El acuerdo Yunes-Bermúdez

3 octubre 2017 | 11:21 hrs | Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.

Quizá apremiado por el activismo del senador priista José Yunes Zorrilla, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares finalmente decidió dar el gran paso y mandar al mayor de sus hijos a “volar por su cuenta” y dejar de pasearlo a cada evento público que contemplaba su agenda. *** Este fin de semana el joven Miguel Yunes Márquez formalizó lo que ya todos sabían: que el próximo año irá en busca de la gubernatura que hoy encabeza su padre. *** Y como para que vaya “ganando confianza”, como para que “se vaya soltando”, su padre lo mandó a un municipio amigable, a Pánuco, donde sus aliados de siempre, los García Guzmán y García Escalante le prepararon un escenario a modo. *** El joven Yunes Márquez les ofreció a los presentes “un gobierno cercano a la gente, un gobierno que ama a Veracruz, un gobierno que sirve a la gente y que no se sirve de él (sic), un gobierno que estará para escuchar y para hacer lo que la gente quiere que haga”. *** El problema fue que después se enredó con sus promesas de campaña y les habló de un “Veracruz seguro”, un Veracruz “sin pobreza”, “con oportunidades para sus jóvenes” y “con empleo”. Temas, todos, que hoy siguen pendientes. *** Y ahora que la Fiscalía anda tan ocupada en combatir los delitos electorales (como si no tuviera suficiente tarea con los robos, secuestros y homicidios) podría aprovechar para revisar el discurso del “junior”, pues tiene toda la pinta de una campaña anticipada. Les anunció a los presentes que “el cambio sigue por seis años más” y los invitó a hacer un compromiso con él “para seguir con este gran cambio” y remató: “con el trabajo de todas y todos ustedes, estoy seguro que el cambio seguirá”. *** ¿Alguien habló de cambio?

* * *

Finalmente se rompió. El que para todos era el sujeto “más duro” de la pasada administración, lo que hacía suponer que soportaría mejor el encierro, terminó por doblar la cerviz y se convirtió en el principal informante de Miguel Ángel Yunes Linares.

En descargo del exsecretario de Seguridad Pública, hay que considerar que, incluso antes de su detención, él ya asumía que había sido traicionado por su exjefe y amigo, Javier Duarte de Ochoa. Desde esa óptica, no estaría obligado a guardarle lealtad.

Fueron meses de aislamiento total, en las peores condiciones. Con el argumento de que “su vida correría peligro”, no lo trasladaron a la zona general del reclusorio. Lo tienen encerrado en una celda que se ubica justo frente a la Dirección del penal. No habla con nadie, no le permiten hacer nada.

No lo soportó.

Las señales de la traición de Arturo Bermúdez Zurita son múltiples y cada vez más evidentes. Desde la captura de uno de sus más fieles colaboradores (Oscar Sánchez Tirado) gracias a la información que proporcionó a la Fiscalía, hasta el cambio de actitud del Poder Judicial del Estado, que de pronto decidió dar por válidas las pruebas de la defensa que antes había rechazado la juez de control. Incluso la posibilidad de rematar algunas de sus propiedades en Estados Unidos habría sido parte de los acuerdos alcanzados con quien hoy gobierna Veracruz.

Esta era la carta que necesitaba Miguel Ángel Yunes Linares para consolidar la estrategia que –desde su perspectiva- habrá de llevar a su hijo Miguel a la gubernatura el próximo año.

Se trata del mismo plan, aunque corregido y aumentado, que aplicó él en su segunda campaña. El tema central será la corrupción de los gobiernos priistas y para ello, en esta primera etapa, ha centrado sus ataques en dos personajes emblemáticos: Karime Macías de Duarte y Héctor Yunes Landa.

Con la primera pretende aportar la información suficiente para que se consolide en la percepción de los veracruzanos que la mente siniestra en los actos de corrupción de Javier Duarte fue su esposa.

Esperaba que la PGR abriera una carpeta de investigación en contra de Karime Macías, pero al confirmar que su estatus de inmunidad era producto de un acuerdo entre el exgobernador y el gobierno federal, decidió utilizar sus propias armas: La Contraloría, el Orfis, la Fiscalía y el Tribunal Superior de Justicia.

Con el segundo, la intención es cobrarse viejos y nuevos agravios. Acusar a un Senador de la República, que además preside la Comisión Anticorrupción, de haber recibido financiamiento ilícito durante su campaña por la gubernatura en el 2016, es una carambola de tres bandas: Con ello le impide volver a competir, debido al escándalo mediático; alimenta la percepción de que todos los candidatos priistas en Veracruz están vinculados con actos de corrupción, y abre una nueva veta informativa sobre corrupción, que habrá de servirle como bandera a su hijo durante su campaña.

En ambos casos, la principal fuente informativa se llama Arturo Bermúdez.

No debemos perder de vista que el exsecretario de Seguridad Pública tenía a su cargo sofisticados equipos de espionaje, que le permitieron acumular muchísima información, en principio con instrucciones de entregarla toda a su jefe, Javier Duarte (quien la estaría utilizando para negociar con la PGR) pero con seguridad habrá guardado copias de los datos más relevantes, que hoy le están resultando de gran utilidad.

La difusión a nivel nacional, esta semana, del proyecto de fraccionamiento hípico que pretendía construir Karime Macías en la zona de Briones, es información nueva, que no había aparecido en ninguna investigación previa. Se trata de los datos que está aportando el nuevo informante de Yunes Linares.

Todo esto ya encendió las luces de alerta en el “círculo íntimo” de Javier Duarte. Así le llamó la exvocera Gina Domínguez al grupo de miembros de la administración estatal que más cerca estaba a los afectos del exgobernador. Se refirió a Alberto Silva, Erick Lagos, Arturo Bermúdez y Luis Ángel Bravo.

¿Cuánta información tiene de ellos Arturo Bermúdez?

¿Cuánta de esa información la habrá puesto al servicio de Miguel Ángel Yunes?

Los que de esto saben apuntan que nada de lo que ha hecho hasta el momento el actual gobernador de Veracruz tendrá comparación con la embestida jurídica, mediática y política que está por lanzar.

“Ahora sí agárrense, van a conocer de lo que es capaz”, advierten.

Siguiendo un viejo adagio, muchos duartistas que pensaban que ya había pasado lo peor, han puesto sus barbas a remojar.

* * *

Epílogo

Da gusto que, al menos en el ámbito administrativo, la Fiscalía General de Veracruz sí haga valer su autonomía. ¡Qué importa que el gobernador hable de austeridad, de contención del gasto, de abatir el déficit! Por eso ellos son autónomos. Lo importante es que los servidores públicos de la Fiscalía sean bien atendidos y cuando tengan que viajar, lo hagan en las mejores condiciones. Eso explica la millonaria suma que han aplicado en el rubro de viáticos. Los tiempos de las vacas flacas ya pasaron. ¡Que viva el cambio! *** Eva Cadena ya se había quedado tranquila. Atendía los temas pendientes con la Fepade y veía temas locales en el sur de la entidad. Este fin de semana atentaron contra la vida de su hijo y eso la obligó a reaccionar. De entrada ya amenazó con dar nombres y detalles de los videos que provocaron el escándalo en el que se vio envuelta. Como diría el Divo: “Pero qué necesidad”. *** En la ciudad de México, la Cámara de Diputados dio a conocer a los integrantes del Grupo de Trabajo de Seguimiento de la LIII Reunión Interparlamentaria México-Estados Unidos. El propósito de este grupo es asegurar la continuidad de los trabajos durante los cambios de legislaturas. Los diputados designados para estas tareas son Alberto Silva Ramos (PRI), Martha Cristina Jiménez Márquez (PAN) y Agustín Basave Benítez (PRD).

filivargas@gmail.com

*Esta es opinión personal del columnista