De vuelta en casa

11 abril 2016 | 12:10 hrs |

ACERTIJOS

Por Gilberto Haaz Diez

 *Volver, con la frente marchita, las nieves del tiempo… Camelot.

 

Como dijo Lopez D√≥riga, haciendo un recuento de su llegada de vacaciones, cuando revis√© las noticias de las m√≠as encontr√© a unos Porkys maldecidos por todos los medios y la sociedad plena, los actos de estos j√≥venes tendr√°n sus consecuencias, hasta en Woodland, donde dicen que mora uno de ellos, para√≠so cercano a Houston, que conozco y he pernoctado algunas noches, hasta all√≠, en Woodland, seg√ļn Cr√≥nica de Tierra Blanca, un diario le marc√≥ que ah√≠ no eran bienvenidos, que eran como apestados. Les dijeron: ‚ÄúPuedes correr, pero no te puedes esconder aqu√≠, Enrique Capitaine Mar√≠n‚ÄĚ. As√≠ titula The Woodland Monocle su art√≠culo al jefe de los Porkys. Que fue a refugiarse a Woodland, un lugar para picudos y ¬†ricos veracruzanos y mexicanos al grito del shopping, ¬†en Houston. Eso por nuestra aldea. Por la aldea bolivariana, el populista macuarro, Nicol√°s Maduro, como cuando Pancho Villa manejaba las finanzas arriba de su 7 leguas, el caballo que Villa m√°s estimaba, decret√≥ que los viernes no se trabaje, cuando hasta los ni√Īos de p√°rvulos saben que el trabajo es lo que hace grande a un pa√≠s. No solo eso, pidi√≥ a las mujeres no usar las secadoras de pelo para ahorrar energ√≠a el√©ctrica. Venezuela lleg√≥ al borde de la quiebra por las medidas populistas de despilfarrar sus recursos, sobre todo el petr√≥leo, solamente a Cuba le regalan cien mil barriles diarios. La revoluci√≥n bolivariana se ha ido por un tubo, al ca√Īo, por las atarjeas, por los drenajes.

EL RETORNO DEL JEDI

Enterado estuve del regreso del Mu√Īeco Silva, conocido tambi√©n como el Cisne y en su casa le llaman Alberto Silva Ramos. Como Mc Arthur, regres√≥ al lugar de sus √©xitos, era un basti√≥n fuerte cuando el Yunes azul (Miguel Angel) arreciaba contra el gobernador Duarte, Silva respingaba de su silla y, o sea por medio de Twiter, o d√≥nde pod√≠a, reviraba como en el p√≥ker al primo chole√Īo (salieron primos hermanos no se pudieron pelear). Ahora ah√≠ est√° un poco m√°s acotado, porque el gobierno poco puede intervenir en el golpeteo pol√≠tico de la campa√Īa a la mini gubernatura. Pero algo se har√≠a. Va al cierra de esta Administraci√≥n, que algunos pregoneros vaticinaban, como Walter Mercado, que no terminaba el sexenio, y pues parece que terminar√°, en tiempo y forma constitucional. Veracruz se volvi√≥ a enporcar (por Los Porkys), habr√≠a que aplicar la ley y no permitir que ese mal acto, reprobable y sucio, nos pegue en el pa√≠s y en el mundo.

EL DEFE√ĎO MALO

El DF siempre ha sido una ciudad de esperanza‚Ķ y maldad. Hace no mucho tiempo, el hampa la dominaba, lleg√≥ Marcelo Ebrard y puso orden, fij√≥ el dedo en su sucesor y su sucesor lo primero que hizo fue traicionarle (¬ŅT√ļ tambi√©n, Brutus?). Ahora que regres√© de la Patagonia, el suplicio fue terrible, un grupo de nosotros, de avanzada, hicieron ocho horas de Puebla a Orizaba, por un plant√≥n que todo mundo toma las autopistas como si fueran de ellos. Sin poder que los choferes llegaran al DF. Pe√Īa Nieto lo permiti√≥ cuando entrando le tomaron la Autopista del Sol y desde all√≠ estos b√°rbaros hunos se han empachado tomando y cerrando autopistas. No tiene la culpa el indio. Crearon un caos, los transportistas en represalia abandonaron sus camiones en las autopistas y es el d√≠a que algunos no los han retirado. La capital defe√Īa siempre ha sido una constante de problemas. Ahora les entr√≥ el cochino aire sucio, poluci√≥n le llaman, que enrarece todo, y el Jefe de Gobierno, Miguel Angel Mancera, aplic√≥ su Plan DNIII de contingencia ambiental y no permiti√≥ circulaci√≥n de autos, es el momento que no pod√≠amos salir del DF para Puebla porque, entre lo tomada y el No Circula, no hab√≠a c√≥mo moverse. Pues al aeropuerto de Veracruz, no hay otra. El aeropuerto Heriberto Jara Corona es uno ya de los m√°s modernos, han terminado una obra de dos a√Īos y ya no desciendes al suelo, a taparte de la lluvia o a agarrarte cuando los inches nortes entran pegando fuerte. Ahora ya est√°n los gusanos, esos t√ļneles de puente donde caminas directo del avi√≥n a la terminal, recoges tus maletas y a un tentempi√© en el restaurante all√≠ fijo, uno bueno pero caro, unas picadas parece que me las como en Champs Elysses de Par√≠s, aunque all√° no existan

NI√ĎOS CASA HOGAR

El martes 29 de marzo, antes de partir a mi periplo vacacional, el ni√Īo Jes√ļs (11 a√Īos) Nambo Torres, de la Casa Hogar La Concordia, cumpli√≥ once a√Īos de vida, he quedado con quienes les cuidan, Maria de Lourdes y Cristian, que cada que cumpla a√Īos uno de ellos, les demos su pastel de cumple y les hagamos su comida con su respectivo regalito, porque los otros doce ni√Īos les cantan las Ma√Īanitas y lo abrazan y pasan momentos de cordialidad entre compa√Īeros de vida que son. Ahora no pude convivir por estar ausente. Los Ni√Īos de Casa Hogar La Concordia son buenos ni√Īos, es un gusto cada que se les visita, la mayor√≠a de ellos promedian en la escuela 9.2 o 9.5. ¬†No son hu√©rfanos. Todos tienen padres, los llevan y los entregan all√≠, porque sus padres no cuentan con recursos econ√≥micos para darles, vestido, alimentaci√≥n y escuela. Ana Elena Cubillas, que preside el Patronato, est√° siempre al pendiente que las cosas caminen, y uno hace lo que se puede por ayudarles.

LA √öLTIMA DE CALAFATE

En El Calafate, en el fin del mundo, pregunt√© a un taxista qu√© mexicanos eran conocidos, despu√©s de los cantantes. ¬ŅSaben qui√©n fue el mexicano m√°s conocido en ese sitio? Exacto, acertaron, fue Joaqu√≠n Guzm√°n Loera, El Chapo.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com