Desafuero para Beto Silva

6 junio 2017 | 18:02 hrs | Carlos Jesús Rodríguez

SE SABE que esta semana –a más tardar la próxima-, la Fiscalía General del Estado reiniciará la petición de desafuero en contra del diputado Federal, Alberto Silva Ramos, acusado de haber desviado, junto con Gina Domínguez Colio, actualmente, en prisión, 8 mil millones de pesos que fueron a parar a las alforjas de diversos medios de comunicación que, según ha trascendido, estarían siendo investigados por enriquecimiento ilícito, y solo se espera que la Secretaria de Hacienda y Crédito Público entregue la compulsa solicitada entre ingresos, egresos y propiedades de algunos comunicadores para proceder en consecuencia. A otros, que se metieron de constructores y que se quedaron con el dinero sin haber entregado las infraestructuras pactadas se les acusaría de fraude equiparable, y a unos más lo que vaya surgiendo.

EL ASUNTO contra Silva Ramos que, como ya se dijo, es diputado Federal, va en serio, y hasta donde se sabe, si el desafuero no procede, elementos de la ministerial estarán pendientes allá por Agosto y Septiembre del próximo año para proceder en consecuencia una vez que, automáticamente, pierda el fuero constitucional, aunque lo curioso es que no obstante las millonadas que la Auditoria Superior de la Federación acredita como desvío o faltante a la Secretaría de Educación de Veracruz, los ex titulares y ex oficiales mayores sigan gozando de cabal salud.

PORQUE, INSISTIMOS, es curioso que ninguno de ellos sea molestado o asustado con “el petate del muerto” de una solicitud de desafuero, mientras que en otros casos, como el de Tarek Abdalá y, próximamente, Alberto Silva ocurra lo contrario, cuando el desvío en la SEV es muy superior al perpetrado contra comunicación social. En efecto, ya se tiene a Gina Domínguez en prisión que, por ciento, ha salpicado excremento por todas partes en aras de salvarse o llevarse entre las pezuñas a sus antiguos cómplices, aunque dicen por allí que le está pasando como a los atrapados en las arenas movedizas: entre más se mueve, más se hunde”.

CONTRA DUARTE, el protagonista del show del momento, ahora, junto con él, también, regordete e igual de corrupto, Roberto Borge Angulo, el abogado Alfonso Ortega declaró que, por instrucciones del ex gobernante constituyó en febrero de 2011 –apenas iniciado el Gobierno- la Inmobiliaria Roor. En mayo del mismo año esa sociedad adquirió dos propiedades en la calle de Sierra Fría #715 en Lomas de Chapultepec en la Ciudad de México, con un valor de 47 millones de pesos que, de acuerdo su declaración, “en ese lugar Javier quería construir su casa de retiro”.

TAMBIEN LE ordenó detectar oportunidades de inversión atractivas, por lo que le sugirió al exgobernador comprar parcelas ubicadas en un ejido en Lerma, Campeche, por lo que Duarte le ordenó comprar 21 parcelas: cuatro a nombre del propio Ortega, tres al de Juan José Janeiro Rodríguez, cinco al de Rafael Gerardo y nueve al de Moisés Mansur. El costo de las 21 parcelas fue de aproximadamente 20 millones de pesos. Para la compra Duarte y sus amigos utilizaron documentación falsa para ser reconocidos como avecindados, pues para poder adquirirlas debían haber vivido por lo menos un año en dicho ejido.

PERO ES asunto de Duarte. Respecto a Adolfo Mota y los oficiales mayores de la SEV, a principios de Mayo de este año, el gobierno de Miguel Ángel Yunes presentó una nueva denuncia por el desvío de 80 millones de pesos en la Secretaría de Educación (SEV), carpeta que se suma a la investigación por un desvío de 8 mil 345 millones 267 mil pesos correspondientes a los ciclos escolares 2013-2015 de programas educativos y presupuestos jamás aplicados. El propio titular de la SEP, Aurelio Nuño, exige la restitución inmediata de esos dineros, so pena de no entregar un centavo más para la educación media, superior y tecnológica, así como para el programa nacional de becas para Veracruz, pero lo curioso es que no existen solicitudes de desafuero contra los presuntos responsables, lo que acrecienta el rumor de que pudieron haber negociado con Yunes Linares en víspera de la elección de 212 alcaldes, cuando el dinero es sustancial para ganar.

ALGO, SIN duda, no anda bien, pues cuando se esperaría que la denuncia presentada por la Contraloría General surtiría efecto, la carpeta, al parecer, sigue durmiendo el sueño de los justos, en tanto Adolfo Mota maniobra en círculos políticos del PRI en la ciudad de México para convertirse el próximo año en candidato a Senador, con lo cual pretende dar carpetazo al asunto que lo involucra en uno de los saqueos más escandalosos de todos los tiempos, tanto que a su partido le ha costado perder la mayoría de alcaldías en la pasada elección. Así las cosas. OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista