El Cártel de la Toga

14 julio 2018 | 19:36 hrs | | Tomás Mundo


Por Tomás Mundo

Ahora que tuve la oportunidad de estar nuevamente en ese extraordinario país, Colombia, y más particular, en Medellín, ciudad caracterizada por la cálida recepción y hospitalidad del “Paisa”.
Asistí a la Pasantía Internacional en Estrategias de Interrogatorio y Contrainterrogatorio, ahí platiqué, entre otros temas, con su Director General Rubén Acosta el tema que se puso de moda ahí: “El Cártel de la Toga” y empecé a documentarme y a conocer más el tema.
Este tema es considerado en Colombia como el mayor escándalo de corrupción en la justicia de ese país.
Cómo funcionó en ese país “el Cártel de la Toga”.
“Gustavo Moreno deberá responder por los delitos de conspiración para lavar de dinero, conspiración para cometer fraude en giros bancarios y fraude bancario”.
Once meses después de la captura del exjefe anticorrupción de la Fiscalía, Luis Gustavo Moreno, este jueves 17 de mayo se hizo realidad su extradición. El exfuncionario fue enviado a Estados Unidos tras el pedido de la Corte del Distrito Sur de la Florida. Moreno deberá responder por los delitos de conspiración para lavar de dinero, conspiración para cometer fraude en giros bancarios y fraude bancario.
El pasado 3 de mayo, el presidente Juan Manuel Santos firmó una resolución ejecutiva con la que dio luz verde a la extradición del que es considerado la pieza fundamental en el entramado de corrupción que habría surgido en la Corte Suprema de Justicia. La petición del país norteamericano se basó en las grabaciones hechas por la DEA el año pasado, en las que se evidenciaría que Moreno y el abogado, Leonardo Luis Pinilla (también solicitado en extradición) pedían dinero al exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons Muskus para frenar un proceso penal en su contra por actos de corrupción durante su administración en el departamento.
Según el gobierno de Estados Unidos, tanto Pinilla como Moreno se aliaron para abusar de la posición del entonces jefe anticorrupción de la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez y así  enriquecerse a cambio de información y un trato favorable en el caso contra Lyons. La solicitud de extradición precisa que Pinilla contactó a Lyons mediante una aplicación de mensajería instantánea para pedirle dinero a nombre de Moreno. En esa conversación se pactó una reunión en Miami, Estados Unidos.
Estos hechos se dieron a conocer a la opinión pública el 27 de junio del año pasado, cuando Moreno fue detenido en su propia oficina. Luego, el 15 de agosto, el fiscal Néstor Humberto Martínez en simultánea con los magistrados José Luis Barceló, Rigoberto Echeverri y Eugenio Fernández Carlier desde la Corte Suprema, anunciaron que algunos exmagistrados, en asociación con abogados litigantes, habrían creado una organización para pedir millonarias sumas de dinero a cambio de dilatar procesos judiciales al interior del alto tribunal.
El pasado 5 de mayo, el presidente Santos ratificó la orden de extradición, mediante la resolución 086 de 2018, asegurando que es claro que Moreno ya acabó su proceso de colaboración con la justicia colombiana. Es decir, que el exfiscal ya contó todo lo que sabe de cómo personas, entre ellas varios congresistas, quienes habrían pagado millonarias sumas de dinero a cambio de que magistrados del alto tribunal intervinieran en procesos judiciales en su contra.
En el documento queda claro que el caso del exfuncionario de la Fiscalía cumplió con los requisitos que exigió el propio Juan Manuel Santos cuando avaló, en marzo de este año, la extradición de Moreno. En ese momento, el primer mandatario estableció que, antes de que el exfiscal pasara a ser custodiado por la DEA, debía contarle todo lo que sabía sobre el cartel de la toga a la justicia colombiana para no dejar ninguno de los procesos, que son de talla mayor, en suspenso.
El pasado 29 de noviembre de 2017, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia dio luz verde a la extradición, tras verificar que se cumplieron todos los requisitos de ley y luego que el propio Moreno pidiera que el trámite se realizara de manera rápida. En ese momento, la Corte precisó que la entrega a las autoridades de los Estados Unidos, tanto de Moreno como de Pinilla Gómez, están condicionadas “al compromiso, por parte del Gobierno de los Estados Unidos, de mantenerlos disponibles para que las autoridades judiciales colombianas amplíen testimonios y practiquen las diligencias que consideren necesarias en desarrollo de los procesos que adelantan en el país”.
Pareciera que eso mismo pretende implementarse en Veracruz con la designación de un fiscal anticorrupción a modo, que desde ya sabemos -pese a que se diga que lo designa el congreso local- en quien recaerá tal designación democrática; desde ya se puede adelantar que será un funcionario que despacha en la fiscalía general.
Por su parte, los magistrados nuevos a los que se les quiere nombrar, son jueces que habría que revisar sus currículum a ver si más allá de dejar en prisión, curiosamente, a todos los ex funcionarios Duartistas, tienen la experticia para ocupar esa magistratura; porque curiosamente ya se cuentan con varios magistrados que antes fueron jueces de control, y también libraron órdenes de aprehensión contra todo aquello que sonara a ese sexenio. Que aclaro, no defiendo. Que se les siga el proceso a cada uno.
Otros aspirantes, habría que revisar si aparte de ser jueces, no influye que sean compadres de algún ex candidato.
Sea la decisión que se tome, al designarlos, no todo está perdido; los que se oponen a tales nombramientos pueden acudir a entes internacionales a denunciar tales hechos.
Así funcionaba el Cártel de la Toga en Colombia. Y se desarticuló
Por eso digo que no todo está perdido, solo hay que litigar este tema internacionalmente.
Y llevar precisamente a esas instancias esta inconformidad, y no permitir que se repita en Veracruz esa misma historia que vivió el Pais Sudamericano.