Dengue hemorrágico causó muerte de niños en Coxquihui

Fundación realizó estudios médicos y toma de muestras clínicas

Foto: Web.
7 noviembre 2017 | 11:12 hrs | Misael Olmedo Sifuentes

Poza Rica, Ver.- Mientras la Secretaría de Salud de Veracruz mantuvo hermetismo sobre la causa de la muerte de dos menores de edad en la comunidad de Ojite de Matamoros, en Coxquihui, en el mes de octubre, la fundación del médico Abraham Alamilla Olguin, de Poza Rica, realizó pruebas médicas y exámenes de laboratorio a través de las cuales se confirmó que fue dengue hemorrágico lo que provocó los decesos y afectó a otros diez menores de edad.

De acuerdo al médico, su fundación acude a los lugares de esta zona en donde se realizan brigadas médicas, sobre todo en donde hay condiciones de marginación, tal y como fue el caso de la comunidad Ojite de Matamoros en el municipio de Coxquihui.

Explicó que realizó, a través de su fundación, una visita a dicha comunidad en donde realizaron exámenes médicos gratuitos a quienes así lo requirieron, además de que inspeccionaron algunas áreas de uso común para valorar las condiciones, detectando en algunas casos de insalubridad.

Manifestó que tras realizar estudios médicos y toma de muestras se pudo determinar que fue dengue hemorrágico lo que afectó a doce niños y niñas estudiantes del jardín de niños “María Montessori”  en donde se pudo originar un criadero del mosquito transmisor Aedes Aegyptis.

En la región, la fundación detectó varias zonas insalubres. Foto: Web.

Indicó que es necesario difundir las acciones de prevención entre la población, sobre todo para reducir los criaderos del mosquito transmisor de enfermedades de vectores, pues recalcó existen condiciones en la región para la proliferación de estos desagradables insectos, como la humedad y áreas montosas.

En los primeros días del mes de octubre una alerta sanitaria se registró en dicha comunidad de la Sierra Totonaca, por la enfermedad que afectó a 12 menores, de los cuales dos fallecieron tras enfrentar síntomas como fiebre, diarrea y vómito, además de problemas respiratorios agudos.

Esta situación obligó al sector salud a acudir para atender la alerta sanitaria, sobre todo ante el temor de que se tratara de alguna bacteria o virus que afectara a más personas; se realizaron muestras de laboratorio pero no se dio a conocer a la población los resultados de las mismas.