El arzobispo Hipólito

24 noviembre 2017 | 10:10 hrs | Gilberto Haaz Diez

*No importa cuán alto lleguemos, siempre nos miran hacia abajo. Camelot

Hipólito Reyes Larios, que cobra sus chambas eclesiásticas como Arzobispo de Xalapa, nativo de Ciudad Mendoza, de familia muy querida y apreciada, tanta que un hermano suyo, Melitón Reyes Larios, lo lanzaron de candidato a la presidencia de ese pueblo, y ganó, por el PAN-PRD, cuando todos le decían que iba a perder, gracias también a los rezos del brother; a sus 72 años trae una fuerza de chamaco, quiere ya comience su Administración, para poner de cabeza a ese pueblo y dejarlo tan hermoso como quedó Orizaba. Este hombre, que lleva la Palabra de Dios, comentó hace nada de la violencia en el país y nuestro estado. En una homilía jalapeña, en domingo de misa dijo: “Es necesario valorar el don de vida, cuidar la vida propia y la de los demás”. En tiempos que el país se nos deshace entre las manos, y Octubre, que debía ser el mes de las lunas más hermosas, fue el de más muertes por asesinatos, hubo en mi México lindo y qué herido, 764 homicidios dolosos, y  23 mil 968 de enero a octubre de 2017. Peor que en Irak. Luego, allí mismo se quejó de la baja audiencia de la feligresía, que en el país el 80 por ciento de la gente profesa la religión católica y de ellos, solo el 10 por ciento va a las misas dominicales, y eso cuando hay bodas, quinceaños y bautizos. Y luego gorra de comida o algo (eso es mío). Gachos.

 EL GORDO DE MOLINA

 Juan Carlos Molina Palacios, líder de la Liga de Comunidades Agrarias en Veracruz, un hombre políticamente priísta, que suele decir: ‘Soy totalmente priísta’, como aquellos que dicen: ‘Soy totalmente palacio’, dos veces galardonado con un premio nacional por el presidente Enrique Peña Nieto, por tener los mejores animales de caché, de los que se llevan a las exposiciones mundiales, como las de Fort Worth, y triunfan. Sus ganaderías, Rosa de Alba y Las Perlas, de ganado Beefmaster, veracruzanas ambas, han ganado en Australia, Estados Unidos, Canadá, Colombia y Brasil.  Hombre institucional, que lo mismo se le ve con el gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, en eventos ganaderos, como con los otros dos Yunes, los rojos que no son de Cincinnati, uno de Soledad de Doblado y el otro de Perote. En Tierra Blanca y la Cuenca, su zona de influencia, le esperan en la XEJF y el diario Crónica, porque urge una entrevista con él, para saber si ya se decidió por uno de los dos, y sí ya se decidió, que diga por cuál. Venga. Siempre hay un Yunes a la vista. Con melón o con sandía.

 EL PISA Y CORRE A XALAPA

 Ayer un pisa y corre a Xalapa, tocaba la última visita del año con el dentista de Hollywood, Javier Francisco Zamudio Hermida, de la calle Huatusco, pegado a la calle Orizaba, llegué a su plaza Américas donde luce su bello Nacimiento, que año con año exponen, luego comimos en Asadero Cien, lugar bueno y económico, ese sitio que emularon a uno en Las Vegas, Nevada, donde hacen que el techo cambie de colores y a ratos es de día y a ratos es de noche, mijo, diría Minga, una gente de mi pueblo. Unos tacos de arrachera con el ex secretario de Salud, Manuel Lila de Arce (mi cuñado), el socialité Gonzalo Lara y el Messi de las relaciones públicas, Jesús Corichi. Compusimos el mundo en un par de horas. Ese día, pegó en Veracruz un Norte frío, arreció un aire raro, parecía al de la sierra de Guadarrama, que le da seco a Madrid, raro y muy frío, las palmeras se movían lindo, bailaban lambada. Por último, al regreso la pasada obligada a Rinconada, con Elena, a quien ayudo a hacer las 50 garnachas que me traigo a mi aldea y así consumo lo que Veracruz produce. En Veracruz, en la nueva zona de la Plaza Américas dantista (por Dante), inauguraron tres nuevos restaurantes: Asadero Cien, uno de pastas, Italiani’s, y otro de Alitas, pegaditos los tres, se come rico.

 ORGULLOSA VERACRUZANA (BERENICE GIRON)

 Es nieta de nuestro muy recordado amigo, Francisco Girón Mirón (El Querido), gran locutor y gran comunicador y productor y gente que vivió buena parte de su vida en Radio, ya fallecido lamentablemente. Con él llegué a Orizaba a una inauguración de una Radio, historia para otro día. En su legado de familia, una nieta suya salió artista del canto. Se llama Berenice Girón. Comento esto porque el sábado 25 de noviembre, en el Foro Boca del ChikiYunes, ese sitio que fue comentado y reconocido hasta en los canales de Al Jazzera y del Ruso Putín, que no es putín, solo es ciberhacker, y se mete en todas las elecciones del mundo, ese día Berenice cantará canciones románticas, aunque su fuerte es el Bel Canto, o Soprano. Hija de un hermano del ‘Querido Girón’, seguramente el tío desde el cielo está orgulloso de la sobrina. Nació veracruzana y vive en el DF. Armando Manzanero alguna vez la oyó cantar,  le dio tres canciones inéditas. Comenzó su carrera  muy pequeña con aquel gran Memo Salamanca. Pues la entrada es gratuita, a las 8 de la noche del sábado, vayan, no se arrepentirán. Suerte, paisana. Pueden verla y oírla en Youtube con su nombre.

 LIBRO BUSCADO

 Un libro buscado, encontrado y presto para ser leído, “Había mucha neblina o humo o no sé qué”, de Cristina Rivera, por años y por tiempo sigue los pasos del gran Juan Rulfo, de la gran obra Pedro Páramo, ese escritor qué escribió poco pero dejó para la inmortalidad ‘El llano en llamas’ y ‘Pedro Páramo’, empleado de la llantera Goodrich Euzkadi y un tiempo asesor de la Comisión del Papaloapan. Ese libro que es una joya de la literatura y fue guía del gran Gabriel García Márquez, para inspirar sus 100 años de soledad, cuando su amigo, Álvaro Mutis, le dijo a quien luego sería Nobel: “Lea esa vaina, carajo, para que aprenda”. García Márquez tenía 32 años y se sumergió en Pedro Páramo y él mismo dijo que su vida ya no volvió a ser la misma. Esa lectura la cambió. Una Rulfiana siguiendo los pasos del escritor jalisciense.

www.gilbertohaazdiez.com

*Esta es opinión personal del columnista