El documental se encuentra en la vida misma: Alberto Cortés

“No dejen de investigar acerca del tema que tienen en mente” y “Los espero hoy en la noche en la exhibición de mi última película” fueron las recomendaciones que Alberto Cortés dio a sus alumnos

Foto: Ana Martina Ortiz
11 septiembre 2017 | 20:43 hrs | Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver.- El maíz en tiempos de guerra; Tijuana, sonidos del Nortec y Corazón del tiempo fueron las tres películas de la Retrospectiva de Alberto Cortés que se exhibieron dentro de la Semana de Cine Mexicano en tu Ciudad, con ello y el taller de documental que el laureado cineasta impartió en el Ágora de la Ciudad se convirtió en la figura central de dicha actividad que concluyó el domingo 10 de septiembre.

“No dejen de investigar acerca del tema que tienen en mente” y “Los espero hoy en la noche en la exhibición de mi última película” fueron las recomendaciones que Alberto Cortés dio a sus alumnos de cuatro días antes de comenzar la plática que se presenta a continuación:

¿Cuáles fueron los fundamentos básicos que impartió?

Impartí las reglas básicas de cómo plantear un documental, cómo desarrollarlo, hacer una preproducción y finalmente rodarlo y editarlo.

Todo fue a marchas forzadas porque en cuatro días no se puede profundizar mucho, sin embargo me encontré con un grupo interesante de jóvenes, algunos ya con experiencia por lo que pude hablar de cosas muy concretas. En algunos casos vimos trabajos de ellos, en otros vimos trabajos míos, y así con ejemplos y la propia práctica pude conocer las necesidades y las dudas que ellos tenían o qué problemas se han planteado para hacer un trabajo de este tipo.

Foto: Ana Martina Ortiz

¿Qué es lo más importante para hacer un documental?

Tener muy claro el tema y más allá del tema cómo lo quiere uno contar, es decir cómo lo va a filmar, qué tipo de imágenes va a usar, si va a usar más entrevistas o más imágenes del caso que desarrolla, en fin todos los elementos que finalmente hacen posible que una película sea clara, exprese un problema, lo desarrolle y finalmente concluya. Todos esos son los elementos que debe tener cualquier película.

¿Quién realice un documental qué formación debe tener, ya sea de periodismo o de cineasta; o basta con tener las ganas de hacerlo?

Yo creo que un poco de todo. Del periodismo tomo la investigación, cómo conocer y cómo adentrarse en el tema.

Por otra parte, una escuela de cine nos enseña los elementos básicos de cómo se cuenta una historia con imágenes. Lo que yo trate de enseñar aquí es cómo se cuenta con los elementos cinematográficos que contamos.

¿Dónde se encuentran los temas de los documentales?

En la vida misma. Vivimos en un país como México y en general en el mundo donde hay tantas temáticas, porque existen muchos problemas con tanta violencia y tanta injusticia. Un poco el documental es observar la vida misma y de ahí pueden salir muchas ideas y muchos temas.

Durante el taller se tocaron varios temas interesantes factibles de convertirse en documental. Alguien hablaba sobre el acoso femenino, otro sobre un alpinista desaparecido y uno más acerca del vestido típico de Xalapa.

Yo lo que les decía es que cualquier tema es bueno siempre y cuando lo cuentes bien, pues finalmente el cine es una mirada, un punto de vista que después lo vas a compartir con otros espectadores, entonces mientras tu punto de vista esté más fuerte, más fincado, más bien analizado, más bien investigado, evidentemente saldrá mejor.

Foto: Ana Martina Ortiz

¿Qué tanto prestigio tiene el documental en México?

Yo creo que el documental ha ganado mucho terreno en los últimos años. Antiguamente la gente veía el documental como algo aburrido, algo informativo, algo educativo y que no era para divertirse ni para entretenerse. Ahora ha cambiado porque hay mucha gente que ha empezado a saber disfrutar del documental, o tal vez no a disfrutar porque hay temas muy crudos, pero sí interesada en ver documentales que estén bien investigados y que aporten cosas para entender qué es lo que nos está pasando como país.

El cine mexicano está muy vivo. Hay películas buenas, malas y regulares, pero también hay un buen número de películas interesantes que la gente debería acercarse a verlas.

¿Cuál fue la recomendación final que dio a sus alumnos?

Que investigaran más, que antes de salir a filmar pensaran más sus temas, sus historias, se cuestionaran más y se hicieran más preguntas porque finalmente cuando uno ve una película uno siempre se pregunta por qué hicieron esto o por qué metieron esto. Por ello les proponía que se pusieran en el lugar del espectador y antes de que saquen la película cuestiónenla, pregúntense, háganse preguntas como si estuvieran del otro lado y eso creo que va a acabar por enriquecer el trabajo.