Donación de Casa Veracruz, otra venganza del Ejecutivo: Guzmán Avilés

Se ha dejado de pensar en los veracruzanos y se fomenta el odio político

Foto: Especial.
1 julio 2016 | 14:24 hrs | Redacción Noreste

Xalapa, Ver.- La donación que intenta hacer el gobernador Javier Duarte de Ochoa, de Casa Veracruz a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), se reduce a un mero acto de venganza política y un intento de boicotear la próxima administración, aseveró el Coordinador del Grupo Legislativo del Partido Acción Nacional (GLPAN), Joaquín Rosendo Guzmán Avilés.

Recordó que una de las promesas de campaña del Gobernador Electo, Miguel Ángel Yunes Linares fue reducir el exceso de gasto por casi 60 mdp al año, que se fuga para dar mantenimiento al inmueble y así cumplir con el plan de austeridad que tanto requiere Veracruz.

Citó que esos 60 millones se podrían destinar a infraestructura, medicina, a mejorar la calidad de la educación, a apoyar a los veracruzanos evitando así un lujo y un gasto innecesario, demasiado ostentoso para la crisis financiera por la que se ha dejado al Estado con una deuda por más de 45 mil 879 mdp.

El legislador señaló que durante la sesión de este jueves, también se turnó a la Comisión de Hacienda del Estado un predio para la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP).

Y otro más para la Comisión Ejecutiva  para la Atención Integral a Víctimas del Delito en el Estado, todos ubicados en la misma Colonia “2 de Abril” de la capital veracruzana y conjunta a la Casa Veracruz.

Enfatizó que no están en desacuerdo con la donación de bienes a favor de los organismos, no obstante lo cuestionable es el momento y el modo en que se realiza, existiendo otros edificios que podrían otorgarse sin que se afecte a terceros y al propio patrimonio de la Entidad.

Guzmán Avilés lamentó la actitud del Ejecutivo, “de tener a la CEDH, la CEAPP y a la Comisión de Víctimas juntos, pero no revueltos” con la única pretensión de no ceder el inmueble, donde por seis años fue una casa de reunión y operación política.

Pareciera que la lógica es reventar el proceso de transición, que vendría a tener una afectación social fuerte en dado caso de seguir en la misma tónica, además de visualizarse una inacción deliberada por parte del gobierno federal para intervenir en Veracruz, finalizó el líder panista.