¿Dónde está el dinero?

1 mayo 2017 | 20:15 hrs | Juan F. Aguilar de la Llave

En los últimos días se dieron declaraciones dignas de comentar de dos personajes que tienen autoridad, calidad, trabajo reconocido y solvencia técnica en materia de fiscalización, uno ya fue Auditor Superior, C.P. Arturo González de Aragón, y otro lo sucedió; y está en funciones, C.P. Juan Manuel Portal Martínez.

Estas declaraciones tienen que ver con el desorden y caos financiero de Veracruz; González de Aragón dijo:

“Yo he estado pensando y muy pocos lo han mencionado: donde están y porque no han salido a la luz todos los despachos de contadores públicos corruptos, cómplices de todos los funcionario públicos y gobernadores corruptos que les firman dictámenes absolviéndolos”.

Por ello considera que México enfrenta escenarios complejos en combate a la corrupción y, tampoco titubea cuando señala que somos una Republica de la impunidad, donde no se castiga a nadie; ¿la causa de ello? La falta de voluntad política de gobernantes y funcionarios para lograr justicia; y concluye:

Ser auditor; reconoce, genera enemistades, pero hay que desempeñar el cargo sin miedo porque si no este país no cambia.

 Reitera que en el caso de Javier Duarte “para alcanzar el nivel de corrupción que le adjudica la Procuraduría General de la Republica debió tener una red de complicidades”. Declaraciones recogidas en memorándum del medio digital gobernantes.com.

Por su parte el Auditor Manuel Portal declaro la semana pasada en la Cámara de Diputados al referirse a los trabajos de Auditoria que lleva a cabo, cuando le inquirieron sobre la intención de algunos diputados, particularmente del PAN, de pedir a la ASF que investigue la presunta entrega de 2.5 millones de pesos mensuales a Morena por parte de la administración del ex gobernador Duarte de Ochoa.

“Pueden pedirlo, pero cómo puedo identificar yo qué fue lo que dio el gobierno del estado o a quién se lo dio. Si se lo dio en efectivo (el gobierno de Veracruz a Morena), cómo puede alguien, quien sea, demostrar que se lo dio. Es dificilísimo “, indicó el titular de la ASF.

“Si alguien toma recursos públicos, los pasa a una cuenta, con base en una factura, y después los saca en efectivo, ¿a quién se le dio ese efectivo? Es dificilísimo, sólo la Unidad de Inteligencia Financiera (de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público) pudiera hacerlo. La Auditoría no tiene facultades “, abundó.

Aclaró que la ASF sólo presenta denuncias de hechos ante la PGR que están “bien fundadas”, pero no señalan delitos ni responsables, “señalamos qué fue lo que se desvió, qué es lo que faltó, qué es lo que se mal usó”.

De estas declaraciones quedan las siguientes reflexiones:

  1. ¿Se dictaminan los estados financieros que formula Sefiplan por auditor público certificado?
  2. La auditoría superior de la federación señala hechos, no responsables ni delitos; menos identifica a quien se le da efectivo público.

Sobre el primer punto he investigado y nadie dictamina los estados financieros, no existe contador público independiente que los dictamine, lo más cercano fueron los años de 2000 al 2006 que dictamino el C.P. Juan M. Rodríguez.

No se ha encontrado después antecedente alguno, excepto que se dictamina el cumplimiento de los convenants después del año 2012, requisito de los acreedores financieros.

Sobre el segundo punto que la auditoria no señala responsables ni delitos, pues es poco creíble estas declaraciones, porque en TV abierta ha declarado el Auditor, ojala vaya a la cárcel Javier Duarte por todas as desviaciones encontradas; por otra parte que no sabe sobre sobre si se dan efectivos o no.

Lo cual nos lleva a una conclusión, ¿qué defensa tienen los fondos públicos? donde todo está hecho para la impunidad; a ello faltaría agregar el costo de la fiscalización que si se cobra y no vayan a pensar que son sueldos de auxiliares no son cifras millonarias.

Por su parte los contadores públicos independientes no tenemos acceso a participar públicamente en opinar sobre la razonabilidad de los estados financieros de Veracruz; por el contrario, nos han eliminado; de ahí que se haga lo que en momento de formularlos convenga, basta emitir pequeñas notas e integrar actas circunstanciadas sobre problemas de amplia relevancia; nadie opina.

En cuanto a los dineros, me pregunto; ¿Quiénes eran los apoderados, quienes eran los autorizados para librar salidas en las cuentas de tesorería, direcciones administrativas de secretarias, en Opds,

¿Finalmente quién o quiénes eran  los  autorizados para  dispersar fondos? Ahí están las respuestas que buscan, seguramente estuvieron  ligado a empresas fantasmas a pagos de nóminas y quien tenía el poder del Token, pequeño sistema electrónico con el poder de transferir fondos?,  salidas en efectivo, seguramente alojadas  en partidas pendientes de conciliación en tesorería por más de 30 mil millones de pesos.

Quienes tenían el poder de la firma o del Token, conjuntamente con la información de bancos; ahí está lo que buscan.  

JFA 29.04.17

*Esta es opinión personal del columnista