Duarte: ¿Para fuera? o ¿Para dentro?

30 septiembre 2016 | 23:12 hrs |

Por Tomás Mundo

Hemos leído que al gobernador de Veracruz le acaban de suspender sus derechos como militante del PRI, partido cuya imagen está muy deteriorada; y con alta posibilidad de que pierdan la presidencia de la república en el 2018.

Por eso les urge recuperar algo de buena imagen. Para muchos, es solo una simulación el proceso; vaticinan que la suspensión, terminará en su expulsión del partido, y en un acuerdo para que nadie lo toque legalmente y pueda irse a disfrutar todo el dinero que se robó de la salud, de los pensionados, de la universidad veracruzana; y un largo etcétera.

Creo que –como dijera la bizca-: “ a mi modo de ver”, se ponen a prueba dos instituciones que nacieron en el sexenio del presidente Peña Nieto: La Reforma Procesal Penal, y el Sistema Nacional Anticorrupción. Y va a ser precisamente en Veracruz donde, estoy plenamente seguro, se estrenarán.

Me explico y doy las bases en que baso mi optimismo: El Sistema Nacional Anticorrupción estará coordinado por la Auditoría Superior de la Federación y la PGR, ambos en tiempo real coordinarán todos los tiempos legales. En Veracruz, la ASF ya denunció legalmente y la PGR ya está actuando en las denuncias en contra del gobernador y de muchos de sus cómplices.

Que quede muy claro, no se les puede solamente acusar por desvío de recursos, incumplimiento de un deber legal, enriquecimiento ilícito, no, deben ser juzgados por violación a la Ley Federal de la Delincuencia Organizada, aquí se pondrá prueba la otra reforma: la procesal penal.

Señala el artículo 2 de la referida Ley: “Cuando tres o más personas se organicen de hecho para realizar, en forma permanente o reiterada, conductas que por sí o unidas a otras, tienen como fin cometer alguno de los siguientes delitos, serán sancionadas por ese solo hecho como miembros de delincuencia organizada:

Fracción I.- Operaciones con recursos de procedencia ilícita, previsto en el artículo 400 Bis del Código Penal Federal.

En el artículo 4 de la citada Ley se establecen las sanciones, que van de 20 a 40 años; y en el artículo 5, establece que las penas se aumentarán hasta en una mitad, cuando se trate de cualquier servidor público.

Esto que significa, que así verdaderamente se estará aplicando la ley, porque estos delitos, según el artículo 19 de la Carta Magna son delitos que amerita prisión preventiva oficiosa, qué significa esto, que deben estar en prisión enfrentando el proceso.

Es decir, la PGR, su teoría del caso, debe ampliarse a este renglón de delitos; caso contrario, pensaremos que efectivamente es una ficción, que si lo están ayudando y que con esto se cumple lo que muchos mexicanos piensan: que el proceso de expulsión al gobernador Duarte es solo una simulación.

Usted tiene su mejor opinión.

Una vez mostrada las posibles opciones legales, usted cree que duarte vaya para ¿fuera del PRI? O ¿Para dentro de la cárcel?