Diputado de Morena en Orizaba a favor del aborto

La iglesia se opone y lanza comunicado

7 agosto 2017 | 8:56 hrs |

Por Emilio González

Mientras el diputado local de Morena en Orizaba, Rogelio Rodríguez García, impulsa la iniciativa a favor del aborto, la Arquidiócesis de Xalapa reitera su posición para no derramar más sangre inocente en Veracruz e insta en que no debe aprobarse la reforma a varios artículos del Código Penal para despenalizarlo.

Titula el documento “No al crimen del aborto en Veracruz”, lo firma José Manuel Suazo Reyes, director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa.

Informa que el ambiente que se vive en Veracruz en términos de seguridad es bastante grave y que las sombras de la muerte siguen sembrando luto, dolor e impotencia.

“La violencia se hace presente en atentados contra la vida y los derechos humanos a través de homicidios, secuestros, extorsiones y todo tipo de desprecio por la vida de las personas. No podemos acostumbrarnos a este ambiente que le roba el futuro a las personas, por ello siempre estaremos a favor de la vida y anunciamos que todo ser humano merece gozar plenamente de sus derechos. Toda persona necesita vivir en paz y en armonía con todos”, se afirma en el comunicado de este domingo.

La Arquidiócesis de Xalapa expresa su alegría y su esperanza de que haya instituciones que promueven el respeto y la construcción de la paz así como la defensa de la dignidad de la mujer, sus derechos y su desarrollo y realización.

Con relación de la concepción de un nuevo ser humano, el documento expresa que está demostrado científicamente que la vida humana inicia con la fecundación del óvulo y que por ello defender la vida no es una cuestión de creencia o de grupos religiosos, sino un dato antropológico y ético que se funda en la ciencia. “A partir de la fecundación, el cigoto cuenta ya con su propio código genético que lo hace único, independiente, y diferente a sus progenitores.

El desarrollo posterior del cigoto se caracteriza por tres elementos: 1) Continuidad, es el mismo desde la fecundación hasta que llega la muerte. 2) Gradualidad, el cigoto va sufriendo cambios desde los más simples como la etapa celular, hasta los más complejos como el desarrollo nervioso y 3) Coordinación, todo se va organizando para formar una sola unidad, la misma persona. El aborto extermina a este nuevo ser humano”, se lee.

Nada sucede a lo largo de la gestación que modifique la esencia del concebido y que una vez dada la fecundación, el desarrollo es gradual y completamente independiente. La madre sólo lo alimenta y lo protege, indica el documento, por lo cual el nuevo ser humano se va desarrollando por sí mismo.

“Por lo tanto, la madre y el hijo son dos seres completamente distintos. Por ello es que no vale el argumento del ‘derecho del cuerpo’ para justificar el aborto. Una persona puede tomar decisiones sobre su propio cuerpo, pero no sobre el cuerpo de los demás. Con el aborto, se asesina a un ser humano”.

Cuando una mujer está embarazada vive un proceso que afecta toda su persona, no sólo está embarazada físicamente, sino también psicológicamente; es decir, vive el embarazo en todo su ser.

Por lo tanto si tuviera un aborto, se afectaría toda su persona. De ahí los traumas y trastornos del así llamado “Síndrome post aborto”, que se presenta a corto o a largo plazo y en ocasiones por su gravedad, llega a derivar en suicidio.

El aborto es una forma muy perversa de crear más víctimas, revela la Arquidiócesis.

*Esta es opinión personal del columnista.