Deshilando la Madeja: el caos en la izquierda mexicana

22 noviembre 2014 | 10:20 hrs |

No es de ahora, lo he dicho desde hace tiempo, incluso en el mes de enero del presente mencionaba en uno de mis artículos , la forma en que los gobiernos estatales y municipales de extracción de izquierda, han venido imponiendo un estilo especial que yo le denomino como: “demo-autocrático” –mandato que usa al pueblo para beneficio propio–, que lleva al abuso del poder finalmente. Porque no se trata de servir al pueblo, sino de controlarlo a través de la implantación de estrategias manipuladoras: financieras, sociales, mediáticas, políticas con fines electorales y que al llevarlas al extremo no midiendo las consecuencias, se revierten al paso del tiempo.

Y esas estrategias fríamente calculadas, fueron parte de un Plan General de la izquierda –representada a través de las siglas del PRD– fraguadas desde hace más de 15 años atrás, plan perfectamente orquestado que nació, al tiempo que el PRI perdiera la mayoría absoluta en el Congreso en 1997 y, que como proyecto, se fue replanteando e intensificando a partir del 2000, año en que se produce la transición en la Presidencia de la República y donde el PRD por segunda ocasión, la pierde argumentando fraude–pero que en la realidad–, la cuantificación de votos demostraron que no le alcanzaron para ganar ni en ese año, ni en 2006, ni en 2012.

¿Pero había méritos en esa izquierda de fines del siglo XX? definitivamente SI: aún era de tipo social, diversa, asociativa e intelectual. Que actuaba a través de múltiples expresiones: frentes, redes, organismos no gubernamentales, etc., que abanderaban temas de derechos humanos, ecológicos, de género, entre otros. Y me consta porque en la 56 legislatura pudimos alternar el debate, con gente como: Rosario Robles, Mara Robles, Rosa Ma. Cabrera (veracruzana), Rosa Ma. Márquez, Leticia Calzada, Rosario Ibarra, Ana Lilia Cepeda, Carlota Botey; Leonel Cota y Alfonso Anaya (priistas ambos en ésta y convertidos posteriormente en perredista); Leonel Godoy, Graco Ramírez, Armando Quintero, Juan Guerra, Alejandro Encinas, Jesús Ortega, Martí Batres, Jesús Zambrano, entre muchos otros.

Por lo tanto ese Plan político, no fue hecho por improvisados, fue toda una estrategia social de primer nivel, que les permitió avanzar políticamente en el DF y en el territorio nacional, pero que.se fue convirtiendo con el tiempo, en un plan maquiavélico surgido de la mente de los nuevas tribus y sus líderes: López Obrador, Batres, Ebrad, Camacho, Padierna,etc., que desplazaron a los fundadores, que implantaron sus estilos rencorosos y corruptos y lo extrapolaron hacia los nuevos militantes, generando una cultural del revanchismo y del odio. Por eso el Plan, enfocaba su atención a trabajar las poblaciones “meta”. Dichas poblaciones—que podían estar en las comunidades o en zonas urbano-marginadas, cubrían ciertas características: a) que se tratara de grupos necesitados, marginados o resentidos, b) que compartieran posiciones y/o participaran en las protestas anti-gobierno y c) en correspondencia, apoyaran en su momento las campañas de los candidatos de izquierda. Y con el tiempo para mantener cautivas esas poblaciones “meta”, hicieron uso de todo recurso—legítimo o ilegítimo–, que les permitiera influir en ellas y les resultara favorable a sus planes.

Las poblaciones “meta” en el DF, siempre habían sido entre otras: estudiantes de la UAM y UNAM, particularmente disciplinas de Humanidades y Ciencias económicas y políticas y otro tipo de escuelas como la de Chapingo, etc.; desde luego su mayor bastión: la UACM cuando nació en 2001. Después del problema de S. Salvador Atenco en 2006, el veneno prendió en los grupos anti-gobierno como: Asamblea de Barrios, Unión Popular Emiliano Zapata, Sociedades Cooperativas Habitacionales, Frente Popular Francisco Villa, Grupos de Atenco, Frente del Pueblo en Defensa de la Tierra y sindicatos como el SME y la CNTE, entre un centenar de agrupaciones más.

En los Estados de la República, donde eran gobierno, controlando poblaciones o municipios organizando estructuras territoriales y colocando a personajes estratégicos en el manejo de los presupuestos sociales de sus administraciones, llevando para su operación a profesionales en la materia, que realizaban diagnósticos y operaban el control financiero interviniendo en la comunidad; algunos haciéndolo de manera calculada y otros sin tener idea de los propósitos encubiertos. Por ejemplo: los “presupuestos participativos” , que se implantaron en Michoacán durante 12 años de gobiernos del PRD, a todas luces fueron una estrategia para financiar a grupos que llevaban misiones especificas.

Pero todo iba aparejado con otras funciones complementarias: a) inyectar dinero a los medios de comunicación y a periodistas nacionales y locales con postura críticas o afines a ellos, para que desde los cubículos o cabinas se dedicaran a golpear al adversario y a lavar su imagen; b) aleccionar a los jóvenes y operadores—aliados a sus propósitos—para que a través de las redes sociales estuvieran dedicados a emitir comunicados o a dar “respuestas de contención, c) aprovechar la mayoría de izquierda en algunos Congresos locales—principalmente en la Asamblea Legislativa del DF–, para generar leyes y ordenamientos a la medida de sus expectativas, y finalmente, la última de las estrategias d) conformar sus propios grupos policiacos–financiados y aleccionados–, que en su momento, les han servido para amedrentar, atemorizar y hoy, atentar contra la población.

En Michoacán, fue evidente que los grupos policiacos financiados, se fueran coludiendo con las mafias del crimen organizado, incluyendo en ellos las guardias rurales que han existido siempre. Y también desde las cúpulas, hubo indicadores de negocios ilícitos, involucrando a gente de primer nivel. Basta recordar al exdiputado -prófugo de la justicia– Julio Cesar Godoy, medio hermano de Leonel Godoy exgobernador de Michoacán, ligado a los grupos delincuenciales locales, que controlaban el trasiego ilegal en el Puerto de Lázaro Cárdenas, Mich.

Igualmente, en Oaxaca los grupos radicales que desde el año 2000 a la fecha, intensificaron su movimiento para empezar a tomar carreteras y realizar plantones en plazas principales encabezados por los líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la educación (CNTE), misma que ha sido la “piedra en el zapato” de los exgobernadores de ese Estado y de otras entidades. Porque la propia CNTE—y no es novedad en esos estados–, son los que han controlado las normales rurales y alientan el radicalismo en los jóvenes, en contubernio con otros grupos revolucionarios locales.

Y el más reciente antecedente de los normalistas desaparecidos en el Estado de Guerrero, donde –naciendo de un problema de competencia municipal y estatal–, descubrió la lucha por el poder entre bandas de la delincuencia organizada coludidas con los niveles de gobierno. Y en donde el ex Gobernador –el hoy Perredista–, Ángel Aguirre Rivero, tiene absoluta responsabilidad porque siempre supo de la existencia de esos grupos y de lo que sucedía en todo ese territorio e hizo caso omiso de los hechos. Incluso se habla que “Guerreros Unidos”, es una extensión de la Alianza de izquierda que se llamó “Guerrero nos une”, en la campaña del propio Aguirre a la gubernatura.

Pero las Normales rurales, era ya un foco rojo, ancestral en Guerrero. Desde el año 2007, durante el gobierno Guerrerense de Zeferino Torreblanca, de extracción perredista, el grupo denominado Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), ya le hacía un llamado de atención a éste en el comunicado No. 13 de fecha 16 de noviembre de ese año, pretextando la intención del cierre de las Normales Rurales, mismo que expongo sólo un fragmento pero que pueden ser consultado en las referencias:

A LOS MEDIOS DE COMUNICACION A LA OPINION PÚBLICA

“Nuevamente en nuestro estado de Guerrero el gobierno represor de Zeferino Torreblanca Galindo está acallando las protestas sociales con represión, persecución y detención de dirigentes sociales. Este miércoles 14 de noviembre pasado realizó una de sus acciones más represivas en contra de los estudiantes y egresados de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, que están luchando por la demanda de asignación al100% de plazas para maestros y contra la desaparición de su escuela Normal. El gobierno perredista y su secretario de educación, en lugar de dialogar con los normalistas y los diversos sectores movilizados, se ha cerrado al diálogo negando toda solución para éstos egresados, argumentando que ya no se necesitan maestros en el estado y no cuenta con dinero para más plazas, ignorando que decenas de comunidades de zonas marginadas e indígenas del estado no cuentan con escuelas ni maestros y excluyendo quizá a miles de niños de una mínima educación elemental…( ) …El gobierno de Torreblanca fue electo por la mayoría de la población, que en su afán de resolver sus ancestrales demandas, este gobierno ha traicionado las esperanzas de un pueblo con sed de justicia ( )…En nuestro estado nadie está exento de sufrir discriminación, exclusión y falta de soluciones de este gobierno neoliberal, exhortamos y proponemos a todos las organizaciones políticas, sociales, sindicales, comunicadores, organizaciones no gubernamentales y comunidades organizadas a: la unidad y coordinación en la lucha por sus demandas y necesidades; prepararse con los medios necesarios para ejercer la autodefensa popular, porque de hoy en adelante este régimen aplicará la política del garrote para mantenerse en el poder; defender la educación pública y gratuita, luchando contra la privatización de la educación…( )…esperar que desde los partidos de oposición se haga cambios sería una utopía”.

¡CON EL PODER POPULAR, EL PUEBLO UNIDO VENCERA! COMITÉ ESTATAL DE GUERRERO DEL EJERCITO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO INSURGENTE. NOVIEMBRE 16 DEL 2007
Tal documento, como otros que aparecen en el Archivo General de Guerrero eran, desde entonces, indicativo de la descomposición social que ya rebasaba a los gobiernos estatales y municipales, que tuvieron que aliarse a las movimientos radicales y mafias locales voluntariamente u obligados a negociar con éstas. Mismas que empezaron a apropiarse de las poblaciones “meta”: normales rurales, grupos resentidos que usaban para hostigar a la población y quedarse con las regiones altamente productivas: en agricultura y la minería , amenazando, amedrentando y atemorizando a los ciudadanos.

Esos gobiernos de izquierda—conformados por alianzas estratégicas–, son absolutamente responsables de lo que ahí sucede. Pues permanecieron callados y, cuando brotó “la pus”—y lo vimos cuando el gobierno de Calderón los quiso enfrentar con la guerra que desató contra la delincuencia—el mal estaba muy avanzado, Y ahí es donde el Plan se volvió perverso y letal. Y, si a nivel internacional se conocen las víctimas, también a esos niveles se conocen los que han provocado el desquicio.

La madeja deshilada indica perfectamente de dónde viene el problema y quienes fallaron al adoptar una actuación falsa, irresponsable y por ende imperdonable. Y esas son los resultados de no medir las consecuencias, cuando se desvirtúan los planes. Cuando los propios partidos, son rebasados por sus monstruos desviando sus propósitos, fallando a sí mismos, a su militancia y olvidándose de sus raíces e ideario.

Por eso qué bueno que el PRD, hoy se debe dar cuenta hasta donde lo llevaron. Hoy que ya se les fue, quien les provocó el caos, el que envenenó a su base, el que les quiso hacer sombra desde dentro, creo que es el momento de darse otra oportunidad. De replantear su posición y regresar al sentido de su lucha original: ser el partido crítico, pensante y responsable que les caracterizó en el pasado y que se necesita, por su tendencia social y democrática, para regresar el sentido real a la política, colaborando con todas las fuerzas sociales, políticas y porque no, institucionales, para lograr el mejoramiento de la Nación en su conjunto. Porque un sistema político si se precia de ser democrático y humano, siempre necesitará su contrapeso, mismo que finalmente será su equilibrio.

Finalmente puedo afirmar que, el problema de Guerrero como el de otros estados del país, habrán de tener solución pronto, agotando el diálogo y los recursos pacíficos. Pero ello no se debe confundir con debilidad. Porque nunca se debe dudar de la posición del Gobierno de la República, de sus instituciones, de los gobiernos estatales y de la propia sociedad mexicana, que pugnan por que impere la ley por sobre todo y en ello asumen su responsabilidad, anteponiendo siempre el interés superior del país, sobre cualquier interés particular o de grupos, que amenacen la paz social y el avance de México. Gracias y hasta la próxima.