Esto ya había sucedido antes, no es la primera vez que se libera un delincuente

Pero antes se podían ocultar las cosas, hoy las redes sociales no lo permiten

19 octubre 2019 | 14:34 hrs | Redacción Noreste | Redacción


Ciudad de México.- Los dos últimos días, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha sido fuertemente criticado por haber respaldado la decisión de dejar en libertad a Ovidio Guzmán López, para evitar una masacre de personas inocentes.

Foto: Gobierno de México

Sin embargo, esta no es la primera vez que sucede algo como esto, pues a lo largo de la historia, por distintas razones, diferentes presidentes negociaron y liberaron a narcotraficantes de alta peligrosidad.

Uno de los tantos casos es el de Osiel Cárdenas Guillen, ex líder del Cártel del Golfo, quien en 1989 fue detenido en Matamoros por los delitos de homicidio, abuso de confianza y daños a propiedad ajena, pasó una noche en la cárcel y salió bajo fianza. Un año después, el 7 de marzo, regresó a prisión por los delitos de amenazas y lesiones, pero fue puesto en libertad el mismo día, bajo caución.

Sin duda alguna, el caso más sonado en todo el mundo es el de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, quien logró, con ayuda de funcionarios del gobierno, fugarse en dos ocasiones de prisiones de máxima seguridad, la de Puente Grande y la del Altiplano.

De acuerdo con un informe de 2015, Nemesio Oseguera Cervantes, mejor conocido como “El Mencho”, fue capturado el 26 de agosto de 2012 en Zapopan, Jalisco, en pleno año electoral.

Su detención fue realizada por elementos de la Secretaría de Marina y derivó en diversos enfrentamientos y narcobloqueos a lo largo de los estados de Jalisco y Colima; sin embargo, fue liberado dos horas después por la presunta intervención del gobierno del panista Emilio González Márquez, quien lideraba Jalisco en aquel momento.

Lo que viene a causar mucha extrañeza es la relativa facilidad con la que el gobierno de Enrique Peña Nieto logró detenerlo en dos ocasiones durante su sexenio; sin embargo, el jueves que su hijo fue detenido el Cártel de Sinaloa desató una auténtica guerra contra el Ejército mexicano para liberar a Ovidio Guzmán.

Foto: Web.

¿ Por qué en estos y otros casos, el gobierno no fue tan criticado?

La respuesta es más sencilla de lo que parece, pues no se necesita ser un experto para darse cuenta que los gobiernos anteriores tenían compradas y controladas a las dos televisoras más poderosas de México, Televisa y TV Azteca. Sin emcambio hoy no es así, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, ha decidido no seguir alimentando este monopolio, por ello, los dueños de las televisoras han iniciado una fuerte campaña en su contra para desacreditarlo.

Otro factor que influye en el ‘linchamiento’ mediático del que está siendo víctima el presidente de México, son las redes sociales, a través de las cuales las noticias se difunden en milésimas de segundos y se viralizan en internet.

Lo que mucha gente no entiende es que esta célula del crimen organizado estaba dispuesta a todo para conseguir su objetivo. Incluso ya tenían ‘secuestrados’ a varios elementos de la Sedena y a sus familias, a las cuales asesinarían sino cumplían con sus demandas.

Ahora resulta que el querer proteger las vidas de los soldados mexicanos y sus familias ¿es un pecado? y si la masacre hubiese sido más grande, ¿a quién estarían culpando hoy?