Descubren cómo era el verdadero rostro del faraón Tutankamón

Según revela una autopsia virtual, el rey egipcio no se parecía en nada a su máscara funeraria ya que tenía dientes de conejo, un pie zambo y caderas anchas

11 agosto 2019 | 10:25 hrs | La Voz de Galicia | Arte y Cultura

Se ha caído un mito. Después de años observando su impertérrito rostro forjado en oro de su máscara funeraria, por fin se ha descubierto la verdadera cara del faraón Tutankamón. Y, sin duda, la visión no ha sido la esperada por las expectativas generadas en la proyección de majestuosa belleza y poder real que rezuma su sarcófago que cubre su momia.

Según desvela el documental de la BBC Tutankhamun: The Truth Uncovered que se emite el próximo domingo, gracias a una autopsia virtual se ha descubierto que el rey egipcio tenía dientes de conejo, las caderas anchas, una cojera severa y un pie zambo -este defecto de nacimiento provoca que las extremidades inferiores se encuentren torcidas o invertidas hacia dentro y hacia abajo-. El estudio, que recoge Daily Mail, está realizada por el investigador Albert Zink, del Instituto de Momias y el Hombre de Hielo (Italia), está basado en más de 2.000 exploraciones por ordenador junto con un análisis genético de la familia de Tutankamón.

La recreación sugiere que sus padres podrían ser hermanos, lo que tiraría por tierra las teorías de su fallecimiento en un accidente practicando su gran pasión: las carreras de carros. Según los análisis, la muerte prematura del rey Tutankamón podría deberse a una enfermedad hereditaria, provocada por los desequilibrios hormonales originados en el incesto de sus progenitores, que en aquella época no estaba mal vista.

El profesor de cirugía en el Imperial College de Londres, Hutan Ashrafian, ha explicado que varios miembros de la familia del faraón parecían haber sufrido dolencias explicables por desequilibrios hormonales. «Una gran cantidad de sus predecesores vivieron hasta una edad muy avanzada. Sólo su línea inmediata morían temprano y cada vez antes en las siguientes generaciones», ha explica el profesor. Por su parte, el radiólogo egipcio Ashraf Selim, ha indicado que «la autopsia virtual muestra que los dedos de los pies son divergentes », una situación que, a su juicio, debió «condicionar» la vida del rey Tutankamón.

La existencia de solo una fractura en su rodilla y su pie zambo, que impediría su participación en las carreras de carros, avalan esta teoría de una muerte no provocada por un accidente como se había defendido hasta ahora. La evidencia las limitaciones físicas de Tutankamón también son respaldadas por los 130 bastones usados que se han encontrado en su tumba.