Del sueño americano al paraíso tropical

21 octubre 2018 | 20:49 hrs | Por Javier Roldán Dávila | Javier Roldán

La insoslayable brevedad

Donde como uno comen dos y donde ayuntan dos, se hacen tres, cuatro, cinco…

Los comentarios de bote pronto con los que se busca ‘quedar bien’, suelen meter a los políticos en muchos problemas, sobre todo, si es presidente de la República electo.

Justo esa es la falla de Andrés Manuel López Obrador, quien sigue en su momento sicológico de campaña: no para de prometer.

En este contexto, ante la caravana de inmigrantes centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos, el tabasqueño resolvió el problema (no en 15 minutos, sino en 15 segundos), ofreciendo ‘visas de trabajo’ para catrachos y demás.

Queremos suponer que don Andrés buscó dar un aliento a los afligidos viajeros, pero, dada su futura investidura, el fenómeno se puede volver incontrolable, porque tácitamente es una invitación para que vengan a México y ya estando acá, continuar su ruta hacia el norte.

No obstante, la propuesta es una absoluta vacilada, en virtud de que en nuestro país el desempleo es un problema acuciante, por lo tanto, no hay nada que repartir.

Además, insistimos, los originarios de la cintura del continente tienen interés de ganar en dólares, no quedarse en fincas chiapanecas o campos de cultivo de Sinaloa o Baja California, para ser explotados al máximo y estar a merced del crimen organizado.

Dijeran los entendidos: para comer frijoles…en mi casa.

*Esta es la opinión personal del columnista.