Dinámicos

5 diciembre 2016 | 23:34 hrs |

¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

DINÁMICOS

A lo mejor pudiera ser un contrasentido por la edad de cada uno de los que integran el sector, pero créanos, hoy existe un sinigual entusiasmo y dinamismo en los jubilados de Petróleos Mexicanos, que el departamento y todos sus agremiados pueden ahora, cumplir con una función social de solidaridad hacia los núcleos más vulnerables, y eso, de alguna manera da gusto porque quiere decir que ya empiezan a ser autosuficientes y aunque no les sobra, pero quieren ayudar y ayudan.
e
De sus acciones de solidaridad con las clases más humildes, las que necesitan más de ayuda, del apoyo de sus semejantes, hablan las donaciones que hacen al hospital regional Poza Rica, donde acuden a proporcionar alimento a las familias que vienen de los pueblos serranos, que son gente de escasos recursos económicos y que realizan un esfuerzo para venir hasta Poza Rica, para traer a sus enfermos a curar a ese nosocomio. Es entonces cuando aparece la mano amiga espontánea pero muy precisa, para llevarles algo de comer a todos porque no traen para alimentos, sino escasamente para el transporte y generalmente sin que les alcance para los medicamentos. Así de grave es la situación de toda esa gente que viaja decenas y decenas de kilómetros para llegar a esta ciudad.

Personas que tienen que levantarse a las tres de la mañana para poder tomar el transporte que los traiga a esta ciudad con sus enfermos en una odisea que luego se topa con las dificultades de la falta de recursos para alimentarse y darle también a sus parientes. Afortunadamente, ha surgido la mano que los apoya y que se suma a otras que actúan igual, sean particulares o grupos que acuden a auxiliar a la gente humilde.

El delegado departamental Miguel Limpicot Castillo, ha dicho que sin descuidar las actividades cotidianas del sector, se realiza esta labor que les deja muchas satisfacciones porque saben que son por solidaridad hacia las personas que llegan y generalmente, no tienen para pagar ni los medicamentos, ni las intervenciones quirúrgicas, ni los servicios médicos. Es cierto, el hospital vive de y con los recursos propios que se generan por esas labores, pero tampoco son tan deshumanizados como para no entender e igualmente, cuando se puede, se exenta el pago a las familias más necesitadas.

Pero en la labor de la directiva que encabeza Limpicot, va más allá y para la prestación más adecuada de los servicios que se prestan en la funeraria del departamento, está prácticamente lista la ampliación de una capilla más porque “luego desafortunadamente tenemos demanda excesiva y no nos es posible atenderles como se merecen”. Se acude a alquilar una capilla en la funeraria de la Sección 30, pero lo mejor es que sea en el propio espacio de ellos por eso se está ampliando.

Asimismo, cuánto tiempo se pasó en la gestión para que los medicamentos de los jubilados con enfermedades crónico degenerativas, tuvieran sus medicamentos de control a tiempo. Hoy ya se cubren hasta en un 85-87 por ciento y quizá pronto se llegue al cien, porque la insistencia es tanta por parte del comité ejecutivo de la Sección 30 del STPRM conjuntamente con el departamento, que ya se llegó a ese porcentaje y no hay que ir a cobrar las medicinas sino hay que ir por ellas. Como ya el departamento cubrió prácticamente todas las deudas que le dejaron pendientes, ahora tiene mayor capacidad de maniobra y la canaliza así.
Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com