a afectar al PAN, a quien por ley le correspondía y posteriormente al PRI. Esto motivó una lluvia de ataques a Porfirio Muñoz Ledo y, cuando estaban por llegar hasta el Presidente y a desestabilizar más la 4ª Transformación, anuncia su renuncia a la Presidencia de la mesa directiva, en medio de una ovación. Inmediatamente fue votada la panista Laura Rojas Hernández, quien encabezara el movimiento por la aplicación de “acciones correctivas” contra el programa John y Sabina, por “abrir su espacio a voces críticas del neoliberalismo”.

Porfirio ha sido uno de los políticos más cuestionados pero más respetados en la política. De hecho también –la que pasó– fue la semana de las frases desafortunadas: Con un “chinguen a su madre, qué manera de legislar”, dijo Muñoz Ledo en forma descuidada y con el micrófono abierto, al criticar la propuesta de Morena para reformar la Ley Orgánica del Congreso y la adenda que se añadió de última hora por acuerdo de la Junta de Coordinación Política; esto a fin de ampliar a 18 meses la permanencia de la bancada con mayoría absoluta al frente de la Mesa Directiva. Durante la votación –en lo general– del dictamen, el diputado presidente habría pedido “Revisen el reloj, porque está marcando progresivamente, cuando es una ley antigua y los transitorios son desmesurados y contradictorios hasta los aparatos se sonrojan”[1].

Por otra parte, (entre las frases desafortunadas) en un acto en una clínica del municipio de Apatzingán, José Manuel Mireles, exlíder de autodefensas de Michoacán, ahora subdelegado del ISSSTE, de quien han aparecido fotografía con los líderes del CJNG, se refirió a la propuesta de que los servicios del ISSSTE, por los que cada derechohabiente paga 412 pesos al mes, fueran extendidos hasta a cinco mujeres por afiliado, a las que llamó “pirujas” y a quienes acusó de demandar atención médica costosa por enfermedades crónicas.

Así lo dijo: “hay que atender a la primera, yo les digo de otra manera porque soy terracalenteño, hay que atender a la primera piruja, a la segunda piruja, a la tercera, a la cuarta y hasta a la quinta”. Aunque después se disculpó, varias legisladoras siguen pidiendo su renuncia[2].

La imperdible entrevista de Jesusa Cervantes a Muñoz Ledo ayuda mucho a quienes quiere entender cómo se mueven los hilos de la política en la Cuarta Transformación. “¡Imagínate que no ceda Monreal y nos dé una cachetada de dignidad no aprobando esta ley!” le argumentaba Mario Delgado cuando, junto con Tatiana Clouthier, se reunieron con Porfirio para convencerlo de no promover el cambio en el artículo 17… además, agregaba Delgado, “el Presidente está enojado”.

Como dato curioso, cita Jesusa, “Mario Delgado, coordinador de Morena, y Pablo Gómez, a quien se atribuye la modificación a la ley, nunca subieron a defender a Porfirio Muñoz Ledo cuando todos lo atacaban, o a la misma ley”. Lo dejaron abrumadoramente solo.

“Allá abajo, soy más peligroso”, les advierte Muñoz Ledo

Cabe destacar que uno de los más duros críticos de la política migratoria del presidente López Obrador ha sido precisamente Porfirio Muñoz Ledo, en la mencionada entrevista afirmó que “La Constitución está arriba del señor Trump; ordena, exige parar a los migrantes. No es cierto que se les esté facilitando, se les está deteniendo y persiguiendo para cumplir instrucciones de Estados Unidos. ¡Esa es la verdad, todo mundo lo sabe! Si nosotros decimos que no hemos aceptado ser el tercer país seguro, es falso, porque en los hechos sí.”

Si en “la mañanera” alguien preguntara de esto al Presidente, seguramente respondería que él respeta mucho a Porfirio, y que prefiere no opinar o polemizar con el tema “porque es muy respetuoso de la separación de los poderes”. Sería tal vez gastar la oportunidad; o al menos que, como ya lo ha hecho cuando, ante una pregunta de un colega de la que dijo que no opinaría, aprovechó para calificar de “vergüenza” lo que estaba ocurriendo en la cámara de diputados.

En lo que la reportera de Proceso considera un abierto mensaje al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores –Marcelo Ebrard–  quien por instrucción presidencial es el responsable de la política migratoria, Porfirio dijo “Allá abajo yo soy muy peligroso. El que quiso bajarme, no sé quién, se va a arrepentir. Ahí sí soy peligroso para los intereses creados. Abajo sí, me hicieron un gran favor”. El gran político, estratega, que es Marcelo Ebrard, tendrá que tomar en cuenta esta advertencia, o ¿también estará dirigida al Presidente?

Además, Porfirio negó a la revista Proceso que haya aceptado no quedarse otros seis meses por el “manotazo” de Andrés Manuel López Obrador, sin embargo afirmó que “Hasta ahora el Ejecutivo no ha influido en el Legislativo, pero que la Secretaria de Gobernación sí lo intentó. Por eso el gobierno debe de entender que para conseguir las reformas de fondo planteadas por la llamada Cuarta Transformación, es necesario equilibrar las decisiones tomadas ‘a mano alzada’ con las legislativas, donde se harán realidad”. Así o más claro.

[1] https://www.milenio.com/politica/porfirio-munoz-ledo-chinguen-madre-legislar

[2]  https://www.animalpolitico.com/2019/09/piden-renuncia-mireles-pirujas-issste/