El avión que no tiene ni Obama 

18 enero 2020 | 8:04 hrs | | Gilberto Haaz Diez


De Steve Jobs: Si tú lo deseas, puedes volar, solo tienes que confiar en ti mismo. Camelot

 

Por Gilberto Haaz Diez 

No es el avión presidencial que al presidente y su 4T se le ha atragantado, porque no sale ni en rifa, aunque ahora en esta mañanera le entró otra ocurrencia, me dicen, porque yo no la veo tan temprano, que AMLO propuso rifarlo en la Lotería Nacional por 6 millones de cachitos de billetes de 500 pesos. Para Ripley. Asegura además, que el que se lo saque (sin albur), el gobierno le incluye un paquete de uno o dos años de operación. Creo que en mi garaje no cabe, y estaría perrón donde guardarlo, ahí queda la propuesta. Pero no me refería al avión que no tiene ni Obama, ayer por las redes sociales se vio un video donde un avión Boeing 727 circulaba por la autopista México-Puebla-Orizaba, en tierra, resguardado por policías federales y cuidándolo, no de la maluria, porque ese no se lo pueden llevar, cuidándolo de que pudiera pasar en el ancho en las casetas y en los carriles. El video impresiona cuando cruzan una caseta de paga. Anunciaron las autoridades del Ayuntamiento que lo traen a Orizaba a una zona llamada Campo Cerritos como un gran atractivo, porque servirá para una cafetería o para biblioteca para niños, un comensal con quien platicaba me decía que ojalá y no cobren la entrada y dejen que el pueblo, aquellos que no se han subido a un avión, lo puedan conocer por dentro y hacerlo gratuitamente. Viene por partes, dice la información, y lo ensamblarán integrantes del programa Mexicánicos de Discovery Channel.  

 

EL AEROPUERTO ORIZABEÑO

 

Hace muchos años, frente al aeropuerto de Ciudad de México exhibieron también un avión que sirvió de cafetería y restaurantería Wings. Era un atractivo y muchísima gente iba a tomarse un café solo para conocer los espacios interiores del avión. Hay en muchas partes del mundo, solo abran Google y pregunten, aviones cafeterías y aviones bibliotecas y restaurantes. Qué el cobro sea modesto, si lo harán, y si es cafetería pues a lo que consuman. Un buen atractivo para esta ciudad que tiene un excelente turismo, seguro vendrán más. También, entre el maremágnum del avión que caminaba la autopista, me enviaron una fotografía de lo que en 1933, presente lo tengo yo, fue una pista de aterrizaje en Orizaba, llamada Barberán y Collar, relato que ahora leo de Benjamín Maciel Gómez. “El Campo aéreo de Orizaba “Barberán y Collar, localizado en terrenos que fueron de la extinta fábrica textil de Los Cerritos, precisamente frente a la actual iglesia de san Juan Bautista. El nombre que le impusieron: Campo Aéreo “Barberán y Cóllar” fue en honor de dos pilotos españoles: Mariano Barberán y Joaquín Collar, quienes, después de batir el récord mundial de vuelos aéreos sin escalas de Sevilla a México, murieron trágicamente el día 20 de Junio de 1933, en las estribaciones del Pico de Orizaba con su avión denominado “el Cuatro Vientos. En aquel tiempo, dirían en Misa, las avionetas volaron sobre esta ciudad que no puede tener pista, porque está rodeada de cerros y cerros y fuertes vientos y son peligrosos para la aviación. “Como parte de los festejos se permitía a algunas personas volar junto a los pilotos, mediante un pago simbólico que se aplicaba a los gastos del comité organizador. De pronto, la alegría de la celebración se vio ensombrecida por una desgracia sufrida por el aparato XEB-Teresita que, después de vistosas maniobras, cayó en un matorral cercano, dejando levemente herida a una dama orizabeña que iba junto al piloto y que, según algunos testimonios (sin confirmar) era la misma Emperatriz del Aire. El campo Barberán y Collar, unido a los campos aéreos de Córdoba, Huatusco y Jalapa, funcionó por poco tiempo con vuelos de 11 de la mañana a 3 de la tarde, diariamente, en frágiles y vistosas avionetas pintadas en negro y rojo, propiedad, como ya se apuntó, de D. Francisco Buch de Parada dueño y gerente de la compañía “Transportes Aéreos Veracruz Teziutlán”.

www.gilbertohaazdiez.com

 

 

Esta es opinión personal del columnista