Dirigencia estatal de Morena en Veracruz, la manzana de la discordia

El cargo de Delegado Estatal de Morena en Veracruz se ha vuelto una batalla campal entre Cuitlahuac García y Manuel Huerta Ladrón De Guevara quienes anteponen sus diferencias y luchas de poder ante el futuro y desarrollo del estado imponiendo a sus candidatos y obligando a su equipo a apoyar sus decisiones.

11 marzo 2019 | 9:42 hrs | Redacción Noreste | Estatal

Xalapa, Ver.- Luchas de poder y compromisos políticos forman parte del panorama de Morena en Veracruz, en donde el Delegado Federal Manuel Huerta Ladrón De Guevara y el gobernador Cuitlahuac García mantienen una disputa que en últimas fechas se ha visto intensificada con el nombramiento de Hugo Alberto Martínez Lino, como Delegado estatal del partido en Veracruz quien contó con la recomendación y el respaldo de Manuel Huerta lo que no fue del agrado del gobernador quien dijo no ser tomado en cuenta para esta decisión.

Y es que García Jiménez le concedió todo el apoyo económico y logístico al esposo de la Secretaría del Trabajo Gonzálo Vicencio, excandidato de la alcaldía de Morena por Chincontepec, a quien esperaba poder dejarle las riendas de Morena en el estado, sin embargo el Delegado Federal se le adelantó imponiendo a su candidato Martínez Lino a quien ahora el grupo opositor integrado por la gente de García Jiménez pretenden destituir.

Una reunión ha sido convocada para este martes en donde se pretende tratar este tema por parte de Vicencio Flores y García Jiménez, quienes al igual que la contraparte conformada por Huerta Ladrón De Guevara y Lino Martínez están poniendo entre la espada y la pared a los integrantes de sus equipos, quienes bajo amenazas y con riesgo de perder sus empleos son obligados a estar dentro de esta disputa por el poder de Morena en Veracruz, ante esta lamentable situación más de 50 militantes de Morena han pedido la intervención de la dirigenta nacional Yeikol Polevnsky para que esta información llegue a los oídos del presidente López Obrador y ponga orden en el Estado, de lo contrario estas luchas de poder podrían perjudicar al pueblo veracruzano y a la dirección y progreso en pro de la gente lo que debería ser realmente la principal preocupación de estos dirigentes tanto federal como estatal.