El dilema del PRI ¿Héctor o José?

30 octubre 2017 | 22:30 hrs | Javier Roldán Dávila

En este caso, la maldición no se acaba tragando sapos

Partamos del supuesto, al margen de que se han mencionado candidaturas emergentes como las de Miguel Alemán Magnani y Juan Manuel Diez Francos, de que el escenario del PRI en Veracruz, se cierra a dos precandidatos para la gubernatura: los senadores Héctor Yunes Landa y José Francisco Yunes Zorrilla.

Aunque simpatizantes de la misma causa y portadores de un apellido-marca, ambos personajes tienen un perfil acusadamente diferente.

De 59 años de edad, Héctor es un abogado formado en la Universidad Veracruzana con algunos posgrados en el extranjero, su estilo se caracteriza por ser entrón y es señalado de abusar del epíteto, ha hecho de la crítica al gobierno de Yunes Linares el leitmotiv de su campaña.

Por el contrario, José es un político sereno (sus detractores señalan que en exceso), que se formó profesionalmente en el ITAM y aunque cuenta con un posgrado en la Universidad de Columbia, no es reconocido en el ámbito de la finanzas como un tecnócrata puro. Con 48 años de edad, mantiene una postura más cauta respecto de la actual administración.

Los dos han sido derrotados electoralmente pero han sabido recuperarse, conocen la entidad palmo a palmo y cuentan con simpatizantes en casi todos los seccionales priistas.

Sin embargo, hay un factor que será determinante a la hora de elegir: sus negativos y esto no tiene otra vertiente, que el grado de relación que hayan establecido con el duartismo.

Resulta obvio que los dos senadores dirán que se desmarcaron del infame sexenio, pero corresponderá al ‘dedo’ elector, ponderar quién salva mejor el escollo, no hay de otra.

Posdata: ¿y si ni uno pasa la prueba del ácido?, ¡pa su mecha!

*Esta es opinión personal del columnista