Dos mujeres un Senado

23 enero 2018 | 9:42 hrs |

Por Gilberto Haaz Diez

*El genio es un rayo cuyo trueno se prolonga durante siglos.
Camelot

Ante el inminente registro, dirían los clásicos, de los precandidatos que aspiran y suspiran a senadurías y diputaciones veracruzanas, surgen y comienzan a vislumbrarse dos nombres entre los priistas. Las dos son mujeres. Una es Anilú Ingram Vallines, jefa de Sedesol federal, mujer recomendada por el secretario de Gobernación, Osorio Chong. Pregunté la semana pasada al precandidato Pepe Yunes Zorrilla, vía su BlackBerry (Pepe aún no se mete a la tecnología y pierde mucho terreno, ni se le ve en WhatsApp y poco en Twiter, debía leer (ler, dice Aurelio, cómo Obama ganó una presidencia con la tecnología a la mano) quiénes se apuntaban y me dio como un hecho y segura a Anilú Ingram, dijo, además, que el reconocido exalcalde de Orizaba, Juan Manuel Diez Francos, no aceptaba ir a contender a la senaduría, pero que lo andaban convenciendo. Surgió otro nombre, el de doña Sonia Sánchez, que un tiempo fue primera dama en Veracruz al lado de ese gobernador, Patricio Chirinos Calero, que Miguel Ángel Yunes sigue reconociendo como un hombre honesto, dejó lana en Veracruz a su partida y, además, vive en la medianía de lo que guardó, que es poco, casi en pobreza. Pregunté en Xalapa quién apoyaba a la señora Sonia, porque en el pasado con Héctor Yunes Landa caminó sin haber conseguido ningún triunfo, un garganta profunda me dijo que quien la apoyaba desde el altiplano era Otto Granados Roldan (Aguascalientes, 24 noviembre de 1956), hoy secretario de Educación Pública y sobreviviente de aquel equipo con Carlos Salinas de Gortari,

Cuando Chirinos era un consentido presidencial y muy amigo del presidente y quien le hacia algunos discursos. Otto era el vocero presidencial o jefe de Comunicación Social. Contó la leyenda que Chirinos no quería venir a Veracruz de gobernador, que le rogaba a su amigo lo dejara con él, pero Salinas le dijo que le necesitaba allí a su partida, porque los presidentes siempre dejan o dejaban a la mitad de los gobernadores para cubrirse las espaldas al tiempo de los ataques. No le sirvió de nada, Zedillo llegó como Atila, donde pisaba su caballo no crecía la hierba, no solo metió a la cárcel al hermano incómodo, hizo exiliarse a Salinas después de una huelga de hambre fallida. Allí con Chirinos apareció el hoy gobernador Yunes Linares, le manejaba la camioneta y era su número dos, un Cardenal poderoso en ese papado que tenía Capilla Sixtina itinerante, con discreción no se bajaba de la camioneta, mientras Chirinos era entrevistado en la XEJF de Tierra Blanca. Oh, esas historias. Oh, aquellos tiempos del rock, diría Kamalucas. Oh, Those were the days, diría Mary Hopkins.

 

UNA DE DELEGADOS (SE INCLUYE A MONTANO)
Cuando Alejandro Montano llegó a Veracruz, enviado desde la oficina de Gobernación a intentar poner orden en los apagados delegados federales, nada ocurrió, el tiempo se les ha ido en conferencias de prensa y cosillas así. Ha sorprendido a los veracruzanos que dos de los cambios que se han hecho, se han entregado a gente que no es de este estado, y que a Veracruz solo lo conocen por la tele y por las referencias turísticas. En la primera semana de enero fue nombrado el nuevo delegado federal del Trabajo, un sonorense llamado Alonso Márquez Félix. De la tierra de Colosio. Hace unos días fue nombrado el nuevo delegado federal del INAH, es de Colima, donde está un volcán y el Obispo Marcelino, dicen que cuando ambos llegaron preguntaban qué cosa era La Parroquia. ¿Y Montano? Como el chinito.

 

AQUEL MAQUIO CLOUTHIER
Tatiana Clouthier (12 agosto de 1964), es hija de aquel grande, Manuel ‘Maquio’ Clouthier, que tuvo el valor de enfrentarse al poder, a Carlos Salinas en aquella elección de 1988, cuando al hombre, con el sistema muy fuerte, le cerraban las puertas de todos los medios radiofónicos y escritos. Cierta vez llegó a Orizaba, guardo una foto con él de recuerdo cuando quien esto escribe como presidente de la Cámara de Comercio de Orizaba, le hicimos un desayuno, junto a Canacintra, todos tenían miedo y temor de acercársele. Los ahora neopanistas, seguro ninguno tiene una foto con él, nadie, él en aquella época estaba del otro lado, del equipo contrario. Clouthier era hombre bragado, me dijo que solo dos estaciones de radio le habían abierto las puertas, una en Mérida y otra en Tierra Blanca (XEJF, of course yes), platicó un buen rato con empresarios y comerciantes y luego, al otro día, invitó a las esposas de los ahí presentes a una marcha por la calle Madero de Orizaba, para ir abriendo la democracia, poco a poco. No lo logró, porque aquella vez se habló de un fraude, pero sin duda fue, como Cuauhtémoc Cárdenas, de los hombres útiles a quienes el país les debe la alternancia. Toco el tema porque su hija, Tatiana, es coordinadora de campaña del ruso Manuelovich, el Peje. Dijo que había aceptado trabajar con él, porque “me recuerda el compromiso de la patria de mi papá”. Y en esas anda, a su llegada a Veracruz se le vio a su lado y desayunaron unas picadas y memelas en La Merced, rompió el protocolo de ir a La Parroquia, quizá porque por allí siempre aterrizan los priistas y panistas. Y no le fueran a gritar loco. Juntos harán historia, asegura Tatiana.

www.gilbertohaazdiez.com