El auto más caro del mundo vale 15 millones de euros

Pagani Automobili construyó tres unidades del Zonda HP Barchetta

31 enero 2018 | 11:47 hrs | Infobae | Vida y estilo

En enero de 2018, el auto más caro del mundo ya no es más el Sweptail. Por el Pagani Zonda HP Barchetta dos compradores pagaron 15 millones de euros cada uno (18,6 millones de dólares), según publica el sitio Autoblog. El modelo cúspide en la abundancia y la obscenidad de la industria automotriz es obra del constructor y empresario argentino Horacio Pagani. Nació como un obsequio personal a su cumpleaños número 60 y para decretar la despedida perpetua, el adiós al último ejemplar de la especie Zonda.

La versión que certifica el fin de la gama Zonda debía emitir un concepto superador. El HP Barchetta es la evolución y el zenit. Lo comprueba el desembolso millonario. Había nacido en 1999, su producción formal había cesado en 2011 con la fabricación de su sucesor, el Huayra, pero la magnitud y el hipnotismo por el Zonda se vislumbra en las producciones especiales y en los one-off. El diseñador nacido en Casilda, Santa Fe, se regaló la última edición del deportivo que bautizó con sus siglas: el Pagani Zonda HP Barchetta es un homenaje que apela a la pureza, a la emoción y a la naturaleza de su nombre.

En sus 18 años de producción, sus versiones distintivas habían consumido la denominación de “edición especial”. El HP Barchetta se transformó en la máxima expresión del concepto. Recibe el calificativo Barchetta por primera vez en la historia de Pagani, en sintonía con el legado de otros fabricantes de deportivos premium. Es un Zonda sin precedentes: su parabrisas recortado y la ausencia total del techo entrega a los dos ocupantes a la suerte del viento, sus ruedas traseras carenadas que se esconden dentro de la carrocería y los tapizados en tela tipo Tartán como tributo a los revestimientos del Fecha del Plata, el auto ícono de Juan Manuel Fangio.

Horacio Pagani se fabricó uno para él y subastó otros dos en una selección de propietarios de modelos Pagani Automobili. No fue una compulsa abierta ni simultánea. Los interesados enviaban su oferta en sobre cerrado. “Creo que si Horacio hubiese puesto un número equis de precio de este Zonda -digamos 20, 10, 5 o 2 millones- todo el mundo lo compraría, porque este auto es especial, ya que lleva puesto toda su calidad. Por lo que este vehículo se ofrecerá silenciosamente en privado a pocos clientes en todo el mundo”, admitió Brett David, CEO de Prestige Imports en Miami, donde se conservó la unidad del HP Barchetta que desfiló Pagani en la edición 67° del Concurso de Elegancia de Pebble Beach.

David explicó que la oferta no solo valoriza el dinero. Hay una serie de factores más abstractos que no se comercializan, ni se compran, ni se venden. “Podemos decir que es un auto que vale unos 15 millones de dólares. Pero es más que un auto, es una pieza de arte de colección. Si vienes con 20 millones de dólares pero no has comprado uno de su marca anteriormente, no creo que el señor Pagani permita que te lo lleves. En una situación así, hay muchas cosas en juego, más que el propio dinero”, imaginaba el director ejecutivo de la casa importadora en septiembre del año pasado.