El “califato” de Veracruz

8 octubre 2017 | 20:10 hrs | Por Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez

POR SI ACASO…

AUNQUE EN Veracruz la minimizan, lo cierto es que la renuncia de Margarita Zavala al Partido Acción Nacional traerá repercusiones a la elección local que se avecina, y no porque la esposa del ex Presidente Felipe Calderón sea un imán que atraerá, irremediablemente, a panistas inconformes con Ricardo Anaya, sino porque verán en la circunstancia una manera de pintar su raya con el grupo gobernante que busca acaparar posiciones, no 8 sino 26 o 32 años –heredando el poder de abuelos a hijos y nietos-, como ya ocurrió en la pretérita contienda para alcaldes, y entre los inconformes se inscribirán diversos liderazgos “blanquiazules” que, seguramente, encabezará el diputado Federal, Francisco Gutiérrez de Velasco a quien “bloquearon” la posibilidad de disputar la alcaldía del puerto
de Veracruz debido a la imposición de Fernando Yunes Márquez. Aún se recuerda cuando Paco Gutiérrez hizo un llamado en Marzo del año en curso al dirigente Estatal del
PAN, Jesús Mancha Alarcón y al líder nacional, Ricardo Anaya para que evitaran que Yunes Márquez fuese el abanderado de ese instituto a la alcaldía porteña, argumentando que esa postulación no beneficiaba a Acción Nacional y si a la familia Yunes Linares-Márquez que busca instaurar un “califato” en la Entidad, repartiéndose los cargos de elección popular entre ellos y un grupo selecto, e ignorando a la militancia de muchos años que dieron vida y consistencia al “blanquiazul” en el Estado. La convocatoria no fue atendida, y el Senador con licencia es, ahora, el Presidente Municipal electo del puerto de Veracruz -y su
otro hijo el precandidato a la gubernatura-, por lo que antes de tomar posesión su padre, el Gobernador ya anunció la remodelación del paseo del malecón para equiparárselo a la
parte que le corresponde a su otro hijo en Boca del Río, maquillando solo la conurbación como si las colonias porteñas no carecieran de un sinfín de beneficios, entre otros
una pluvial que impida las anuales inundaciones.

FUE TAL la presión que Gutiérrez de Velasco ejerció contra los Yunes –apoderados, actualmente, del PAN veracruzano y, ahora, paralelamente del PRD a cuyos dirigentes da
migajas-, que por esos días declaró haber registrado su aspiración para contender por la candidatura a la alcaldía porteña (pese a los Yunes), pero que declinaría para dejarle
el espacio a Francisco Ávila Camberos, ya que Acción Nacional ganaría de calle la presidencia municipal tras el buen recuerdo que tienen los ciudadanos por el extraordinario trabajo que hizo Ávila a su paso por esa presidencia como el segundo presidente municipal del PAN, y en ese tenor, el buen Paco pidió que el otro pre candidato, Fernando Yunes Márquez hiciera lo propio anteponiendo los intereses del “blanquiazul” y de la ciudad de Veracruz a sus intereses personales o de su grupo: “respetuosamente le pido a Fernando, que es un gran joven, que al igual que yo, decline sus aspiraciones a favor del ingeniero Ávila
Camberos y así juntos los tres hagamos que el PAN sea invencible”. Pero lo ignoraron, y Fernando Yunes ganó con toda la fuerza del Estado y ante la necedad del Movimiento
de Regeneración Nacional que desoyó a las bases. Gutiérrez de Velasco es seguidor irreversible de Margarita Zavala, y seguramente, sin renunciar al PAN –tal vez- trabajará a favor de su candidatura, como lo harán los llamados Senadores (y diputados) rebeldes que apoyan al calderonismo, pero que lo harán desde adentro, esto es, “para que la cuña apriete”.

LO SABE la dirigencia Estatal “blanquiazul” que, innecesariamente se apresuró a descartar que la renuncia de Margarita Ester Zavala Gómez del Campo pudiera engendrar una “fuga de panistas” en el Estado para apoyar sus aspiraciones, y tal vez tenga razón el vocero José Manuel Siu Vargas, aunque se equivoca cuando supone que la ex primera dama carecerá de respaldo en territorio Estatal, ya que, incluso, otros panistas que renunciaron, recientemente,
ante la imposición de Miguel Ángel Yunes Linares como candidato a Gobernador, entre estos Juan Bueno Torio, han externado su decisión de sumarse al proyecto de la esposa de
Calderón. A Zavala se unirán quienes han contendido por algún cargo de elección popular en la Entidad de manera independiente, pero que han sido avasallados ante la falta de
respaldo económico y liderazgos. Por lo pronto, Paco Gutiérrez de Velasco es quien encabezaba la estructura en apoyo a Margarita Zavala como precandidata a la presidencia de la República por el PAN, y aunque se ignora si renunciará a ese instituto, si no lo hiciera difícilmente torcerá su respaldo a favor de Ricardo Anaya, a quien critica, lo mismo que a la familia Yunes por haberse apoderado de un instituto que en el pasado aglutinó a personas que realmente deseaban un cambio y no solo el poder para satisfacer conductas egocéntricas sin aportar nada a la sociedad.

ES INDISCUTIBLE que Margarita Zavala difícilmente podrá ganar la Presidencia de la República como candidata independiente, pero tampoco el Frente Ciudadano por México la tendrá fácil, y menos si el abanderado presidencial resulta ser Ricardo Anaya, como está proyectado, lo que acerca el triunfo al Movimiento de Regeneración Nacional, con Andrés Manuel López Obrador a la cabeza, o al PRI si José Antonio Meade es ungido, sobre todo por su pasado como integrante del gabinete de Felipe Calderón y, ahora, de Enrique Peña Nieto. Meade, el aspirante híbrido es bien visto por militantes de PAN –inconformes con Anaya Cortez- y del PRI, lo que le fortalece de cara al “destape” que será finales de Diciembre.

DE SER así, la postulación de José Francisco Yunes Zorrilla se fortalece y afianza rumbo a la gubernatura del Estado, pues aquellos panistas dolidos con Anaya por la renuncia de Margarita Zavala al PAN, no votarán por ese partido pero, tampoco, lo harán por el Movimiento de Regeneración Nacional sino por el PRI, mientras que los perredistas en
contra del llamado Frente Ciudadano por México lo harán por Andrés Manuel López Obrador. El voto por lo tanto, en 2018, se atomizará, y quienes mayor ventaja obtendrán,
serán, sin duda, el PRI y MoReNa, en tanto el frente, desgastado con la salida de Zavala comenzará a hacer agua, y en Veracruz, salvo que postulen a Dante Alfonso Delgado
Rannauro a la Gubernatura, corren el riesgo de perderla, ya que aunque el hijo de Miguel Ángel Yunes ha realizado un “impecable maquillaje” en Boca del Río, su mal carácter y
antipatía lo hacen el menos a propósito para disputar la primera magistratura del Estado. Así de simple. OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es la opinión personal del columnista.