El albazo de Alejandra y Ricardo

22 mayo 2017 | 22:43 hrs | Javier Roldán Dávila

Quieren ganar con estrategias de reality show

En términos de estrategia, anunciar un frente opositor para las elecciones presidenciales del 2018, no es una buena señal para los candidatos en contienda, es decir, la posibilidad de una alianza PAN-PRD, significa que por sí mismos ninguno de los dos partidos puede llegar a Los Pinos, requieren sumar esfuerzos.

Tácitamente, la presidenta del CEN perredista, Alejandra Barrales, y el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, dejaron muy mal parados a Juan Zepeda Hernández y Josefina Vázquez Mota, mandaron un mensaje subliminal derrotista a la militancia de ambos partidos.

Sin duda, lo que subyace en esta suerte de albazo, es la intención de preservar el manejo político de sus partidos, es decir, Anaya y Barrales parecerían estar haciendo un control de daños ante una eminente derrota en el EDOMEX, que los podría mandar hasta el tercero y cuarto lugar, lo que significaría, después de las victorias del 2016, un evidente retroceso.

En el contexto de las presidenciales del próximo año, el más afectado sería el ‘joven maravilla’, que ya encarrilado, considera que puede desplazar a Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, de la candidatura de su partido.

En cualquier sentido, este adelanto sólo provocará fracturas en los dos institutos políticos, los señalados dirigentes están anteponiendo sus intereses personales por encima de las agendas partidistas, al final, sólo beneficiarán a sus adversarios electorales.

Ni hablar, los acaba la inexperiencia y la ambición.