Dormir con luz prendida aumenta cáncer de mama

Foto: web
9 septiembre 2017 | 19:34 hrs | SoyCarmin

1 de cada 4 tipos de cáncer que afectan a las mujeres en el mundo es el de mama, no lo digo yo, lo dice la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer. Este tipo de tumor maligno es el segundo que más afecta perdiendo el rimero lugar el cáncer de piel, no melanoma.

Sin embargo, todos los días se investiga sobre causas y posibles soluciones para evitar que más mujeres sean víctimas de este mal. Por ejemplo, una investigación de la Universidad de Harvard en Estados Unidos recogió datos entre 1989 y 2013 y descubrió lo siguiente.

El hábito de dejar la luz encendida por la noche puede elevar el riesgo de cáncer de mama, extraño pero cierto.

Fueron ciento diez mil mujeres evaluadas y los investigadores pudieron ver que participantes que vivían o trabajaban en lugares con mayor luminosidad nocturna eran un 14% más propensas al cáncer de mama en comparación a los demás participantes.

Según el reportaje, indica lo siguiente.

La asociación entre luminosidad nocturna y cáncer de mama sólo existió en aquellas que eran o ya fueron fumadoras o en la clase que estaba en la premenopausia.

Los investigadores, tiene la hipótesis que la luz artificial puede moverse con el “reloj biológico”, alterando el nivel y el funcionamiento de las hormonas sexuales femeninas, el estrógeno y la progesterona. Estas hormonas en exceso están asociadas a tumores en las mujeres.

Como antes se había mencionado, el celular también se incluye como una luz artificial y ya se ha comprobado que la luz del celular puede provocar insomnio por el mismo motivo, por moverse con el reloj biológico.

Entre los cuidados que se deben tomar, son los siguientes:

Hacerse chequeos constantes, pues al detectarlo a tiempo el tratamiento del cáncer de mama es mayor cuando se descubre en las primeras etapas. Esto lo confirma el examen con los siguientes datos.

De acuerdo con el Inca, la tasa de supervivencia después de 5 años (porcentaje de pacientes que viven al menos 5 años después del diagnóstico) es mayor cuando la enfermedad se detecta en sus etapas iniciales.

La edad correspondiente para las mamografías es a los 40 años y se debe realizar anualmente. Y lo afirma una investigación del Instituto brasileño Nacional de Cáncer José Alencar Gomes Da Silva.

Más del 66% de los casos de cáncer de mama son descubiertos por los propios pacientes al notar algo diferente en la mama. Por eso el autoexamen es extremadamente importante.

Entre los principales síntomas del cáncer de mama se encuentran:

Nódulo fijo y generalmente indoloro en la mama, las axilas o el cuello;

Piel de la mama rojiza, retraída o parecida a la cáscara de naranja;

Cambios en el pezón;

Salida de líquido anormal de las mamas;

Hinchazón de la piel;

Dolor en la mama o pezón.

Si notas una o dos de estos síntomas, se recomienda acudir al médico lo antes posible, pues como se mencionó anteriormente, si el tumor se detecta a tiempo la lucha contra este mal puede ser más eficaz.