Cuit: el “llanero solterón”

25 enero 2018 | 18:14 hrs | Carlos Jesús Rodríguez | Carlos Jesús Rodríguez

DICEN EXPERTOS en Educación de la Salud y Manejo del Estrés que ya sea a estudiar, trabajar o formar una vida nueva, siempre llega la hora en la que los hijos despliegan las alas y comienzan caminos propios fuera del hogar en búsqueda de su individualidad y realización personal, y en este momento cíclico de la vida hay dos protagonistas: los hijos llenos de alegría por las expectativas de un nuevo comenzar y, los padres perturbados por la soledad y sentimientos de abandono. Pero Cuitláhuac García Jiménez, el diputado Federal que ya fue candidato del Movimiento de Regeneración Nacional a la Gubernatura, y que hoy repite la aventura de ser aspirante al mismo cargo -que perdió ante Miguel Ángel Yunes Linares-, no optó ni por lo primero ni por lo segundo, pues según su currículo, sigue siendo soltero a los 50 años de edad ¡y vive en casa de sus padres!, la Licenciada en Lengua y Literatura Española, Julieta Jiménez Torres, y el doctor en Educación, Atanacio García Durán, mientras que el resto de los abanderados: Miguel Ángel Yunes Márquez (del PAN-PRD-MC) y José Francisco Yunes Zorrilla (por el PRI-PVEM-Panal) son casados y con hijos, y hasta donde se observa, felices en su vida conyugal, pues de acuerdo a Antonio Nieto, miembro del equipo editorial del Foro de la Familia: “la mejor política social de apoyo a las familias es promover y poner en valor la estabilidad del matrimonio, ya que conseguir esa perseverancia supone también una mejora del bienestar de los ciudadanos y del entorno”.

Y NO es que fuese malo que García Jiménez sea un hombre maduro y soltero pero, incluso –a propósito de la gubernatura que disputa-, hasta las empresas privadas se inclinan porque el personal masculino que contratan para cargos gerenciales sea casado, ya que a juicio de psicólogos laborales, representan mayor estabilidad y estándares de responsabilidad. Y es que un estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), revela que en México la edad promedio a la que los jóvenes dejan la casa de sus padres es a los 28 años, y para hacerlo destinarán hasta 47 por ciento de sus ingresos mensuales, pues en el País, a diferencia de lo que pasa en otras naciones, los jóvenes se enfrentan a diversas dificultades que retrasan la edad de independencia, entre otros, los sueldos de los egresados que no les alcanza para emanciparse.

PERO NO es el caso de Cuitláhuac, quien de acuerdo a sus datos biográficos, es Ingeniero Mecánico Electricista egresado de la UV (o será que, como dice el alcalde Hipólito Rodríguez Herrero, no hay buenos profesionistas en Xalapa y el Estado egresados de esa casa de estudios, y por eso los importa de la ciudad de México, Guerrero o Tabasco); tiene dos maestrías (que a juzgar por el munícipe, éstas si valdrían), una en Ingeniería Eléctrica por el Instituto Politécnico Nacional y otra en Ciencias en Control Avanzado por la Universidad de Mánchester en Reino Unido (lo que podría hacerle apto para encontrar un trabajo superbién remunerado), además de que es Doctor en Ingeniería por la Universidad Técnica Hamburg-Harburg en Alemania, aunque siempre ha ejercido la docencia en nivel preparatoria y en la Universidad Veracruzana (y no son ganas de fregar al prójimo pero, pese a la enorme preparación que exhibe, García Jiménez jamás ha tenido un puesto en Comisión Federal de Electricidad, en Pemex o en alguna de las tantas empresas privadas que existen en el País y, mucho menos cuenta con su propia compañía que, insistimos: con semejante preparación, sería de las mejores en su ramo). El Cuic quiso ser profesor como sus padres, apostolado que ejerce en la Universidad Veracruzana (cuyos egresados, según Rodríguez Herrero, no están capacitados para nada) y en una preparatoria, empleos más que suficientes para tener la entereza de ser Gobernador de un Estado con 8 millones 112 mil 505 habitantes, con severos conflictos de inseguridad: secuestros, asaltos, robos, levantones, extorsiones, ejecuciones, feminicidios, desapariciones y crímenes comunes.

NO SE requiere nada más: profesor universitario y maestro preparatoriano, y que tiemblen los malos porque “supercuit” va por ellos, y a puro cablazo –ya que es ingeniero electricista- los meterá en cintura, y a uno que otro los someterá con toques de alta tensión a ver si aprenden a ser buenos. García Jiménez, de acuerdo a las encuestas de MoReNa, puntea –de la mano de Andrés Manuel López Obrador- en la preferencia ciudadana, y en una de esas se convierte en el mandamás de Veracruz, que al fin y al cabo, si Javier Duarte de Ochoa fue gobernante por obra y gracia del, entonces, Gobernador, Fidel Herrera Beltrán, no vemos porqué Cuitláhuac no pueda ser empujado por la fama de López Obrador, aun cuando al igual que el ex mandatario en prisión solo tenga en su haber una diputación Federal y cero experiencia política, aunque éste sí la tiene ya que el currículo señala que “inició su participación política como activista del entonces Partido Mexicano Socialista por simpatía hacia el líder de éste, Heberto Castillo. Posteriormente fue representante y consejero en el Partido de la Revolución Democrática, y desde 2013 es miembro fundador, delegado y consejero del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA)”. No cocol, ¿para qué más?. En 2015 fue postulado y electo diputado Federal por el Distrito electoral 10 con cabecera en Xalapa donde se desempeñaba como secretario de la Comisión de Marina (desde donde le cantaba a Veracruz: “yo no soy marinero por ti seré, por ti seré, por ti seré), e integrante de las de Derechos Humanos, de Fortalecimiento al Federalismo, de Justicia y de la Bicamaral para el Diálogo y la Conciliación para el estado de Chiapas.

EN FIN, Cuitláhuac, por lo menos hasta ahora, encabeza las preferencias ciudadanas, según encuestas de MoReNa, y a juzgar por donde estudió maestrías y doctorado, si gana la gubernatura es probable que tengamos funcionarios de primer mundo, esto es, de Reino Unido, Alemania y uno que otro “chilango” pero, además, por ser soltero y maduro, don Cuitláhuac, que para entonces merecerá el “Don”, se convertirá en el soltero más codiciado de la comarca, a tal grado que ya imaginamos las enormes filas del besamanos de toma de posesión, sobresaliendo caciques acompañados de sus hijitas o sobrinas o, incluso, de las flores más bellas de sus ejidos, a ver si es chicle y pega, y este solterón empedernido pierda por fin la virginidad –si es que sigue siéndolo- con el matrimonio. Serían bodas muy similares a las que acostumbra la realeza británica, pues algo debió aprender en su estancia en Reino Unido. A ver qué pasa…OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista