Descifran jeroglíficos que explican qué ocurrió al final de la Edad de Bronce

Los acontecimientos están protagonizados por los elusivos y genéricos Pueblos del Mar, cuyo origen no es aún claro

10 octubre 2017 | 11:15 hrs | La Brujula Verde

Un equipo de expertos suizos y alemanes anuncian el redescubrimiento y la traducción de una inscripción jeroglífica luvita que explicaría los acontencimientos que propiciaron el fin de la Edad del Bronce en aquella zona, y que están protagonizados por los elusivos y genéricos Pueblos del Mar, cuyo origen no está todavía demasiado claro.

No obstante, el asunto tiene algunas peculiaridades bastante excepcionales. La inscripción en cuestión, que se hallaba sobre una losa de unos 35 centímetros de altura y 29 metros de largo, ya no existe. Había sido descubierta en 1878 en la localidad turca de Beyköy, convirtiéndose en la inscripción más extensa conocida de la Edad del Bronce.

El arqueólogo francés Georges Perrot la habría copiado rápidamente, antes de que los lugareños la empleasen, junto con otras piedras desenterradas en el lugar, como material de construcción de su nueva mezquita.

Otras inscripciones en luvita aparecieron en diferentes puntos del Imperio Otomano, y muchas de ellas terminaron en museos y colecciones privadas. Pero hasta la década de 1950 no se consiguió descifrar la escritura luvita, por lo que ni Perrot ni los arqueólogos e historiadores que estudiaron la copia de aquella inscripción pudieron leerla.

En esa década un grupo de expertos turcos y estadounidenses comenzó la tarea de traducir las inscripciones, pero finalmente ningún texto fue publicado y, para 1985 todos los que habían trabajado en el proyecto habían muerto, excepto uno: James Mellaart.

En junio de este año 2017 Alan Mellaart recopiló el legado de su padre, James Mellaart, que falleció en 2012 y se había hecho famoso por descubrir Çatalhöyük, entre otros logros, y lo entregó al geoarqueólogo Eberhard Zangger para su edición y publicación. Zangger es el presidente de la Fundación para los Estudios Luvitas.

Entre los materiales había una copia de la inscripción de Perrot. Mellaart la había descrito en una publicación del Bulletin of the Anglo-Israel Archaeological Society en 1992. Según Mellaart el dibujo de Perrot fue redescubierto por Bahadır Alkım (otro de los miembros del grupo de investigadores antes mencionado, fallecido en 1981), quien habría hecho la copia en poder de Mellaart.

Sigue leyendo en La Brújula Verde

Notas relacionadas