“El Bukanans”, nuevo objetivo

25 julio 2017 | 8:36 hrs | Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio

Contrario a lo que muchos en Veracruz suponían, la audiencia que tuvo lugar el pasado sábado, en el caso que sigue la PGR contra el exgobernador Javier Duarte de Ochoa, tuvo muy poco eco en los medios nacionales. *** Algunos analistas sugieren que ya casi todo lo que se tenía que decir de este personaje se ha dicho, y que lo más relevante de dicha audiencia fue la relación de “anécdotas” delictivas, que interesaban más a los medios veracruzanos, pues en ella se vinculan a personajes de la vida pública de la entidad que siguen en libertad. *** Para los medios nacionales el tema de Javier Duarte entra en un impasse, pues en los próximos seis meses serán escasas las noticias sobre este tema, acaso algún recurso presentado por la defensa, o la insistencia de los fiscales para que el procesado sea trasladado a una prisión federal. *** En los próximos días habrá de celebrarse una audiencia más, pero ésta será para establecer si se concede la suspensión definitiva a Duarte, contra las órdenes de aprehensión que otorgara el Poder Judicial de Veracruz, algo que ya se preveía, pues se refieren a delitos que no consideran la prisión oficiosa y que además no tienen un sólido sustento. *** El tema, con seguridad, será minimizado por el gobernador, quien ya decidió montarse en la investigación federal, esa sí más sólida, producto del trabajo de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, y no –como lo quiere hacer creer- por las denuncias que presentó el propio Miguel Ángel Yunes Linares. *** La fiscalía federal no está haciendo concesiones en este proceso; está dando minuciosos detalles de todas las operaciones financieras que realizaron, no sólo el exgobernador de Veracruz, sino sus presuntos cómplices. *** A final de cuentas el mensaje parece ser: “Así como lo estamos haciendo con Duarte, lo podemos hacer con cualquier otro actor político en el país. Todos tienen las manos sucias”. Muchos deben estar poniendo sus barbas a remojar.

* * *

Le funcionó en el caso de los homicidas de los agentes de la Policía Federal, en Cardel. En el momento en el que el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, supo que las fuerzas federales tenían pistas muy concretas sobre el paradero de los responsables, salió a hablar con los medios para ofrecer una recompensa económica a quien ofreciera información sobre ellos.

Pocas horas después se daba a conocer que en un operativo en la ciudad de Puebla habían sido detenidos todos los responsables. La recompensa, por supuesto, no se la llevó nadie, pues la captura fue producto de las labores de inteligencia de las corporaciones federales.

Este fin de semana, en reunión del Grupo de Coordinación Veracruz, los mandos de la Marina, el Ejército y la Policía Federal confirmaron que estaban tras la pista de uno de los más importantes capos en el negocio del “huachicoleo”, cuyo centro de operación se ubica en la colindancia de los estados de Veracruz y Puebla.

Se trata de Roberto de los Santos de Jesús, alias “El Bukanans”.

Una vez enterado de que las fuerzas federales lo tenían localizado y que podría ser capturado en pocas horas, Yunes Linares salió a ofrecer una nueva recompensa para quien ofreciera información sobre ese personaje, ligado con Los Zetas, pero jefe de su propia banda.

Apenas el pasado viernes, “El Bukanans” escapó de un operativo para capturarlo, en el municipio de Vicente Guerrero, del estado de Puebla. En el enfrentamiento murieron cinco personas, cuatro de ellos elementos de la seguridad del capo, y un elemento de la Marina.

Este lunes lo volvieron a intentar… y volvieron a fallar.

Cerca de la una de la mañana, en el municipio de Esperanza, también en Puebla, fuerzas militares ubicaron una casa de seguridad, donde se resguardaba “El Bukanans”. Al acercarse fueron recibidos a tiros, lo que provocó un enfrentamiento, que dejó como saldo la muerte a cinco elementos de la seguridad de Roberto de los Santos, quien una vez más logró escapar, aunque hay versiones en el sentido de que resultó herido.

El caso de “El Bukanans” es singular, no sólo porque ha hecho crecer su imperio tanto en Veracruz como en Puebla, sino porque las autoridades lo tienen plenamente identificado desde hace varios años. Saben, por ejemplo, que fue policía municipal de Veracruz (sí, de esas corporaciones que prometió Yunes Linares reactivar), en los ayuntamientos de Acultzingo, Ciudad Mendoza y Río Blanco, durante casi diez años.

Al referirse a este personaje y anunciar la recompensa que se otorgaría a quien informara sobre su paradero, mientras daba algunos de sus antecedentes, el gobernador de Veracruz evadió el tema de su paso por las corporaciones policiacas de Veracruz y se limitó a comentar que en sus orígenes “trabajó de albañil”.

Luego de dominar a fondo la actividad policiaca, De los Santos optó por “negocios más lucrativos” y tras asociarse con Los Zetas inició la formación de un importante imperio, dedicado esencialmente al robo y venta de combustible, aunque también se da tiempo para el secuestro, la extorsión, el robo de vehículos y hasta el robo con violencia.

“El Bukanans” se convirtió en un objetivo prioritario a partir del 9 de marzo, cuando al parecer ordenó secuestrar y asesinar a tres agentes antisecuestros en el municipio de Atzizintla, Puebla, y cuyos cuerpos sin vida aparecieron en territorio veracruzano.

Las fuerzas federales saben cuál es el territorio en el que se esconde Roberto de los Santos, y aunque se les ha escapado ya en tres ocasiones, confían en que pronto habrán de capturarlo, pues además han detectado que el grupo que lo protege está muy mermado, no sólo por los que han caído en los enfrentamientos, sino porque algunos otros han decidido desertar.

De ser detenido, sin duda será un importante avance en la guerra que inició el gobierno federal contra las bandas “huachicoleras”.

* * *

Epílogo

Los productores de azúcar pueden estar tranquilos. Tienen en el Senado a quien los represente y los defienda. En reunión de trabajo con el dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Industria Azucarera, Adrián Sánchez Vargas, y con los secretarios seccionales del gremio, Pepe Yunes Zorrilla anunció: “No vamos a aprobar ni a ratificar desde el Senado ningún acuerdo comercial que no lleve el respaldo de los azucareros”. *** La violencia en el sur de la entidad sigue incontenible. En Minatitlán se reportaron cuatro ejecuciones, entre el domingo y el lunes. Tres cuerpos fueron encontrados sin vida en la zona rural, en la comunidad Liberales y ejido Pimienta. Los tres cuerpos presentaban signos de tortura y disparos en la cabeza, y fueron encontrados en la parte trasera de una camioneta Nissan tipo redilas. Horas más tarde fueron identificados. Dos eran originarios de Michoacán. Este lunes, un policía de Jáltipan fue abatido a balazos cuando salía del área de urgencias de la clínica del IMSS en Minatitlán. Varios sujetos que llegaron al lugar a pie, le hicieron varios disparos. La víctima fue identificada como Jorge Miguel Lemarroy Arroyave. *** La situación se complica, mientras nuestras autoridades insisten en que se trata de simple “percepción”.

filivargas@gmail.com

*Esta es opinión personal del columnista