Dos trabajadores de la fábrica Global Steel Services, en la ciudad de Kuwait. YASSER AL-ZAYYAT AFP