Economía global: riesgos del segundo semestre, según Sura

La relación comercial entre Estados Unidos y China, política monetaria y brexit seguirán moviendo a los mercados

14 julio 2019 | 10:27 hrs | El Economista | Economía

La economía global se encuentra en un proceso de desaceleración y aunque se espera que para la segunda mitad del 2019 retome un mejor el dinamismo existen riesgos internacionales que podrían alentar este proceso.

En entrevista con El Economista, Cristóbal Doberti, gerente regional de Estrategias de Ahorro e Inversión de Sura Asset Management, aseguró en que en el corto plazo no se descarta que continúe la volatilidad en los mercados e indicó que si bien al día de hoy los bancos centrales en el mundo están llevando un manejo de la política monetaria “laxa”, con tasas bajas, lo que favorece a los activos de riesgo, hay cierto peligro que hace que hoy no sea el momento de tomar riesgos excesivos y pero tampoco refugiarse.

“La economía global se encuentra en un proceso de desaceleración y esto llevará a que los bancos centrales mantengan sus tasas de interés en niveles bajos por un periodo prolongado. Sin embargo, el segundo semestre de este año presentará un mayor dinamismo económico”, sostuvo.

Detalló que el contexto mundial actual dará como resultado en un menor crecimiento de utilidades corporativas y la economía global no estará exenta de riesgos, pues temas como el Brexit no han finalizado y la relación comercial entre China y Estados Unidos se ha complicado.

“Esperamos que se alcance un acuerdo entre ambas potencias a fin de año, considerando el daño que ocasiona la tensión en los mercados y las elecciones que se llevarán a cabo el año que viene en Estados Unidos”, sostuvo.

Entre los factores que explican la desaceleración de la economía a nivel global, Doberti mencionó que hay estímulos fiscales que se van agotando, como en el caso de Estados Unidos que, según indicó, crecerá a tasas de 2% hacia fines de este año; la región europea que dado sus problemas políticos internos ha mostrado un débil crecimiento durante los últimos meses, y la situación de China que acarrea un proceso de desaceleración estructural.

Primer semestre 2019

Doberti recordó que la economía global vivió un primer semestre dispar, ya que por una parte los primeros tres meses del año fueron bastante buenos para los activos en general, principalmente para los de riesgo, ofreciendo buenos retornos, debido a la certidumbre momentánea que tuvieron los mercados en temas como la relación comercial entre Estados Unidos y China, el manejo de la política monetaria de las principales economías del mundo y la posible salida ordenada del Reino Unido de la Unión Europa.

Sin embargo, a partir de mayo los mercados se fueron moviendo a la baja relacionado principalmente con el deterioro en las negociaciones comerciales entre EU y China, aranceles a nivel internacional y la restricción de ventas de materias primas.

“Estas tres noticias en conjunto terminaron impulsando a los activos de riesgo en el primer trimestre del año y que tuvieron un desempeño muy positivo con buenos retornos, sin embargo, en el segundo trimestre particularmente a partir de mayo la intensificación de la disputa comercial entre las principales economías del mundo fue un parámetro que afectó a las inversiones”.

América Latina

De acuerdo con el directivo, también hay posibles riesgos a nivel regional y los mercados estarán atentos a lo que ocurra en Brasil en términos de modificación del gasto social, si finalmente se aprueba o no la reforma; las elecciones presidenciales en Argentina, y el plan que implemente en México el presidente López Obrador en su segundo año de mandato.

Finalmente señaló que, en términos de valorización, México se encuentra en niveles atractivos con respecto a la región, aunque los inversionistas no sólo buscan esta variable, sino también buenas noticias hacia adelante “y en este escenario vemos que hay buenas oportunidades en Latinoamérica con México y Brasil”.