De vuelta en casa

11 abril 2016 | 12:10 hrs |

ACERTIJOS

Por Gilberto Haaz Diez

 *Volver, con la frente marchita, las nieves del tiempo… Camelot.

 

Como dijo Lopez Dóriga, haciendo un recuento de su llegada de vacaciones, cuando revisé las noticias de las mías encontré a unos Porkys maldecidos por todos los medios y la sociedad plena, los actos de estos jóvenes tendrán sus consecuencias, hasta en Woodland, donde dicen que mora uno de ellos, paraíso cercano a Houston, que conozco y he pernoctado algunas noches, hasta allí, en Woodland, según Crónica de Tierra Blanca, un diario le marcó que ahí no eran bienvenidos, que eran como apestados. Les dijeron: “Puedes correr, pero no te puedes esconder aquí, Enrique Capitaine Marín”. Así titula The Woodland Monocle su artículo al jefe de los Porkys. Que fue a refugiarse a Woodland, un lugar para picudos y  ricos veracruzanos y mexicanos al grito del shopping,  en Houston. Eso por nuestra aldea. Por la aldea bolivariana, el populista macuarro, Nicolás Maduro, como cuando Pancho Villa manejaba las finanzas arriba de su 7 leguas, el caballo que Villa más estimaba, decretó que los viernes no se trabaje, cuando hasta los niños de párvulos saben que el trabajo es lo que hace grande a un país. No solo eso, pidió a las mujeres no usar las secadoras de pelo para ahorrar energía eléctrica. Venezuela llegó al borde de la quiebra por las medidas populistas de despilfarrar sus recursos, sobre todo el petróleo, solamente a Cuba le regalan cien mil barriles diarios. La revolución bolivariana se ha ido por un tubo, al caño, por las atarjeas, por los drenajes.

EL RETORNO DEL JEDI

Enterado estuve del regreso del Muñeco Silva, conocido también como el Cisne y en su casa le llaman Alberto Silva Ramos. Como Mc Arthur, regresó al lugar de sus éxitos, era un bastión fuerte cuando el Yunes azul (Miguel Angel) arreciaba contra el gobernador Duarte, Silva respingaba de su silla y, o sea por medio de Twiter, o dónde podía, reviraba como en el póker al primo choleño (salieron primos hermanos no se pudieron pelear). Ahora ahí está un poco más acotado, porque el gobierno poco puede intervenir en el golpeteo político de la campaña a la mini gubernatura. Pero algo se haría. Va al cierra de esta Administración, que algunos pregoneros vaticinaban, como Walter Mercado, que no terminaba el sexenio, y pues parece que terminará, en tiempo y forma constitucional. Veracruz se volvió a enporcar (por Los Porkys), habría que aplicar la ley y no permitir que ese mal acto, reprobable y sucio, nos pegue en el país y en el mundo.

EL DEFEÑO MALO

El DF siempre ha sido una ciudad de esperanza… y maldad. Hace no mucho tiempo, el hampa la dominaba, llegó Marcelo Ebrard y puso orden, fijó el dedo en su sucesor y su sucesor lo primero que hizo fue traicionarle (¿Tú también, Brutus?). Ahora que regresé de la Patagonia, el suplicio fue terrible, un grupo de nosotros, de avanzada, hicieron ocho horas de Puebla a Orizaba, por un plantón que todo mundo toma las autopistas como si fueran de ellos. Sin poder que los choferes llegaran al DF. Peña Nieto lo permitió cuando entrando le tomaron la Autopista del Sol y desde allí estos bárbaros hunos se han empachado tomando y cerrando autopistas. No tiene la culpa el indio. Crearon un caos, los transportistas en represalia abandonaron sus camiones en las autopistas y es el día que algunos no los han retirado. La capital defeña siempre ha sido una constante de problemas. Ahora les entró el cochino aire sucio, polución le llaman, que enrarece todo, y el Jefe de Gobierno, Miguel Angel Mancera, aplicó su Plan DNIII de contingencia ambiental y no permitió circulación de autos, es el momento que no podíamos salir del DF para Puebla porque, entre lo tomada y el No Circula, no había cómo moverse. Pues al aeropuerto de Veracruz, no hay otra. El aeropuerto Heriberto Jara Corona es uno ya de los más modernos, han terminado una obra de dos años y ya no desciendes al suelo, a taparte de la lluvia o a agarrarte cuando los inches nortes entran pegando fuerte. Ahora ya están los gusanos, esos túneles de puente donde caminas directo del avión a la terminal, recoges tus maletas y a un tentempié en el restaurante allí fijo, uno bueno pero caro, unas picadas parece que me las como en Champs Elysses de París, aunque allá no existan

NIÑOS CASA HOGAR

El martes 29 de marzo, antes de partir a mi periplo vacacional, el niño Jesús (11 años) Nambo Torres, de la Casa Hogar La Concordia, cumplió once años de vida, he quedado con quienes les cuidan, Maria de Lourdes y Cristian, que cada que cumpla años uno de ellos, les demos su pastel de cumple y les hagamos su comida con su respectivo regalito, porque los otros doce niños les cantan las Mañanitas y lo abrazan y pasan momentos de cordialidad entre compañeros de vida que son. Ahora no pude convivir por estar ausente. Los Niños de Casa Hogar La Concordia son buenos niños, es un gusto cada que se les visita, la mayoría de ellos promedian en la escuela 9.2 o 9.5.  No son huérfanos. Todos tienen padres, los llevan y los entregan allí, porque sus padres no cuentan con recursos económicos para darles, vestido, alimentación y escuela. Ana Elena Cubillas, que preside el Patronato, está siempre al pendiente que las cosas caminen, y uno hace lo que se puede por ayudarles.

LA ÚLTIMA DE CALAFATE

En El Calafate, en el fin del mundo, pregunté a un taxista qué mexicanos eran conocidos, después de los cantantes. ¿Saben quién fue el mexicano más conocido en ese sitio? Exacto, acertaron, fue Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com